Romario, el enemigo número uno del mundial

Romario, el enemigo número uno del mundial

11 de Junio del 2014

El 17 de julio de 1994 Romario tocó el cielo con las manos. Un delantero fantástico, toda pelota que tomaba en el área la convertía en gol. Esa tarde en Pasadena, Estados Unidos, la selección brasileña de fútbol rompió una sequía de 24 años sin conseguir un título mundial. El atacante era una de las figuras y junto a Bebeto le dio una de las cinco mayores alegrías a nivel futbolístico que ha tenido Brasil en su historia.

Hoy las cosas son diferentes. Retirado de las canchas, optó por la política en vez de dedicarse a ser entrenador u otra profesión ligada al deporte. Hoy día es diputado de Río de Janeiro y es el máximo vocero en contra de la realización del mundial en su país.

Al principio no fue así. Romario fue uno de los que estuvo presente en Zúrich el 30 de octubre de 2007, día en que Brasil fue elegido como el país organizador del mundial de 2014. “Será el mejor campeonato de todos los tiempos”, expresó el ‘Chapulín’ Romario, quien brindó todo su apoyo cuando aún no colgaba los guayos.

Romario

Romário sabe lo emotivo que es un mundial, lo ganó en 1994. Pero es el principal detractor de éste

Pero años después, Romario siente que la FIFA rompió todas las promesas que en su momento hizo. Una de ellas fue distribuir el 10% de las ganancias de marketing en la Copa Confederaciones y Copa del Mundo entre los equipos menos desarrollados de Brasil, con el ánimo de impulsar el fútbol entre los niños del país. Esa promesa hasta el momento no se ha cumplido.

No por falta de plata ni mucho menos. El dinero que se llevará la FIFA una vez acabe el mundial será de 4 billones de reales, más o menos 1,7 billones de dólares, de los cuales alrededor de un billón deberían ser pagados por impuestos según la ley brasileña, pero el ente máximo del fútbol mundial no dejará ni un peso en el país anfitrión, según denunció Romario.

Por esto, el diputado expresa sin tapujo que la actual presidenta de Brasil es la FIFA, no Dilma Rousseff. A la presidenta electa se le salió de las manos y el gasto de la realización se le disparó. Según cifras de 2013 que reveló Romário, el gasto para la copa del mundo triplica los utilizados en Alemania 2006 y Japón-Corea 2002, y es cuatro veces mayor a lo utilizado en Sudáfrica 2010.

[youtube width=”549″ height=”366″]https://www.youtube.com/watch?v=QMhL-K2kBxQ#t=194[/youtube]

Romario publicó este polémico video en la víspera a la Copa Confederaciones. En él denuncia que se están robando recursos en Brasil 2014

“Solo para los estadios se designaron 7,1 billones de reales. Con ese dinero, se pudo haber construido 8.000 escuelas nuevas y 28.000 lugares de desarrollo deportivo. Con lo que se gastó en el estadio Mané Garrincha de Brasilia (1,5 billones de reales) se pudo haber construido 150.000 casas para los menos favorecidos”, dijo Romario.

Pero el campeón de 1994 no solo le echa la culpa a la FIFA del descalabro financiero de Brasil. Para Romario, los gobernantes también tienen la culpa del disgusto generalizado en el país con el desarrollo de la copa. Los primeros apuntados, la actual presidenta Dilma Rousseff y el anterior mandatario Luiz Inácio Lula Da Silva.

Según lo que dice, ambos presidentes mintieron sobre cuanto sería el gasto del erario para realizar el certamen, con el fin de no perder la organización del mismo. En un principio, el Estado brasileño aseguró que el 90% de la inversión saldría de capitales privados, pero al día en que inicia el mundial, el 98% del pueblo es quien financia mediante impuestos el desarrollo de la copa.

Con las selecciones participantes ya en el país anfitrión, la presidenta se defendió y dijo que “Brasil está preparado para realizar el mejor mundial de la historia”. Invocó al nacionalismo del país y considera que tanto Romário como los manifestantes están errados.

Romario

El dolor del pueblo es el malestar que tiene Romário para con el mundial

Sin embargo, mientras Rousseff decía esto en cadena nacional a dos días del puntapié inicial, otra funcionaria la desmintió a menos de dos semanas del partido Brasil-Croacia. Se trata de Joana Havelange, nieta del expresidente de la FIFA, Joao Havelange, y directora ejecutiva del Comité Organizador Local del torneo, quien admitió que hubo irregularidades en el desarrollo de este.

“No apoyo, no comparto y no vestiré de negro ningún día que haya partido durante el mundial. Quiero que la Copa se desarrolle de la mejor manera. No voy a manifestarme en contra, porque lo que había de ser robado, ya fue robado”, expresó la funcionaria quien además es hija del expresidente de la Confederación Brasileña de Fútbol, Ricardo Teixeira, procesado por corrupción.

La actitud desafiante de Romario para con la FIFA no para con los agravios a los dirigentes del ente. “Joseph Blatter es un ladrón hijo de puta, lo mismo que Jerome Valcke (Secretario General), que además es un chantajista. Él acaba de decir que el mundial en Brasil puede ser uno de las peores de la historia de la FIFA. Ese hombre viene aquí, manda, desmanda, hace, deshace, y todo el mundo aplaude. Ese sujeto es uno de los mayores chantajistas del deporte mundial”, dijo el ‘Chapulín’. Pero hay alguien más quién también llevó su parte entre las acusaciones de Romário: Ronaldo Nazario Da Lima.

El acusado no es otro que Ronaldo, máximo goleador de la historia de los mundiales y compañero de selección de Romario en las copas América de 1995 y 1997. Además, el ‘Fenómeno’ hizo parte del comité organizador, siendo la imagen visible del torneo en todo el mundo.

Romario

Romario y Ronaldo, amigos en la selección de antaño, rivales de hoy por la organización

En tiempos en que el diputado veía con buenos ojos la realización del mundial, Ronaldo le prometió 32.000 entradas gratis para los menos favorecidos en Río de Janeiro, pero la promesa no será cumplida. Por esto, Romario escribió una carta abierta a su excompañero de selección en el que lo acusó de ser parte de los “estafadores de Brasil”. El cáos financiero brasileño es tal que ha dividido a las glorias del ‘Scratch’. El ‘Chapulín’ no está solo y a su voz se sumó la de Rivaldo, campeón en 2002, e incluso la de Neymar, quien apoya las manifestaciones en las ciudades siempre y cuando sean pacíficas.

El hablador Romario no se considera un opositor del mundial de Brasil. A viva voz dice que alentará a la selección local en el torneo, pero a esta también le tiene reparos. Ante las opacas actuaciones del combinado verdeamarelho en los amistosos durante el proceso, el astro aseguró que el equipo nacional no pasará la fase de grupos, lo que exacerbaría los ánimos en el país organizador.

Desde que Brasil fue elegida como la sede del mundial 2014 hasta el día de hoy, el grado de aceptación de los brasileños para con la realización del mundial bajó del 78% al 49%. Romario es el gran abanderado de esta revuelta, que llevará manifestaciones a las calles, tráfico pesado de autos y caos en las principales ciudades, todo envuelto en un ambiente futbolero. Con el balón en marcha, el ‘Chapulín’ deberá decidir entre ponerse del lado de los que alientan a la selección, o de los que quieren que la FIFA devuelva todo lo que para él es “el peor robo de la historia”.