Camilo Sánchez, el polimático que lidera Andesco

Camilo Sánchez, el polimático que lidera Andesco

6 de junio del 2019

En Colombia hay un gremio de los pesos pesados que agrupa a 116 de las empresas más importantes del país, su tarea es alcanzar una mejor cobertura, un servicio de calidad y una acción recíproca entre el Gobierno, brindando servicios públicos en los lugares más remotos de la geografía nacional.

Se trata de la Asociación Nacional de Empresas de Servicios Públicos y Comunicaciones, Andesco. Su presidente, Camilo Sánchez Ortega, lo bautizó como el ‘ejército silencioso que concreta la paz en el territorio colombiano’.

“Nosotros llegamos a las regiones y entregamos servicios de calidad, la empresa privada hace que esto se consolide y se logre difuminar en donde no hay ningún servicio público”, explicó a KienyKe.com.

Un polímata

Exjugador del Millonarios Fútbol Club, excongresista, economísta, exministro de Vivienda, expresidente del Partido Liberal, deportista, amante de los animales y del medio ambiente, emprendedor desde pequeño y ahora dedicado a los servicios públicos domiciliarios, así es Camilo Sánchez, quien ahora está al frente de la Asociación.

Con orgullo dice que uno de los principales logros en su vida es que lo conozcan como Camilo Sánchez y no como el hijo de Julio Cesar Sánchez, quien al igual que él ocupó varios cargos públicos, entre ellos la alcaldía de la capital colombiana.

Quizá una las personas más importantes en su vida fue su padre a quien catalogó como su mejor amigo, mentor y a quien le debe lo que es hoy. Su muerte la calificó como uno de los momentos más duros en su vida; sin embargo, no dejó atrás a la señora Gloria de Sánchez, “una madre maravillosa que dedicó su vida a cuidar de mis hermanas y de mí”, expresó.

Foto: Andrés Lozano KienyKe.com

La tragedia no opacó su infancia

Sánchez Ortega dice que la  niñez, fue una época de su vida maravillosa. Parte de ella en el barrio el Campín, en Bogotá. Sin embargo, recuerda cuando estuvo al borde de la muerte. Estaba pelando papas en la cocina de su casa y cuando se dispuso a meterlas en una olla con agua hirviendo se le vino encima. Duró seis meses en cuidados intensivos, pero gracias a su familia, está vivo.

“Esos dolores de la vida lo convierten a uno en un resiliente y hace que las cosas fluyan mucho más”, Camilo Sánchez.

Luego del incidente, su familia se trasladó al barrio Santa Bárbara, lugar al que vio transformarse en lo que es hoy. De allí nunca se fue, construyó el edificio en el ahora vive junto su familia.

“Cuando llegamos eran 27 casas, desde la mía yo veía Hacienda Santa Bárbara, es decir Bulevar Niza, se veía despoblado. Es como ahora se ve las afueras de Bogotá. Ahora es un emporio, antes eran casas y hoy son edificios”.

Foto: Camilo Sánchez Ortega/ KienyKe.com

Anapoima, el legado paterno reservado al poder

Todos creen que Sánchez Ortega es del municipio cundinamarqués, sin embargo es bogotano pero le gusta que crean que es de allá.

Una de las tantas enseñanzas que le dejó su padre es que tenía que vivir de una carrera y un hobby, aunque es un economista especializado en finanzas, gerencia y maestrías no se imaginó que ese hobby sería la vivienda.

“Yo soy uno de los buenos constructores de vivienda de Anapoima, son construcciones hermosas para clase media alta, fue uno de los grandes ingresos donde he tenido la suerte de tener la otra parte que me enseñó mi padre”, declaró.

Contó que actualmente Anapoima es lo que es gracias a su padre.

“Fue un hombre visionario, cuando llegó no había nada pero invitó a las personas más poderosas del país para que invirtieran en la región, fue así como llegó el expresidente López Michelsen, al papá del expresidente Juan Manuel Santos, entre otros”, cuenta.

“Hoy por hoy tengo a toda la familia Santos y a todos los más importantes de este país en Anapoima”, Camilo Sánchez.

De la carrera pública de su padre tiene escrito un libro que algún día verá la luz. “Tiene entre otras cosas verdades de la política colombiana, pero prefiero que sean mis nietos quienes lo publiquen y sea una buena novela, es la historia de un gran hombre que se inventó un pueblo”, reveló.

