11 pasos para identificar un falso coach

Foto: Freepik

11 pasos para identificar un falso coach

1 de Mayo del 2017

El coaching, procede del verbo to coach, en inglés «entrenar». Es una manera de acompañar, entrenar e instruir a una persona o un grupo, para lograr cumplir sus metas y desarrollar capacidades específicas.

Lograr un manejo efectivo del tiempo, entablar con facilidad conversaciones difíciles, aprender a negociar, dejar de posponer, trabajar realmente en equipo y mejorar la creatividad son algunas de las razones más frecuentes por las que personas y empresas están contratando coaches.

“Una de las razones más fuertes que soportan el crecimiento de este método en el mundo empresarial es la calidad de los resultados. Estudios recientes señalan que la efectividad del coaching oscila entre el 70% y 88%, esto es más que el doble de lo generado con la capacitación tradicional, cuyo porcentaje de efectividad está entre el 20% y 30%”, explica Carlos Pardo, Presidente del INILID, escuela de coaching y liderazgo con mayor antigüedad en Colombia.

Expertos como Carlos Pardo, señalan que es importante ser cuidadosos al seleccionar un coach para no tomar la decisión equivocada. Basados en estudios resaltados por la Federación Internacional de Coaches (ICF), la Asociación Colombiana de Coaching (ASOCOACHING), el Instituto Internacional de Liderazgo (INILID) y la Internacional Coaching Leadership (ICL), llegaron a estos 11 aspectos para identificar a un falso coach.

  1. Mala preparación: Existen varios oportunistas que sin estar formados y debidamente certificados profesionalmente se denominan Coach, por eso es importante validar que la escuela en la que se certificaron sea reconocida, que su tiempo de formación sea superior a 200 horas, que cuente con una buena experiencia de trabajo y referencias que acrediten sus competencias.
  2. Falta de ética profesional: Hay quienes se salen de los lineamientos del coaching y terminan en otro tipo de actividad profesional, ya sea capacitación, consultoría, terapia u otras. Es necesario establecer acuerdos éticos bajo estándares internacionales.
  3. Desenfoque en los objetivos del proceso: En coaching lo más importante es el cumplimiento de los objetivos propuestos. No permita que su proceso o el de su equipo termine en otras áreas. Siempre hay que guiarse por los acuerdos y metas constituidas, esto le garantizará resultados concretos.
  4. No conexión: Conectar con el cliente es fundamental para un buen resultado. Hay quienes por su altivez, ego y prepotencia no se los permite. Un Coach es un canal para que las personas y equipos encuentren la respuesta que les hace falta. Un mal coach conecta desde su ego y no desde su humildad y amor para servir.
  5. Ausencia emocional: Aunque físicamente está presente está ausente, la falta de presencia emocional puede causar que el cliente se cierre a la comunicación, que no se sienta cómodo y se dificulten los resultados.
  6. Tener empatía: Es la habilidad de sentir lo que siente el cliente. No se trata de quedar atrapado en las emociones del cliente, que por lo general son demasiado fuertes y pueden sacar al Coach de contexto. Es necesario tener equilibrio y responsabilidad de dejar al cliente en una emoción superior a la que llega en cada sesión.
  7. No escuchar activamente: Hay quienes oyen y no escuchan. Para el Coach es necesario aprender a escuchar lo inaudible, escuchar el cuerpo, los movimientos y hasta el silencio. Todo lo que la persona no se atreve a decir con palabras se expresa de otras maneras y es allí donde la habilidad del Coach sale a flote.
  8. Dar consejos o direccionar: Aunque un Coach muestre sabiduría y conocimiento al dar un consejo o una recomendación, en realidad lo que está mostrando es su incompetencia en la profesión y su falta de confianza en el cliente para comprender que es él quien debe encontrar su propia respuesta y asumir su responsabilidad.
  9.  No saber preguntar: Un Coach es un canal de consciencia y reflexión no un entrevistador, la diferencia radica en las ‘preguntas poderosas’ porque ayudan a crear consciencia, mueven la mente y el corazón de una persona o en un equipo de trabajo para entrar en niveles de cambio y mejoramiento.
  10. Quedarse en la mera conversación y nada más: Un Coach debe ir siempre más allá de la conversación, la reflexión, el aprendizaje y la generación de consciencia, es siempre necesario ir más allá.
  11. Ausencia de plan concreto: Es indiscutible que el proceso requiere planificar los cambios, tomar decisiones, establecer metas claras, cuantificables, y retadoras en tiempos definidos.

Elegir un Coach bueno o malo genera un impacto y una huella fuerte en las personas y las organizaciones. Es una profesión presente en más de 100 países y con más de 60.000 mil Coaches certificados en todo el mundo.