Serena Williams no se cambia las medias y otras cábalas de los campeones

Serena Williams no se cambia las medias y otras cábalas de los campeones

14 de Agosto del 2014

Muy en su interior, René Higuita era azul

Rene Higuita

Una de las curiosidades del veterano guardameta Rene Higuita durante sus partidos fue la de usar siempre ropa interior azul. Con este intimo atuendo el ‘Loco’ conquistó la Copa Libertadores y algunos títulos nacionales.

Las mujeres y sus supersticiones

Pasando a la rama femenina los temas de superstición también invaden a Mariana Pajón:

Mariana Pajon

Uñas doradas, medias y guantes de colores diferentes, casco nuevo y hasta un tatuaje, jugaron un papel fundamental, según la propia Mariana, en la consecución de la medalla de oro que conquistó 10 de agosto de 2012 en los Juegos Olímpicos de Londres.

Vestir medias y guantes de diferente color durante las competencias ha jugado un papel importante en su carrera. Por ejemplo, la múltiple campeona  no duda en ponerse una media café con bolas rosadas y la otra totalmente al contrario, un amuleto que según ella “es algo que también da suerte”.

El tenis también esconde extrañas creencias como la de no lavar las medias en cada partido, costumbre de la campeona Serena Williams.

Serena Williams

Además, la campeona de 17 Grand Slams tiene una forma particular de atarse los cordones. Nunca varía: hace rebotar la pelota cinco veces antes del primer saque y dos antes del segundo.

Como si fuera un trastorno obsesivo compulsivo, la rusa María Sharapova nunca pisa los flejes entre punto y punto de la cancha. Respeta al pie de la letra su rutina de saque: acomoda sus cordones dándole la espalda a la cancha, luego se da vuelta, llega a la línea de base, salta en el lugar, se quita el cabello de la cara, pica suavemente la pelota dos veces y ¡a jugar!

Maria Sharapova

De Colombia se exportan las cábalas

El lateral colombiano Darwin Andrade, que vistió las camisetas de La Equidad, Millonarios, Újpest Football Club y ahora la del Standart Lieja de Bélgica, confesó que antes de ingresar a la cancha siempre toca la grama, se de la bendición y levanta las manos señalando al altísimo por los favores recibidos.

Darwin Andrade

Los técnicos tampoco se abstienen de las cábalas. El entrenador español Juan Manuel Lillo tiene su propio ritual de oración antes de un partido: ingresa a un baño totalmente solo y se persigna.

Juan Manuel Lillo

Además le gusta salir de último del camerino rumbo a la cancha para animar y darle un abrazo de forma a cada jugador.

Por su parte el extécnico de Costa Rica, Jorge Luis Pinto confesó que no repite ropa con la que haya perdido algún juego y que no le gusta entrar a un vestuario y ver un par de guayos al revés.

Jorge Luis Pinto

Pinto también recuerda este ritual: “Por respaldo alguna vez acompañé a dos jugadores del Unión Magdalena a donde un chamán indígena. Fuimos y, además de las bebidas, nos hicieron el baño de las siete hierbas. El domingo del partido, los dos jugadores, Teddy Orozco y Navarro, anotaron los goles de la victoria contra el Tuluá. Tocó volverlo a hacer, pero no dio resultado y lo abandonamos”.

Los agüeros no tienen freno

En el automovilismo mundial son muchas las historias que refieren mitos y agüeros. El número 42 para Juan Pablo Montoya tiene toda una crónica.

Juan Pablo Montoya

Uno de los mayores ídolos de Montoya, el brasileño Ayrton Senna, usó el número en la categoría Kart. Cuando el colombiano llegó a Nascar le fue asignado ese dígito. Tuvo que aceptarlo a regañadientes. No le gustaba, entre otras cosas, porque Senna murió a los 34 años, los mismos con que Montoya llegó a la categoría. La historia parece darle la razón al disgusto de Juan Pablo: Nascar no le representó ningún título.

Siguiendo con el tema de los números, Michael Schumacher prometió no correr jamás con un número par, y menos con el 4 porque, según él, ningún piloto ganó el Mundial de la F1 al llevarlo.

Michael Schumacher

Pero no fue la única superstición de ‘Schumi’, quien tuvo una obsesión por una cadena en forma de corneta. Alguna vez, poco antes de una carrera, un mecánico de Ferrari tuvo que salir corriendo al hotel a buscarla, porque el ‘Kaiser’ amenazó en no competir sin antes tener su amuleto en las manos.

Igualmente, Fernando Alonso, piloto de la escudería de Maranello, siempre se pone la zapatilla derecha antes que la izquierda. Es una ley del español. Además, canta con su mánager antes de salir a competir.

Fernando Alonso

Pero lo de su coequipero Kimi Raikkonen es lo máximo. El finlandés utiliza las mismas medias (lavadas) cada vez que compite.