Una idea contra el desperdicio de agua en la agricultura

23 de mayo del 2014

Expertos aseguran que es posible lograr una reducción del uso de agua del 50 %”.

Cultivos

La empresa colombiana Lynks Ingeniería participará en el MassChallenge o “Mundial del Emprendimiento” que se celebra cada año en Boston (EEUU) con un sistema de sensores y software en proceso de patente internacional, que ahorra hasta un 50 % del agua en cultivos agrícolas.

“Permitimos un mejor manejo del recurso hídrico en el sector agroindustrial a partir de la tecnología”, dijo a Colombia.inn, agencia operada por Efe, el gerente de esta empresa emergente, o “startup”, de la ciudad de Cali, Alejandro Pustowka.

Remarcó que este desarrollo, compuesto por un aparato de medición que recoge información de distintas variables en los cultivos y un software que recibe los datos de forma inalámbrica, permite alcanzar una reducción del “uso de agua de entre el 30 y el 50 %”.

El sistema, que ya cuenta con una patente nacional y tramita su registro ante el Tratado de Cooperación de Patentes (PCT), válido en 148 países, puede usarse en cualquier cultivo.

Lynks Ingeniería, según Pustowka, se ha enfocado en los que más consumen agua para así lograr un “mayor impacto económico, social y ambiental”.

Innovacion cultivos

Los fundadores de Lynks Ingeniería, Alejandro Pustowka (i), y Jonathan Hernández (d)

Según un informe sobre la agricultura en Colombia presentado en 2012 por el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), los cultivos con mayor consumo de agua son el arroz (41 %), seguido de la palma africana y el maíz (12 %), y la caña de azúcar (11 %).

A su vez, cifras de la agencia de las Naciones Unidas para la alimentación y la agricultura (FAO) indican que se necesitan entre 2.000 y 5.000 litros de agua para producir los alimentos diarios de una persona.

Pustowka afirmó que en la actualidad “no se miden las necesidades hídricas de los cultivos”, lo que conlleva a un desperdicio del agua o un riego por debajo de las necesidades que afecta la productividad.

Este ingeniero destacó que, aparte del ahorro de agua, la innovación del sistema radica en sensores que “no requieren cambio de batería por más de un año” y la posibilidad de “automatizar el riego” desde fuentes subterráneas y bocatomas de los ríos.

Este sistema surgió en 2009 en el Centro de Investigación de la Caña de Ázucar (Cenicaña), cuando esta corporación privada realizaba estudios en los cultivos del departamento de Valle del Cauca.

Fue entonces cuando Pustowka y su socio Jonathan Hernández, en conjunto con los investigadores Ricardo Cruz y Javier Alí Carbonell, empezaron a colaborar en el sistema.

Con la venta de la solución, cuyo precio está entre los 4 y 5 millones de pesos, la empresa facturó en 2013 alrededor de 140 millones de pesos (unos 70.000 dólares) y para este año prevé llegar a 450 millones (cerca de 225.000 dólares).

Además, han iniciado contactos para llevar este sistema a otras naciones.

“Si hablamos de países desarrollados serían Estados Unidos, Canadá, Australia, y en vías de desarrollo de toda Suramérica, principalmente países cercanos como Perú y Ecuador”, aseguró Pustowka, quien también expresó su interés en el mercado asiático.

Esta empresa, fundada en 2010, ganó el Concurso Ventures y el premio Innova del Ministerio de Turismo, Industria y Comercio y ha recibido apoyo económico de entidades como Valle Emprende.

Lynks Ingeniería busca ser seleccionada entre las 128 compañías de reciente creación que harán parte entre junio y octubre próximos del programa de aceleración del MassChallenge.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO