Highline, libertad y la vida en una cuerda

30 de junio del 2019

KienyKe.com estuvo en un día con Slako Colombia.

Highline, libertad y la vida en una cuerda

Foto: Gabriela Caballero - Kienyke.com.

Combinar altura, equilibrio, adrenalina y concentración no es nada difícil para Andrés Felipe Sánchez, más conocido como MontaSlako quién se ha encargado de masificar y enseñar el highline, una modalidad de Slackline. Este deporte extremo consiste en pasar una cuerda con un arnés de seguridad en medio de dos puntos altos en la naturaleza. Un reto para quien lo hace y quien se siente animado y con la actitud de lograrlo.

Más que un deporte es un estilo de vida nació hace muchos años en la cuna de los escaladores en el valle de Yosemite, California. Se empezó a desarrollar la práctica con nuevos productos, líneas y en toda américa se propagó en el nuevo siglo.

Este deporte extremo quiere masificarse y tiene diferentes modalidades para todos los gustos y con ello la adrenalina y concentración necesaria. Existen cuatro especialidades para disfrutar sin dejar de ‘gozarse la cuerda’.

La primera es yoga slackline y consiste en hacer posiciones diferentes y posturas en la cuerda. Está trickline, es una de las modalidades más llamativas por las acrobacias y porque es el más competitivo. También está speedline que son carreras sobre la línea cronometrar el mejor tiempo y el último es el waterline que es una línea sobre el agua.

Lea también: ¿Qué es y cómo se juega Bossaball?

“Aquí lo que uno busca es encontrar ese punto de equilibrio y asimismo aprender a balancearse. A saber moverte y generar un desplazamiento manteniendo un punto central y luego romper esos paradigmas con la caída o no intentarlo. Eso te empodera”, confesó Sánchez a KienyKe.com.

Practicar este deporte no es individual sino es con una comunidad y en ‘parche’ para ir a diferentes lugares de Bogotá y Colombia y romper esos límites y enfocarse en cada paso en la cuerda. Además de estar rodeado de la naturaleza que influye en la armonía necesaria para este deporte.

“El highline es caer y levantarse, aprender de los errores. Te enseña a compartir en armonía con todo tipo de parche y gente en entornos libres y naturales en donde nuestra consciencia va con la naturaleza”.

Andrés Felipe no solo recuerda que toda la comunidad tiene respecto hacia el entorno y con ello hacia la roca y garantizar siempre la seguridad con implementos bien puestos, que no estén deteriorados, buenos nudos y un soporte en las cuerda para evitar filos con las rocas.

Foto: Gabriela Caballero – Kienyke.com.

La experiencia de este deporte extremo se basa también en la confianza de todo el trabajo previo que hacen compañeros y pioneros de highline para poner la cuerda y con ello iniciar el primer ‘vuelo’ con el objetivo claro: llegar al otro lado.

“Todo también es fluir con el movimiento, entender tu cuerpo, la línea y el espacio con la comunidad. Cuando estoy arriba solo pienso en el paso. Hay una fuerza interna que es el suficiente impulso para continuar hay que aprovecharlo y canalizarlo”, sentenció Sánchez.

La confianza, seguridad y apoyo es necesario para estar ‘sólido’ en la línea y tener una mayor destreza y disfrutar la experiencia. Si bien es un deporte que pone los nervios de punta se necesita el apoyo de la familia para disfrutar los logros juntos y tener ese respaldo.

Lea también: Cabal y Farah campeones en Eastbourne

“Decírselo a mi familia me tomó tiempo porque mi mamá es nerviosa y llegarle con una práctica así…fue un proceso fue de tiempo y hasta que ya después de 2 años me vio en video y fotos. Ella sabe que soy un poco loco pero estoy consciente y soy responsable, es decir tengo mis permisos y mis libertades pero garantizando siempre que todo esté seguro”.

Foto: Gabriela Caballero – Kienyke.com.

De acuerdo a la experiencia de MontaSlako, Jorge Mario Horta es uno de los pioneros de este deporte en Colombia. Jorge empezó a abrir rutas y habilitar escenarios para que la comunidad de highliners pudiera tener más entornos y ponerse a pruebas. Jorge Mario llegó de Australia de que en el país hubiera más masificación de este deporte con más organizaciones y colectivos.

Slako Colombia es una organización juvenil y está desde 8 años para fomentar y difundir la práctica para nuevas escenarios y ha gestionado proyectos con el IDRD en Bogotá para tener buenos escenarios, han hecho torneos y retiro deportivos, además de campamentos y campeonatos.

En el ‘parche’ también se pueden encontrar los colectivos Highline por Colombia y Vida en el Aire, quienes con apoyo mutuo quieren fomentar este deporte y también estilo de vida en los festivales, encuentros y retiros y con ello hacer la comunidad más grande.

Foto: Gabriela Caballero – Kienyke.com.

“El objetivo de la comunidad es difundirlo y enseñar que es el highline y así promover el deporte con torneos y festivales. El año pasado hicimos un festival en el Parque Simón Bolívar, y esta práctica antes estaba prohibida pero con el IDRD y el departamento de nuevas tendencias deportivas se abrió una puerta”.

Las personas que quieran empezarlo a practicar se pueden acercar al parque el Virrey y allí comenzar este deporte que como MontaSlako lo define es: “salir de la zona de confort y atrevernos a hacer cosas diferentes y que nos llena de libertad”.

El próximo 13 y 14 de julio en el parque Simón Bolívar se hará el Festival de Slackline como parte del Festival de Verano para ver todas las modalidades y encontrarse con un nuevo deporte, probar su equilibrio, concentración y adrenalina y porqué no hasta ser un nuevo ‘monito’ y entrar en armonía.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO