Ella es Sofía, la colombiana récord mundial de apnea

6 de julio del 2017

La pereirana se sumergió 83 metros bajo el agua, sin respirar y le quitó la marca a la eslovena Alenka Artnik.

Ella es Sofía, la colombiana récord mundial de apnea

Foto: @_kalindi

Sofía Gómez se sumergió 83 metros en el mar Caribe, sin respirar, y hoy es la mujer con el nuevo récord mundial de apnea en peso constante con bialetas. Por un metro de profundidad, superó a la eslovena Alenka Artnik, y le da un triunfo más al deporte colombiano a nivel internacional.

Saber que iba a intentar romper ese récord y ver que lo logró, me recordó el momento en que la conocí, hace ya más de seis años, cuando apenas iniciaba en este deporte. Tenía 19, estaba en sexto semestre de Ingeniería Civil en la Universidad de Medellín, pero desde ese entonces estaba claro que su mente se concentraba en ser grande y destacarse en esta disciplina.

Por aquel entonces, Sofía llevaba apenas un año practicando apnea, un deporte poco conocido en el país y mucho menos en una ciudad como Medellín. Sin mar, practicaba en las piscinas de la Unidad Deportiva Atanasio Girardot.

Ella empezó con la natación con aletas, como su hermana, pero su talento natural para aguantar la respiración llamó la atención de su entrenador.

“Una vez estábamos haciendo cosas diferentes en el entrenamiento y mi entrenador (Nelson Zapata) nos puso a hacer un ejercicio de respiración. Al final nos pidió hacer piscinas sin respirar. Me fue muy bien y me preguntó si quería empezar a entrenar. Esa vez hice 100 metros con bialetas, es decir, dos piscinas de las olímpicas”, contó como anécdota.

Volviendo al presente. En esta oportunidad Sofía se enfrentó a uno de los retos más grandes de su carrera. En Dominica, en medio de las antillas, hizo su primer intento para romper el récord el pasado lunes 3 de julio. No lo logró.

“Hoy no fue un intento exitoso, pero todavía quedan dos días, así que pa’ atrás ni pa’ coger impulso. Nadie dijo que fuera fácil. Muchas gracias a todos por su buena energía, significa mucho para mí”, publicó en su página de Facebook.

Luego de un día de descanso, el martes volvió al agua y lo logró.

La disciplina y su actitud competitiva, seguro fueron claves para conseguir este sueño. Así lo expresó en el pasado:

“Soy muy competitiva, me gusta ganar y hacer las cosas bien. Si solo puedo hacer las cosas a medias, mejor no me comprometo. Tengo mucha disciplina y estoy centrada en lo que me gusta hace”. Sofía Gómez

¿Qué se necesita para prácticar apnea?

Tener un excelente estado físico el lo primero, luego, ser muy tranquilo, contó la deportista.

“Uno puede tener una capacidad pulmonar increíble, pero si se desconcentra y se desespera cuando está haciendo el ejercicio, puede ser el mejor, pero no hace nada”, explicó.

El mejor consejo, que seguro puso a prueba para romper el récord, fue el que le dio el entrenador de sus primeros años en esta disciplina.

“Trato de pensar en cualquier otra cosa menos en la competencia. Si uno empieza a pensar en que no está respirando, en que tiene que aguantar, se sale. Pienso en mil cosas diferentes. Mi entrenador me enseñó un truco. Cuando estoy compitiendo hago un viaje en la mente sobre lo que hice en el día o un recorrido que me gusta mucho hacer”, contó.

Lo más difícil de este deporte es pasar la barrera de sentirse ahogado. “Si se rompe se puede seguir mucho más”, dijo.

Así fue como esta mujer, nacida en Pereira pero adoptada por Antioquia, rompió su primer récord aguantando la respiración. “Cuando estaba llegando a los 100 metros me quería salir. Pensé: soy capaz, me motivé y cuando llegué a los 150 metros quise un poco más y logré el récord”.

Sofía, además de excelente deportista y toda una profesional – ya es ingeniera civil- no solo es hermosa físicamente sino que tiene un espíritu solidario.

En Medellín, apoyó la labor de Techo, una organización que construye viviendas en zonas vulnerables. Con ellos, conoció la realidad de muchas personas que no tienen casi nada.

“Vivimos en una burbuja, cuando uno sube a los barrios y ve la vida, se toca. Uno se da cuenta de que vive muy bien, de que uno se queja sin saber que hay gente que vive en condiciones muy difíciles”, explicó.

“Saber que uno tiene todas las oportunidades abre la mente. Uno tiene todo para lograr sus metas”, dijo en aquella conversación que tuvo lugar en una mesa del Centro Comercial Obelisco.

Y lo está logrando. Ya alcalzó el récord mundial e intentará en su última oportunidad, este viernes, hacer una marca más difícil de superar por cualquier otra mujer.

“La apnea ha generado en mi esa pasión por redefinir mis límites, por conocerme y por entender mi cuerpo y llevarlo al máximo del potencial. El agua, ya sea de una piscina o de un lago o el mar, me transporta a un lugar pacífico donde todo está bien”, son las palabras de la deportista para seguir marcando una diferencia.

En Pereira, sus padres Francisco Gómez y Mónica Uribe, deben estar felices de ver cómo la hija que salió del hogar a los 16 años, en busca de una mejor formación profesional y deportiva, está logrando sus metas y de paso llenando de alegría a un país que empieza a reconocer su talento en esta disciplina en la que, además del récord mundial que acaba de conseguir, tiene tres mejores marcas en Panamericanos y una en Suramericanos.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO