Estos futbolistas dicen que les han cobrado para ponerlos a jugar

9 de marzo del 2015

Así funciona la mermelada en el fútbol.

Mermelada futbol

Como en la política, en el fútbol la mermelada también existe. Y aunque muchos niegan haberla ofrecido o recibido, las denuncias que han trascendido en los medios de comunicación dejan un tufillo de corrupción en el ambiente. Lea también: Fútbol y mafia: ¿matrimonio por conveniencia?

El más reciente escándalo que empaña al fútbol colombiano se dio luego de que Peter Samy Domínguez acusara a miembros del cuerpo técnico del Once Caldas, de pedirle dinero para dejarlo jugar. También le puede interesar: A estos futbolistas no les gusta el fútbol

Sin demora, las declaraciones que Domínguez le dio al diario La Patria  de Manizales, abrieron el cielo para que cayera la tormenta. También lea: Carlos Henrique Raposo: el bribón que engañó al mundo del fútbol

En diálogo con Kienyke.com, el jugador de 24 años nacido en Buenaventura señaló que a pesar de la denuncia penal que Flabio Torres instauró en su contra, no se retractará porque “no dije mentiras. Esa es la realidad”.

El jugador señaló que Fernado Zapata, miembro de la junta directiva del equipo, acusó a su representante de quedarse con 50 millones de pesos, el dinero que corresponde al pase deportivo.

Petter-Samy-C

Sin embargo, Torres y el cuerpo técnico del Once Caldas considera otra cosa. “Llevaremos esa denuncia hasta el final, no se puede jugar con la honra de las personas”, dijo el técnico del equipo blanco.

En este sentido, Rafael Castañeda, presidente del Once, señaló: “El profesor Flabio nunca dio el visto bueno para que él se quedara, pero al verlo acá le dimos la oportunidad, pero no dio ni la talla ni el nivel y por eso se le rescindió el contrato”.

¿Una especie de veto?

En diálogo con este medio digital, Domínguez  indicó que por lo que denunció, desde el Once Caldas adelantan una campaña de desprestigio. “Me han dicho que Felipe Paniagua (director de las divisiones inferiores del Once Caldas(, y Fernando Paniagua, (directivo del Once), están llamando a varios equipos para dar malas referencias”, dijo.

Según Samy, “llamaron al Deportivo Pereira para decir que soy perezoso y que no me gusta trabajar, menos mal que al que llamaron a darle quejas, me conoce y sabe quién soy yo”.

Cuando Domínguez habla se le nota bronca deportiva, ganas de revancha.

“Donde tuviera una mente débil estaría pensando en retirarme, pero como ellos andan diciendo que soy perezoso, debo demostrarles a ellos y a Colombia que no soy lo que andan diciendo. Pero yo también demostrarle a Colombia que ellos sí son lo que estoy diciendo.

Peter Samy Domínguez dijo a KienyKe.com que su futuro deportivo no está en Colombia. Pero seguirá prendiendo el ventilador. “Digo el resto de cosas cuando este en el equipo en el que quiero estar”, agregó.

Los directivos del Once Caldas respaldan a su entrenador. Por medio de un comunicado señalaron: “El club los respalda en reconocimiento a su desempeño profesional, caracterizado por la honestidad en sus actuaciones y a su intachable comportamiento personal”.

Mientras pasa la tormenta, el volante que dice tener un juego parecido al de Harold Lozano y que debutó con América de Cali en 2008, no oculta su sueño.

“Me gustaría jugar en Millonarios. Pero mientras eso se da me tengo que seguir mostrando y consolidando”, dice.

El caso de Domínguez no es el único y tampoco será el último

Hace dos años El “Pitufo” De Ávila le dijo a Antena 2 que tuvo que pagar para jugar otra vez con el América.

“Esto es inaudito. En el mundo yo había visto eso (pagar para jugar). No dije nada (en su momento) porque soy muy mesurado, esas son cosas muy delicadas y eso puede traer a que esa persona desaparezca del fútbol”, declaró el futbolista.

“Cuando a mí me dicen que juegue es para generar economía (mejorar la venta de boletos)”, subrayó y señaló que el dinero presuntamente se le exigió, lo pagó. No ofreció nombres ni cifras.

América, por su parte, nunca se pronunció sobre la denuncia de quien fue ídolo del equipo rojo.

