Los Édgar Perea de Latinoamérica

Los Édgar Perea de Latinoamérica

13 de Abril del 2016

Édgar Perea falleció este lunes en las horas de la noche, noticia que dejó de luto el periodismo deportivo. El ‘campeón’ será recordado por sus relatos en el fútbol, boxeo, béisbol, ciclismo y baloncesto.

Lea también: Los dos sueños que no alcanzó a cumplir Édgar Perea

Perea es una insignia de la narración en Colombia, fue el antes y después en el arte de expresar goles, como el histórico canto en el Mundial de Italia 1990, cuando desgarró su poderosa garganta en la anotación de Freddy Rincón ante los alemanes.

En Latinoamérica otros reconocidos narradores deportivos en sus respectivos países, han narrado hazañas y acontecimientos históricos con su sello personal.

Por ejemplo, en Argentina en 1924 nació José María Muñoz, la voz que cantaría el histórico gol de Diego Armando Maradona a los ingleses. El narrador estuvo presente en las dos coronaciones más importantes de la historia ‘gaucha’, los mundiales de 1978 y 1986, donde los argentinos llegaron a la cima del deporte.

narradores1

Así como Édgar Perea será recordado por frases como “Junior tu papá” y “Sigan siendo felices, Édgar les dice”, el argentino Muñoz, quien falleció un 14 de octubre de 1992, es recordado por su emblema “Peligro de gol” y por su imponente postura en la crítica etapa de la dictadura en su país. El periodista dijo: “Vayamos todos a la Avenida de Mayo y demostremos a los señores de la Comisión de Derechos Humanos que la Argentina no tiene nada que ocultar”, refiriéndose a sus compatriotas desaparecidos en aquel régimen.

Además le puede interesar: Según la FIFA, Colombia es mejor que Alemania

En México el dos de agosto de 1925 nació Ángel Fernández Rugama, quien al igual que Édgar Perea, fue narrador de fútbol, béisbol y boxeo.

Fernández es recordado por inaugurar el mítico estadio Azteca en 1966, igualmente fue una de las voces oficiales de la cadena Televisa. El narrador que pasó a la historia por su canto prolongado del “goooooooooooooool” estuvo presente en los dos mundiales que organizó su país en 1970 y 1986. El 22 de mayo de 2006 se apagaría la magia de su narración que ahora permanece en la historia del deporte mexicano.