Capacitar para trabajar: un emprendimiento paisa

Capacitar para trabajar: un emprendimiento paisa

14 de marzo del 2019

Trabajo sí hay pero miles de desempleados también. Muchas veces las 298.000 personas sin trabajo en Colombia tienen todas las ganas de trabajar pero no encuentran oportunidades laborales, o no tienen las capacidades que algunas empresas requieren. Hay dos paisas que están cambiando este paradigma.

Carlos Aguilar y Juan Guillermo Ortiz saben qué mano de obra necesitan las empresas y su objetivo es buscar a las personas idóneas para cubrir estas necesidades. Pero, ¿Qué pasa cuando un trabajador no tiene las habilidades requeridas? Ellos lo capacitan de manera gratuita con las escuelas de destrezas que crearon. A la fecha se han entrenado más de 1.500 trabajadores de 34 empresas.

Con el modelo, el dúo le apostó al campo colombiano y el objetivo es llevar mano de obra desde los municipios con los más altos índices de desempleo a centros de producción agrícola que requieren mano de obra en picos de producción. Por ejemplo, personas de San Antero (Córdoba) o Codazzi (César) han viajado hasta Facatativá, Cundinamarca a trabajar.

Foto: De izquierda a derecha: Juan Guillermo Ortiz y Carlos Aguilar.

Escuelas de destreza

Hace cuatro años nació la Red de ensamble de alto componente tecnológico en el Valle de Aburrá, en esta había ensambladoras de motos, carros, lavadoras y neveras. Carlos Aguilar, Ingeniero Mecánico hacía parte de la red y le pidieron desarrollar dos proyectos para mejorar la competitividad.

En el desarrollo de la tarea Carlos se encontró con un problema. “Cuando se está en una planta y se necesita subir capacidad de producción se requiere gente, pero estos son especializados y no se consiguen fácilmente, se necesitan soldadores, pintores, etc”, dijo en entrevista con KienyKe.com.

El Servicio Nacional de Aprendizaje SENA prometía entregar a las personas capacitadas en seis meses, pero las ensambladoras necesitaban entre  100 y 200 personas en una semana. En otro lugar del mundo este problema ya estaba resuelto. Formaban al personal en una semana. Este modelo fue el que trajo al país.

Así nació la Escuela de Destrezas, una institución que hoy día es pública y forma a las personas en dos días para lo que requiera la red. Este lugar está ubicado en Centro de Tecnología de la Manufactura Avanzada del Sena en Pedregal, Medellín.

Este modelo fue un éxito y empresas que nada tenían que ver con el ensamble de electrodomésticos también se interesaron porque tenían el mismo problema.

De las latas al campo

Dentro de todas las empresas que aparecieron llegó un cultivo de flores de Facatativá. “Apareció una empresa que dijo: ‘Tengo 9.000 personas y para picos de producción necesito 6.000 más'”, contó Aguilar. Sin embargo, esa cantidad de trabajadores no se consigue por la competencia industrial que hay en la zona, entre otros factores.

La solución fue implementar el modelo de las Escuelas de Destreza. Carlos y Juan Guillermo se fueron a buscar personas de la Guajira, El Tambo, Nariño, entre otros lugares para enseñarles a armar un ramo de flores en un día, llevarlos a Facatativá a que trabajen la temporada que se necesita y luego vuelvan a sus hogares. Así nació el proyecto Viajeros.

“Vamos a zonas del país donde el salario mensual son $ 100.000 o $ 200.000 pesos mensuales y le decimos a la gente que no los llevamos a Facatativá a ganarse un millón de pesos por 30 días de trabajo y luego vuelven a sus regiones”, exlicó Carlos Aguilar a KienyKe.com.

Agregaron que este es un proyecto que está financiado por el sector público – privado que le apuestan a la educacion del país . “Nuestra compañía Causa y Efecto actúa también como consultora nacional privada dedicada al desarrollo de proveedores y mejora continua en las industrias manufactureras y de servicio del país”, indicaron.

“Esto se hace dos veces al año y las personas se llevan a sus casas $ 3.000.000 de pesos”, comentan los fundadores del proyecto.

Los estrategas aseguran que en los años que han implementado el proyecto aprendieron que uno de los mejores trabajadores del país está en la Costa, en Lorica, Córdoba. Finalmente, pensaron en la posibilidad de poder hacer estas jornadas de empleo no dos veces al año sino cuatro y así comenzaron a trabajar en cultivos de café.

Salgar y Ciudad Bolívar, Antioquia fueron los municipios en los que los cafeteros tenían más necesidad. “Hay una escasez muy grande de mano de obra en la industria del café solo el año pasado se necesitaban 60.000 recolectores que no habían, y la gente que se dedica al oficio no recibe el pago justo”, indicó Juan Guillermo Ortiz.

“Decir que no hay empleo es puro cuento”, Carlos Aguilar y Juan Guillermo Ortiz.

El objetivo de los fundadores de este proyecto es que en el PIB colombiano haya más presencia de la agroindustria. “Este sector solo alcanza el 6.3% de participación y hay mucho por ofrecer y seguir creciendo, el proyecto es una de las formas en las que el agro puede ser el protagonista en el país”, dijo.

‘Causa & Efecto: democratizar conocimiento, para competir mejor’ fue como bautizaron su modelo, y es por esto que no cobran un peso a las personas que capacitan. “Después de tres años entendíamos lo que hacíamos y es democratizar conocimiento, como filosofía no podemos cobrar, no está dentro de nuestras posibilidades”, comentaron.

Los hombres detrás del proyecto

Carlos Aguilar es Ingeniero Mecánico de la Universidad Nacional, con más de 13 años de experiencia en el sector automotriz. Referente de Lean Manufacturing para las fábricas de Brasil, Argentina, Chile y Colombia de la alianza Renault-Nissan.

Es experto en metodología kaizen, análisis y solución de problemas de calidad e implantación de trabajo estandarizado. Formaciones en Renault de Francia, España, Rumania, Brasil, Argentina y Chile y es el Co-fundador y Gerente de Causa y Efecto.

Por su parte, Juan Guillermo Ortiz es Ingeniero Producción de la Universidad EAFIT, especialista en Administración de Empresas de la Universidad del Rosario y MBA de la Escuela de Negocios de dirección y empresa de Madrid, España. Con más de 11 años de experiencia en el sector automotriz con formación y experticia en mejora continua, Kaizen y coaching en fábricas de Colombia, España, Francia, India, Tailandia y China para la alianza Renault-Nissan y AUTECO .