Luis Javier Mosquera, el medallista olímpico que aún no tiene medalla

Luis Javier Mosquera, el medallista olímpico que aún no tiene medalla

18 de octubre del 2016

La vida de Luis Javier Mosquera cambió el 18 de agosto de 2016. A Colombia llegó con el cuarto lugar en la categoría de los 69 kilogramos en el levantamiento de pesas en los Olímpicos de Río. Ese día estaba arreglando su moto. No fue el primero en enterarse que era el ganador de una medalla de bronce; a Kirguistán Izzat Artykov (Kirguistán) se la quitaron por dopaje.

Lea también: Jossimar Calvo habla de su operación y críticas en redes sociales

“Estaba en mi casa relajado y resignado. Salí y cuando volví me dijeron que la presea era mía, no entendía nada”, dijo Luis Javier Mosquera en diálogo con KienyKe.com.

Sus manos temblaban ante la noticia, por un momento pensó que era una broma, las preguntas en su cabeza parecían confundirlo. Su familia, la que siempre lo apoyó, fue la encargada de tranquilizar la situación.

Los deportistas olímpicos, en algunas ocasiones, sufren el olvido del pueblo cuando no ganan medallas. En el momento que el teléfono de su casa y su celular no dejaron de sonar, el deportista sintió que su vida cambiaría. Sin embargo, no pudo evitar cuestionarse, ¿por qué ahora sí lo llamaban con insistencia y  antes no?, pregunta que, aunque sabe la respuesta, no sale de su mente.

Además le puede interesar: Yady Fernández: “Está permitido caer, pero es obligatorio levantarse”

“Cuando se dieron cuenta que era medallista llegaron todos a buscarme. El deporte es medalla o no medalla”, afirmó.

Para él,  los medios de comunicación deben buscar a los deportistas desde sus inicios para mostrar el progreso deportivo, “no solo cuando están en la cima”.

Luis Javier ya tenía el diploma olímpico en su casa, cuando se dio a conocer el dopaje de Artykov, el pesista esperaba su medalla de bronce. La sigue esperando.

“Aún no he recibido la medalla. La verdad no sé por qué, me lo he preguntado pero nadie me ha sabido responder”, dice entre risas. Su mirada refleja la incertidumbre que produce no entender la situación.

El deportista de 21 años prefiere pensar positivo, muchos momentos difíciles ha vivido y, gracias a eso, su paciencia parece ser su mayor cualidad. “El que persevera alcanza”, reza el adagio popular.

¿Ya estrenó el carro que le dieron en la Casa de Nariño?

“Ninguno de los deportistas lo hemos estrenado porque no ha llegado. Estamos esperando a ver qué pasa”.

¿Qué dice el Comité Olímpico?

Kienyke.com se comunicó con el presidente de la organización, Baltazar Medina, para consultar cómo va el proceso de la entrega de la medalla.

“Ese caso está en protocolo que lidera el comité internacional, estamos esperando la notificación de la devolución de la presea para el atleta. No sabemos cuánto tiempo tarde porque no depende de nosotros”, afirmó Baltazar.

En cuanto al carro el dirigente expresó: “Los vehículos están en trámites para ser entregados a los deportistas, la empresa que donó los carros es la encargada de terminar esa gestión”.

alt_medallistas olimpicos_luis_javier_mosquera

Lea también: La crítica destructiva de Mejía y Vélez, según Adrián Magnoli

Los 68’945.400 millones de pesos que el Gobierno Nacional ofreció a los deportistas que ganaran medalla de bronce ya están en sus manos, ese dinero lo invertirá en sus estudios.

Mosquera es un tipo de pocas palabras, prefiere que su sonrisa hablé por él. Ser el orgullo de su familia es algo que alimenta su corazón. Cuando finalizaba el año 2015, hacia los papeles para graduarse de bachillerato, un objetivo cumplió luego de tanto sudor y esfuerzo.

Sus padres, José Mosquera y Darly Lozano, decidieron separarse porque los problemas superaron el amor. Ella se fue del hogar, él quedó a cargo de Luis y sus cuatro hermanos.

A pesar de ser muy joven, ha tenido que pasar hambre y situaciones que, algunas veces, prefiere callar. En los suspiros, intenta encontrar las palabras precisas para hablar de una vida difícil.

Diana Lorena Cadena es la mujer con la que comparte su vida, la dueña de su corazón y la madre su pequeño hijo, la razón por la que trabaja con más empeño.

Pocos saben que detrás de esa sonrisa hay lágrimas, producto de las dificultades que le ha costado ser el deportista que es hoy.

Luis javier Mosquera-p

Óscar Figueroa y Jossimar Calvo fueron dos deportistas que compitieron en Río de Janeiro después de sufrir algunas lesiones, el caso de Mosquera no se alejó de esta situación: “Tuve que operarme para competir en Río, a lo mejor no estaba al 100% pero mi sueño era triunfar en los olímpicos”.

Por eso el balance para él, con medalla o sin medalla, resulta positivo. El amor por el deporte pudo más que cualquier molestia física.

Con su imponente físico camina por las calles de Cali, las mismas que ha recorrido desde que era un niño. Las personas suelen llamarlo para pedirle una foto, su respuestas es: “Claro, por supuesto”, estrecha su mano para saludar a la gente que le reconoce haber dejado el nombre del país en alto, el mismo de los otros 148 atletas que estuvieron en Brasil.

Algunos niños le preguntan, ¿cómo hacer para llegar ahí?. Una pausa, unos segundos y responde: “Entrenar muy duro todos los días y perseguir los sueños”.

¿Qué sigue para Luis Javier Mosquera?

Entrenar, entrenar y entrenar. El pesista se quiere preparar para el Mundial de Pesas 2017 que se celebrará en Malasia. Su sueño es el primer lugar: “Quiero ser campeón mundial, me he preparado y tengo confianza para lograrlo”, confesó.

Además, quiere estudiar educación física para formarse en la academia y, en un futuro, tener una profesión cuando la carrera deportiva llegue a su fin.

¿Y Tokio 2020?

“Quiero ir y ganar una medalla en competencia para que la sensación sea la que siempre he anhelado”.