El brasier que detecta el cáncer de seno

El brasier que detecta el cáncer de seno

28 de marzo del 2017

Estudiantes mexicanos crearon un brasier que detecta el cáncer de seno, enfermedad que afecta en mayor proporción a las mujeres.  Su creador es Juan Ríos Cantú, un estudiante de 17 años que junto con tres amigos y dos expertos se pusieron a la tarea de hacer más fácil la detección de este padecimiento.

La idea nace luego de que la madre de Juan fuera mal diagnosticada con esta anomalía. La primera vez que ella asistió al médico le informaron que era un tumor benigno de un tamaño insignificante, pero luego de seis meses regresó con un bulto de mayor proporción.

“Seis meses después, cuando se volvió a hacer la mamografía, el tumor ya era del tamaño de una pelota de golf” Juan Ríos Cantú.

Higia Technologies es el nombre que le dieron a esta empresa, que busca la detección temprana y acertada del cáncer de mama. La prenda se llama ‘EVA’, funciona con 200 pequeños biosensores que alertan sobre el cambio en la temperatura en la zona del seno y examinan el flujo de sangre en la superficie de las mamas, que a su vez determinan si hay riesgo de contraer la enfermedad.

La información se envía por bluetooth a la aplicación de EVA, que le permite a la mujer verificar su estado de salud. Se espera que el producto salga a la venta a finales del 2017, bajo un costo cercano a los 100 dólares (unos 290 mil pesos colombianos).

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, aproximadamente 13 mujeres mueren al día en el mundo por no tener un diagnóstico acertado acerca de su estado, o por el hecho de no detectar a tiempo las anomalías en su cuerpo.

Otros avances contra el cáncer de seno

Algunos investigadores de la Universidad Nacional de Colombia también desarrollaron el año anterior un prototipo que funcionaba de manera muy similar. Pero en este caso el brasier determinaba la diferencia de temperatura en ambos senos y los cambios de calor en la zona del pecho.

En esta investigación participaron 189 mujeres, de las cuales 166 estaban en buen estado de salud, 12 presentaban alguna patología mamaria distinta al cáncer de mama, siete habían sido sometidas a mastectomía y solo cuatro de ellas padecían cáncer.