Ciudadanos no deben pagar por sembrar árboles en Bogotá

Siembra de árboles

Ciudadanos no deben pagar por sembrar árboles en Bogotá

16 de abril del 2017

Los ciudadanos no deben pagar ningún monto de dinero por sembrar árboles en Bogotá, así que no se deje engañar. El Jardín Botánico de Bogotá aclaró que no es cierto que se cobre a la ciudadanía por sembrar árboles en la ciudad, como afirma la publicación de un medio de comunicación.

Quien desee sembrar un árbol en espacio público “debe pagar $212.000 para obtener el permiso, la asesoría y que el Distrito se haga cargo del árbol de ahí en adelante”.

Sin embargo, el Jardín Botánico aseguró que esos costos los asume la entidad.

Si bien es cierto que la siembra y mantenimiento de cada árbol en la ciudad tiene un costo, y que es asumido por la entidad, el Jardín Botánico tiene diferentes iniciativas para que los ciudadanos que quieran hacer algo por el ambiente puedan participar en los procesos de siembra y mantenimiento de arbolado urbano.

De hecho hay una iniciativa funcionado con éxito en la que han participado muchos ciudadanos comprometidos: se llama Adopta un Árbol, y ha tenido acogida en muchos espacios, incluida la Calle 19.

Sin embargo, el conocimiento y experticia del Jardín Botánico está al servicio de los bogotanos, por lo que prestan asesoría a comunidades que deseen arborizar en espacios privados también.

La entidad siembra bajo criterios paisajísticos, de forma organizada, estructurada y con beneficio social, asegurando que las especies arbóreas, arbustivas o herbáceas que se planten sean adecuadas para el espacio y se garantice su crecimiento saludable, así como la seguridad de la ciudadanía que disfruta de sus beneficios escosistémicos.

En lo corrido de la administración Peñalosa, se han sembrado alrededor de 10.492 árboles en la ciudad, mientras que cerca de 18.516 recibieron Manejo Integrado de Plagas Enfermedades (MIPE). Las anteriores cifras se refieren únicamente a espacio publico, a lo que se puede sumar el arbolado que han plantado en cerros orientales, parques y zonas privadas, como parte de los procesos de restauración ecológica que también adelantan.