¿Cómo afecta la violencia la economía de un país?

¿Cómo afecta la violencia la economía de un país?

22 de enero del 2019

Colombia ha sido un territorio golpeado por la violencia desde la década de los 50, el conflicto ha dejado a su paso miles de muertos, según el informe del Centro de Memoria Histórica, ¡Basta Ya!, entre el 1º de enero de 1958 y el 31 de diciembre de 2012 cerca de 220.000 personas murieron y los daños materiales son incalculables. Este fenómeno ha afectado la economía del país.

En los últimos años y en parte gracias a la firma del acuerdo de paz entre el Gobierno y la guerrilla de las Farc la inversión había aumentado. Sin embargo, la semana pasada, el grupo subversivo Eln, que había iniciado un diálogo de paz con el Gobierno Nacional, perpetuó un ataque terrorista contra la escuela de cadetes de la policía, General Santander, que dejó 21 muertos y 68 heridos, lo que aumenta la incertidumbre de los ciudadanos y puede afectar el crecimiento del país. Debido a esto se puede preguntar, ¿cómo impactará esto en la economía del país?

Luego del proceso de paz adelantado entre el Gobierno y la extinta guerrilla de las Farc, los expertos aseguran que hubo un ‘renacimiento’ de la economía. Jaime Zuluaga, abogado y doctor en Derecho y Ciencias Políticas y profesor asociado e investigador del Instituto de Estudios Políticos y Relaciones Internacionales de la Universidad Nacional de Colombia asegura que: “Buena parte es atribuible al nuevo ambiente que se creó con el desarme del grupo exguerrillero, pero otra parte tiene que ver con la dinámica de la economía mundial, no hay que olvidar que el boom de la inversión extranjera en particular, en la minería, se vio en el momento del mayor escalamiento de la confrontación armada en el país”, explica Zuluaga.

“En Colombia por desgracia ha habido una relación perversa durante décadas entre el crecimiento de algunos sectores de la economía y los altos índices de violencia en el país”, Jaime Zuluaga.

José Roberto Acosta, economista, abogado, asesor bursatil, empresario y columnista, menciona que el rumbo que tomará el país será el de la guerra contra esta guerrilla y los grupos insurgentes. “Se gastarán recursos que se podrían aprovechar para un plan de desarrollo económico en recursos de guerra, y eso no es eficiente”.

Por su parte, Zuluaga asegura que con este ataque no habrá una afectación notable en el comportamiento de la economía, “el hecho es fuerte y ha impactado a la opinión pública pero no implica el desencademaniento de una posibilidad de guerra, ni el Eln es un grupo con capacidades de devolver al país a la situación que estaba en unos años”.

Los expertos afirman que de no haber violencia en un país no se generarían gastos atinentes a las condiciones de seguridad, y en el caso de Colombia el desarrollo podría ser extraordinario en las áreas rurales y desde luego la inversión y producción podrían ser mucho más favorables de no haber violencia.

¿Hasta qué punto puede afectar la violencia?

Jaime Zuluaga explica que la violencia puede afectar la inversión extranjera, entre otros aspectos. Sin embargo, afirma que la economía del país ha crecido pese a esa situación.

“Altos índices de violencia desestimulan la inversión por pérdida de confianza en el país. Sin embargo, esto no es una norma rígida ya que en el caso de Colombia, la exploración y la explotación ilegal minera y petrolera han crecido en medio del conflicto”, dijo el experto.

Por otro lado, explica que la violencia afecta la inversión interna y especialmente a las empresas, porque aumentan los costos de seguridad como por ejemplo, guardaespaldas, carros blindados, entre otras medidas. Sin embargo, en las zonas de conflicto, la inversión puede aumentar.

“El más claro ejemplo, es lo que ha pasado con la ganadería y la concentración de la propiedad de la tierra que a pesar del crecimiento de la guerra, ha aumentado sensiblemente en las últimas décadas. Lo mismo ocurre con algunos proyectos agroindustriales, particularmente en el caso de la Palma Africana, el cacao o la cría de bueyes que se han desarrollado en zonas de conflicto beneficiándose del despojo de tierras y el desplazamiento forzado”, afirma Zuluaga.

Por su parte, José Roberto Acosta, economista, abogado, asesor bursatil, empresario y columnista, explica que la violencia vulnera la confianza y esta es una base fundamental de la variable riesgo, que se tiene en cuenta para cualquier decisión de inversión.

“Para invertir se analiza la rentabilidad y la liquidez, y si el riesgo se ve aumentado por la violencia, afectará el costo de las inversiones, esto nos obligará a que sean mucho más rentables, hará que nos obligue a remunerar más el capital y eso no es conveniente en un ambiente global competitivo”, concluyó Acosta.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO