Los futbolistas más rumberos de la historia

Los futbolistas más rumberos de la historia

11 de octubre del 2014

Cuando se trata de juerga y fiesta los jugadores de fútbol son los primeros en caer en el ojo del huracán por sus ostentosas reuniones. Estos son algunos de los más exitosos rumberos del balompié, a los que les gusta la actividad social, especialmente en las noches.

Ronaldo Luiz Nazairo

El eje de este top lo genera el astro brasileño, bicampeón de la Copa Mundo con la ‘canarinha’, quien se casará por cuarta vez el 15 de abril de 2015 con su novia, la DJ Paula Morais.

Ronaldo

El deseo de esta pareja, a la que le gustan las fiestas, es hacer una gigantesca recepción de tres días con más de 1000 invitados en el exclusivo balneario de Buzios, a unos 170 kilómetros de Río de Janeiro. Fuentes cercanas a la feliz pareja aseguran que podría seguir de largo hasta un cuarto día.

Robinho

Robinho

Otro brasileño aparece como uno de los más ‘fiesteros’. El actual jugador del Santos disminuyó su rendimiento gracias a los derroches del buen ambiente, las fiestas descomunales, diversión, efectos que provocaron los dolores de cabeza de más de un técnico porque el jugador llegaba tarde con frecuencia a los entrenamientos.

Peter Crouch

El delantero inglés, con su gran estatura, era visto con frecuencia por las discotecas.

Peter Crouch

Con la vida nocturna entre semana, el alcohol, la debilidad por las enfermeras y algunas frases de cajón ha sacado corriendo a más de una mujer.

Faustino Asprilla

Faustino Asprilla

La cuota colombiana la pone ‘El Tino’. Su finca en Tuluá ha sido escenario de grandes farras que han durado fines de semana enteros. Su gran fortuna, que alguna vez se aproximó a los 15.000 millones de pesos, la ha gastado en mujeres, caballos, fino licor y buena música.

George Best

George Best

“Gasté mucho dinero en licor, mujeres y  carros de carreras. El resto lo despilfarré.”

“He dejado de beber, pero sólo cuando duermo”.

“Nunca salía por la mañana con la intención de emborracharme. Sólo sucedía”.

Estas fueron las frases que enmarcaron el camino del irlandés gloria del Manchester United, que nunca levantó una Copa Mundial, pero sí muchas de licor.

La vida del ganador del Balón de Oro de la revista “France Football” en 1968 está teñida por la fiesta, las drogas y el alcohol.