“En el pasado Giovanni Hernández señaló a Chiqui García, ambos ampliamente conocidos en el medio, por exigirle una cifra no determinada al contratarlo”, recordó el periodista Esteban Jaramillo en una de sus columnas de opinión.

La mermelada no es un mal exclusivo del fútbol colombiano

En 2004 Freddy, ‘El Totono’ Grisales tuvo la posibilidad de vincularse con el Aston Villa de Inglaterra.

El exjugador de la Selección Colombia estuvo una semana entrenando con el club inglés y cuando se pensaba que el volante se convertiría en villano, la negociación se vino a piso. Los directivos del equipo dijeron que no había plata.

Totono Grisales

“Si sabían eso para qué me invitan a probarme”. El técnico David O Leary descartó la contratación porque, además, Grisales era muy bajito. “¿ Bajito? Eso es mentira, los jugadores más malos que he visto en mi vida los tiene el Aston Villa, esa es la verdad”, dijo en su momento el jugador.

Diez años después Grisales reveló la verdadera razón por la que no pudo jugar en la Premier League.

“Yo no jugué en Inglaterra porque no pagué”, dijo Grisales en diálogo con KienyKe.com.

“Allá el técnico tiene que comer su pedazo, hay que darle algo. Cuando me llevaron, los empresarios me dijeron que al técnico se le daba una plata para poder jugar, yo no la pagué y por eso no jugué”, dijo el exjugador que se prepara con la AFA para convertirse en entrenador.

Mermelada gaucha

En 2010 , Juan Camilo Angulo acusó al técnico argentino Caruso Lombardi, (en esa época técnico de Tigre) de pedirle dinero para dejarlo jugar.

“Caruso le pidió dinero a mi representante”, comentó el futbolista a la radio La Red, de Buenos Aires. “Le dije que no, que no soy limitado. Que podía hacer (futbolísticamente) lo que me pidiera, que me podía ganar el puesto con fútbol”, dijo el zaguero.

“Es la primera vez que me sucede esto, desde que me di cuenta he estado incómodo”, dijo el jugador.

Caruso Lombardi; Juan camilo angulo

Por su parte, Lombardi negó la versión del jugador y anunció acciones legales en su contra.

“El jugador sufre una lesión en una pierna que lo mantuvo inactivo durante cinco meses en Colombia, y desde que llegó al Tigre estuvo casi tres meses y medio sin entrenarse, porque siempre estaba lesionado”, aseguró el técnico.

Después de este escándalo, y de otro que protagonizó el fin de semana cuando lo acusaron de pelearse a mano limpia con otro jugador, Caruso Lombardi renunció a Tigre.

Por su parte, el periodista Esteban Jaramillo, señaló que con la mermelada que se denuncia en el fútbol nunca pasa nada porque “los jugadores tienen unos códigos”.

Indicó que “hay técnicos que van de un lugar a otro llevándose los mismos jugadores, cosa que es muy sospechosa”.

El comunicador indicó que esos casos no solo se evidencian en el fútbol profesional. Se ven incluso en las divisiones inferiores. “Hay técnicos que le cobran plata a los papas por ver a los hijos”.

Sin revelar nombres, el comunicador contó que “una vez me dijo un señor, que para un viaje a México que iba a hacer un equipo de divisiones menores, le habían cobrado un millón pesos para que viera jugar a su hijo”.

Señaló que por negarse a pagar, “a su hijo le quietaron unos guayos que le habían dado a todo el equipo”.

De acuerdo con el periodista, el caso nunca pasó a mayores porque al momento de realizar la renuncia, el papá del jugador se retractó “por miedo a que su hijo fuera estigmatizado”.

Este mal del fútbol mundial, comparado con lo que en la política se denomina ‘roscograma’, está lejos de acabar.

En diálogo con el diario AS, el Tigre Castillo, quien está tratando de hacer carrera como agente de futbolistas, señaló que estaría dispuesto a pagar para que pongan a uno de los jugadores que representa.

“El cuento ahora es que hay que pagar para jugar. Si me toca pagar para que me pongan un jugador, hay que hacerlo. Ahora el que tenga sus 5 o 10 millones de pesos, juega, y eso que es poquito. Dicen que hay unos que cobran hasta por entrenar”, puntualizó.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO