Ooho, la ‘botella’ de agua comestible

Foto: Captura de pantalla

Ooho, la ‘botella’ de agua comestible

18 de abril del 2017

Tres estudiantes diseñadores en Londres inventaron una esfera comestible (Ooho) para mitigar el daño que causan las botellas plásticas en el medio ambiente.

Se calcula que el plástico se demora entre 100 y 1.000 años en descomponerse por eso se considera que es un material de descomposición muy lenta.

Cada minuto se producen 1.200 botellas de plástico, eso quiere decir que al año se producen 66 millones de envases. La mayoría de botellas de agua se fabrican con tereftalato de polietileno (PET), un plástico derivado del petroleo.

Por esto, en los últimos años han surgido estrategias para subsanar el daño que se le está haciendo al planeta, las alternativas van desde platos desechables hechos de hojas hasta diferentes opciones para reciclar ropa.

La idea más reciente surgió de unos estudiantes de diseño en Londres. Se trata de Ooho un envase reciclable y comestible que se puede crear en el hogar. El español Rodrigo García y los franceses Guillaume Couche y Pierre Paslier fueron los inventores.

Ooho, la alternativa de las botellas plásticas

Diseñaron una especia de ‘bolsa’ ha base de algas pardas y cloruro cálcico. Las dos capas del tejido se crean a partir de una serie de procedimientos culinarios llamado esferificación. Es una técnica muy antigua patentada en 1946 por Peschardt, W. J. M. “Manufacture of artificial edible cherries”.

Con esta técnica los alimentos se encapsulan con textura de gelatina. Antes de envasar el agua, debe ser congelada para evitar que se mezcle con otros ingredientes. Con este envase se logra tener sencillez, resistencia, higiene y se puede reemplazar la botella plástica clásica.

Otra característica es que su precio es accesible y la producción de cada bolsa cuesta unos pocos centavos, a comparación de una botella plástica. Según los creadores los consumidores pueden crearlas ellos mismos.

Los creadores observaron que es verdaderamente útil para los deportistas, ya que toman constantemente agua de bolsa. Para beber el liquido de la bolsa solo basta con perforarlo y desecharlo o comerselo, la bolsa no sabe a nada.

Looks like we buzzed overnight!

A post shared by Ooho! (@oohowater) on

Sus inventores están probando versiones con sabor a naranja, menta o jengibre. El empaque tiene dos capas gelatinosas. La alternativa ganó el Premio de Diseño Luxus 2014 y estará presente en la Semana de Diseño en Milán.