Las penas de amor de las mujeres musculosas

Las penas de amor de las mujeres musculosas

12 de febrero del 2016

Angela Crickmore es una mujer de origen brasileño de 36 años, un día se dio cuenta que quería cambiar su forma de vida, dejar el sedentarismo, comer snack todo el día en frente del televisor.

Vea también: El secreto para tener las piernas de Sascha Fitness 

Crickomore pesaba más de 80 kilos pero gracias a un trabajo duro en el gimnasio y una dieta estricta y saludable pudo ponerse en forma, lo que ella no sospechaba era que ese radical estilo de vida no le iba a gustar su a esposo.

Angela, que vive en Londres, comenzó a ingerir vegetales, nueces y grasas naturales, incluso cargaba una bolsa de comida a todos lados para tener listos los alimentos e ingerirlos a horas adecuadas. Luego de ocho meses, Crickmore vió resultados drásticos y empezó a interesarse por el fisioculturismo, su esposo no estuvo de acuerdo así que le pidió el divorcio.

Lea también: “Esto hago para tener la mejor cola de Colombia”

Ella se sumergió en el fisicoculturismo para superar su divorcio. Tres años después, sigue soltera y dedicada a su vida saludable, además, asegura que quien esté a su lado debe estar dispuesto a acompañarla en su nuevo estilo de vida.

Este tipo de casos son muy comunes en las parejas. Margaret Núñez, entrenadora personal hace 10 años, especialista en entrenar a parejas, compartió con KienyKe.com una experiencia similar. “Entrenaba por ese entonces a una pareja de esposos, ambos gorditos, pero ella era más pesada que él, con el paso del tiempo ella se volvió más fuerte, más fitness, y lo dejó atrás, a él no le gustó que ella lo hubiera superado porque él era quien mandaba en la relación”, dijo Margareth.

Vea también: Abdomen de ‘Chocolatina’ con estos ejercicios caseros

En la parte psicológica de la relación -explica Núñez- ella le dio más importancia al tema de su cuerpo que a su propia relación, se preocupa por su alimentación, su cuerpo, ropa, belleza, “él hombre renuncia al ejercicio por puro ego al ver que su mujer es más fuerte que él”, dijo la entrenadora Margaret Núñez.

margaret Nuñez entrenadora personal 2

Margaret Núñez, entrenadora personal, especialista en entrenamiento de parejas 

“En el caso de Angela Crickmore, su esposo tiene un complejo de superioridad e inferioridad, cuando una mujer empieza a entrenar cambia su pensamiento radicalmente, se siente una mujer bella y atractiva, porque mejora su autoestima, porque la mujer es más atractiva”, dijo Margaret.

En estos casos la mujer se cree libre, demasiado bella, además cambia la manera de ver las cosas y su pensamiento no es el mismo, el hombre ve en esos casos a una mujer libertina, además que el tema de sexo y las relaciones sociales no van a ser las mismas.

La fisicoculturista española Pepa, nacida en Valencia España, comentó a un canal local en su país que después de la muerte de su madre se sumergió en el físicoculturismo para conseguir una vía de escape, además piensa que este estilo de vida no solo es para hombres sino para mujeres. Agregó que cuanto más saca espalda menos hombres se le acercan.

Suramericano de Fisicoculturismo

“Los hombres no se atreven a pedirme una cita porque se avergüenzan de mi musculatura y también me tienen miedo. Quiero ser más femenina y cambiar porque nunca sé lo que me sienta bien”, confesó Pepa en el programa televisivo. Hizo para el mismo show televisivo el experimento de que muchos hombres se le acercaran. Sorprendidos, admitían que no saldrían con ella por su musculatura y porque están acostumbrados a ser el macho alfa de la relación.

“Hay gustos para todo y hay hombres que les van a gustar las mujeres que se vean muy marcadas, ahora estamos viviendo una revolución fitness y ya el cuerpo demasiado delgado no está de moda, creo que cuando el cuerpo es demasiado exagerado el tema del amor es realmente reducido, hay que tener límites”, concluyó la entrenadora personal Margareth Nuñez.

Aquí puede ver las fotos de Angela Crickmore.