A puro taco: De la cárcel al éxito comercial

A puro taco: De la cárcel al éxito comercial

1 de abril del 2016

Dayán Jiménez (tres años con cuatro meses de condena en el Buen Pastor) y Diego Urueña (un año en La Modelo) tras salir de prisión, se convirtieron en los líderes de un proyecto de integración de comida mexicana.

Go Lupe es un Food Truck o carrito de comida mexicana que nació como una idea que genera empleo para las personas que cumplen su condena.

Dayán, Diego y David – quien también integra el equipo -, han recibido orientación continua en temas de cocina y gracias al chef Camilo Zárate, encargado del restaurante el Suburbio, ahora tienen amplios conocimientos culinarios y manejo de instrumentos.

“Su preparación es excelente, el producto no se entrega si no queda bien hecho, con la forma que debe tener y la calidad que exige un buen restaurante”. afirmó Dayán en diálogo con KienyKe.com.

El menú de Go Lupe oscila entre los $12.000 y $15.000, entre ellos se encuentran el Combo Libertad (tacos), Combo Reconciliación (burritos) y el Combo Segundas Oportunidades (nachos). Con estos platos han estado presentes en eventos como el concierto de Muse, Megaland, SOMA y las puertas del cielo, aunque se están realizando gestiones para el rodamiento diario de este vehículo de comida.

GO LUPE-02

Johana Bahamón es la directora de la Fundación Teatro Interno que lidera este proyecto.

Aunque para Dayán y Diego estar en la cárcel fue una experiencia que les enseñó muchas cosas, esperan no sea algo que marque su currículum profesional. También buscan que la gente pierda los estigmas que se tienen sobre las personas que salen de pagar su condena.

La reacción que más recuerdan fue la de sus primeros clientes, el Ministro de Justicia y de Derecho, Yesid Reyes y el director del INPEC el General Ramírez.

“Atenderlos fue una experiencia enriquecedora porque fue posible demostrarle a las personas encargadas de la justicia que sí se puede salir adelante”, comentó Dayán, quien comparte su opinión con David: “Después de ser un delincuente, poder tener la oportunidad de capacitarse me ha marcado mucho, además he podido compartir con personas que jamás pensé que lo haría ”.

La experiencia en la cárcel no es fácil y salir a mostrarle al mundo que solo fue un error es algo gratificante, afirmó Dayán, quien agrega: “Salir de un lugar así es salir a comerse el mundo pues se ha aprendido a sobrevivir. Deberían hacer un reality de esos de supervivencia donde uno de los invitados sea un pospenado, les puedo asegurar que él ganaría, sería la persona con más experiencia en ello”.

Por eso, Go Lupe “es una bendición”, dice Diego con una voz de melancolía. “Nunca en la vida me habían brindado una opción de empleo por mis antecedentes y desde que conocí La Fundación Casa Libertad la vida me ha cambiado mucho y para bien, no solo para mí sino para mis cuatro hijos y mi esposa”.