Santiago Giraldo habla por primera vez de las ofensas del chileno Marcelo Ríos

Santiago Giraldo habla por primera vez de las ofensas del chileno Marcelo Ríos

8 de noviembre del 2016

Por:@Ramr9429

Club los Lagartos, Bogotá. Bajo el intenso sol de la 1:00 de la tarde los tenistas que competirán en el Milo Open entrenan para comenzar la fase qualy del torneo y así avanzar a la primera ronda del certamen que entrega más de 100.000 dólares en premios. Mientras que algunos deportistas se toman fotos con los asistentes, de un momento a otro la atención se centra en una camioneta blanca que se detiene en frente de todos; luego de unos minutos Santiago Giraldo, la raqueta número 1 de Colombia, se baja del auto con una maleta en la mano.

Lea también: Jossimar Calvo habla de su operación y críticas en redes sociales

Al deportista de 28 años le gustaría pasar desapercibido pero antes de que pueda escapar, los fanáticos lo siguen y lo rodean para saludarlo, pedirle un autógrafo y la típica “selfie”. Él, con sus imponentes 1.88 mts de estatura, accede al asedio con cordialidad.

Sin embargo, en los últimos meses, la simpatía hacia el mejor tenista del país ha estado divida: es aclamado y fuertemente criticado por seguidores y expertos del llamado deporte blanco, una paradoja que genera discusión entre unos y otros.

Además le puede interesar: Luis Javier Mosquera, el medallista olímpico que aún no tiene medalla

Giraldo estuvo en el ojo del huracán cuando decidió retirarse del partido de Copa Davis ante Chile, según él la cancha no estaba en buenas condiciones. En ese momento varias personas lo atacaron porque no entendieron su decisión. “Tuve mucha tranquilidad y mucho respeto. Si no se conocen los detalles se pueden crear opiniones negativas. Con el tiempo se demostró que teníamos razón, no fue una pataleta”, afirmó el tenista a KienyKe.com.

La Federación Internacional de tenis compartió la posición del colombiano. “Todo jugador nominado para un partido de una eliminatoria debe comenzar y completar dicho partido, a menos que esté incapacitado por enfermedad, accidente u otro impedimento inevitable”, en el caso del atleta se respalda porque el campo de juego podía poner en riesgo su integridad física, según la organización.

Marcelo Ríos, extenista chileno y actual miembro del cuerpo técnico del equipo de ese país, arremetió contra el colombiano luego de su abandono en la competencia: “Es un jugador mediocre de ‘mediopelo’, no pensó en sus compañeros y no representó al país como se debe”.

¿Qué pensó Santiago Giraldo luego de esta afirmación?

“Conozco a Marcelo Ríos y sé cómo es. Es una persona un poco inestable en sus planteamientos. Al principio nos dijo cosas buenas y luego lo contrario, pero no me molesta”.

Sus respuestas son cortas pero enfáticas, con breves silencios intenta decir cosas entre líneas porque no pretende que sus palabras tengan más relevancia que sus acciones dentro de la cancha.

Lea también: “Lo más triste es que los que se inventaron al tal ‘Refisal’ son amigos míos”

Sus ojos oscuros reflejan seguridad, la misma que a lo largo de los años lo han hecho más fuerte: “Soy consciente de mi talento y mis capacidades”.

interior santiago giraldo

¿Cómo seguir cuando las críticas parecen superar el apoyo?

“Llevo diez años jugando al más alto nivel, le he ganado a muchos de los mejores tenistas del mundo y el progreso es constante, por eso trabajo día a día”.

Para el deportista es importante el apoyo de su equipo y familiares, los que están con él cuando la tormenta de las críticas parece no dejarlo en paz.

Los tenistas en Colombia que logran llegar a las competencias más importantes del mundo son contados: Alejandro Falla, Robert Farah y Sebastián Cabal son ejemplos de los atletas que por su esfuerzo y entrega alcanzaron a cumplir sus sueños de niños.

Esa, tal vez, fue una de las razones que provocó el fanatismo por Santiago Giraldo. Desde muy joven mostró agilidad y talento desbordado, algunos lo nombraron como la gran promesa nacional en el deporte blanco.

El pereirano prefiere ver la copa medio llena y no medio vacía: “He hecho lo que he podido, empecé desde muy joven y siempre espero mejorar. Tuve un año difícil pero terminaré en los 100 mejores del mundo y eso me da esperanza”.

2017

Luego de triunfar en el Challenger de Fairfield, Estados Unidos, el colombiano anhela coronarse en sus tierras y así enfocar sus fuerzas en una nueva temporada que podría comenzar en un torneo grande, el Abierto de Australia.

Su objetivo es regresar al ranking 50 para demostrar que el talento aún sigue vigente y que las ganas son las mismas de siempre.

Pero antes de su próxima parada, Santiago estará con su familia para finalizar 2016. Leer literatura acompañada de una copa de vino, tener conversaciones amenas y escuchar música, son algunas de las actividades que realiza el tenista para olvidar un poco el trajín de los entrenamientos y los viajes.

Además, como muchos colombianos, espera las fiestas de diciembre para disfrutar de la rumba navideña. “Me gusta la salsa, merengue, electrónica y reguetón”, le gusta “mover el esqueleto” porque para él “divertirse también es importante”.