En medio de las lágrimas, Jackeline Rentería le dice adiós al oro

En medio de las lágrimas, Jackeline Rentería le dice adiós al oro

17 de agosto del 2016

Jackeline Rentería, desde antes de empezar los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, era una de las atletas que más esperanzas daba para traer una nueva presea al país.

Lea también: Caterine Ibargüen, sonrisa de oro

Los deportistas dejan el nombre de Colombia en alto con el simple hecho de llegar a este magno evento. La participación de la vallecaucana en Brasil inició este miércoles 17 de agosto ante la peruana Yanet Sovero por los octavos de final. El resultado fue un contundente 6-2 para Rentería que la ubicó entre las mejores luchadoras de la competición.

Sin embargo, en la ronda de cuartos la colombiana enfrentó a Yuliya Ratkeviç de Azerbaiyán. Sus agarres no fueron suficientes para dominar a la rival. Con un levantamiento de cinco puntos, Yuliya abrió el camino para un decisivo 7-2.

Por esta derrota, Rentería, quien salió del tapiz en medio de las lágrimas, se despide de los Juegos Olímpicos.

Jackeline es una guerrera, de aquellas que no teme luchar en la vida. Desde sus primeros años se dio cuenta que nada era fácil, dar batalla era su meta para lograr todos sus sueños.

Además le puede interesar:Si yo fuera Yuberjen

El deporte de la lucha, ese con pocos dolientes en Colombia, logró robar su corazón. En el tapiz (superficie donde se realiza el combate) vio su segunda casa. Rentería ha demostrado que la pasión rompe todo tipo de barreras, sus dos medallas olímpicas de bronce en Pekín 2008 y Londres 2012 siempre la respaldaron.

“La preparación de 2008 a 2012 fue buena, pero no suficiente para alcanzar el primer lugar. En este tiempo, con esas dos experiencias, me he fortalecido física y mentalmente. Quiero el oro”, expresó la atleta antes de viajar a Brasil. Lamentablemente esto no pudo ser.

Jackeline Rentería no solo lucha en el deporte, en la Universidad Javeriana ha hecho lo posible para no dejar de un lado su carrera de Derecho. Este año cursó su último semestre. ¡Un logro más!