Pero hubo una jugada del destino que les ayudó. En alguna ocasión salió en National Geographic que Anapoima tenía el segundo mejor clima del mundo.

“Mi papá decía que la tierra la regalaba, pero lo que cobraba era el clima, y que lo cobraba caro porque era el segundo mejor del mundo”.

Foto: Andrés Lozano/ Kienyke.com

“Odié la política y terminé en ella”

Hubo otro principio que aprendió de su padre, y es que si iba a hacer política tenía que ser alguien independiente para no robar, y confiesa que ese es el arte de la política, “llevar a personas que no tengan que vivir de ese proceso”.

Camilo Sánchez llegó a la política por un hecho desafortunado: el asesinato de Jaime Pardo Leal. “A él lo asesinaron cuando iba para La Mesa, un pueblo en la gran vía, y mi papá era alcalde de Bogotá en ese momento. Ese día estaban todos los políticos de Anapoima invitándolo para que ayudara para la alcaldía y el Concejo, pero le tocó salir a atender la coyuntura y me dejó encargado”, contó.

De la reunión resultó encabezando la lista al Concejo por Anapoima y con sorpresa fue la más votada, así se abrió paso hasta ser el Ministro de Vivienda del expresidente Juan Manuel Santos.

Foto: Andrés Lozano/ KienyKe.com

De su paso en el Congreso menciona con orgullo que hizo la ley que prohíbe la venta de alcohol a menores de edad, que en la Constitución Política quedara que debía haber respeto por los animales y la bancada animalista: “La gente tiene que entender que los animales no son bultos por ahí que se pueden maltratar”.

Del Ministerio de Vivienda comenta que dejó una normativa para hacer viviendas en la que los animales hagan parte de la casa, un criterio para que haya parques para niños y otros para animales, es decir, que no sea mixto.

Así mismo, fue uno de los que entró en materia económica e hizo 10 reformas tributarias de la mano de Víctor Renán Barco, “de los mejores años de mi vida”.

Un jugador albiazul

En su vida nunca se ha tomado un trago, fumó a los trece años pero dejó el cigarrillo y asegura que desde siempre le ha gustado el deporte, tanto fue así que llegó a jugar Millonarios en la primera división.

Comenzó a jugar en el colegio, cuando pasó a la universidad en el primer semestre Millonarios lo contrató como profesional a prueba: “El Loco Arroyabe fue el que me encontró en un torneo de fútbol. Él fue uno de los grandes visionarios del fútbol colombiano que manejó las inferiores del equipo”.

Foto: Camilo Sánchez/ KienyKe.com

Sin embargo, a su padre no le gustó la idea y le insistía que siguiera con su carrera de Economía en la Javeriana, sin embargo lo apoyó, fue un boleto de avión el que le hizo cambiar de opinión.

Por cosas de la vida le ofrecieron que se fuera a jugar al América de Cali y su padre le compró el pasaje: “Había un problema, yo odiaba los aviones, así que no iba a ser un jugador profesional porque no me iba a montar en un avión cada semana”, reveló.

De ese episodio de su vida recuerda que compró su primer apartamento. Uso el dinero que le pagaron jugando más sus ahorros, porque desde joven fue negociante: “Vendía flores, queso crema que en ese tiempo era una novedad, entre otros productos en el barrio Santa Bárbara, su iPad era un cuaderno en el que anotaba las cuentas de las 27 casas”.

El poder se acaba

Foto: Camilo Sánchez/ KienyKe.com

Camilo Sánchez reconoce que el carrusel de vida que ha llevado le ha enseñado que: “Uno nunca se debe comer el cuento del poder, de los escoltas, de que usted es el más, ojo con caer en esa tentación”, enfatiza. Así mismo, que tener verdaderos amigos en la vida pública es muy difícil: “Tener amigos que no busquen algo a cambio es difícil”.

Finalmente explica que cuando termine su ciclo en Andesco, quiere que lo recuerden como la persona que tenía criterio, que en lo que se comprometía lo hacía, que hace lo que piensa y lo siente, que si se equivoca lo reconoce, que oye a las personas con las que trabaja: “Y que digan que fui uno de los políticos distintos que hizo cosas grandes en vez de enriquecerme”, finalizó.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO