Compotas orgánicas que cuidan niños y protegen el medio ambiente

Compotas orgánicas que cuidan niños y protegen el medio ambiente

2 de agosto del 2016

La nutrición de los niños siempre ha sido una preocupación en Colombia. En un mercado en el que existen productos cargados de azúcares, conservantes y elaborados con frutas en las que se aplican pesticidas y otras sustancias dañinas, la alimentación se convierte en todo un reto, en especial para los padres de familia, que buscan siempre lo mejor para los más pequeños de la casa.

En estas condiciones, la empresaria Vanessa Blum plantea una creativa iniciativa para mejorar la salud de los niños, al tiempo que se protége el medio ambiente.

Lea también: Jóvenes diseñan moda inclusiva para personas en silla de ruedas

Se trata de Baby Evolution, una empresa especializada en comida completamente orgánica, es decir que se cultivan sin el uso de químicos sintéticos.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la obesidad ha dejado de ser una epidemia para convertirse en una “pandemia”, es decir, es una “enfermedad epidémica que se extiende a muchos países o que ataca a casi todos los individuos de una localidad o región”, y los niños son entre todos, los más vulnerables; tanto es así, que la obesidad infantil es una auténtica crisis para la salud pública.

Además le puede interesar: La gestora de tecnología que no sabía usar el computador

Las compotas orgánicas, dice la emprendedora caleña, benefician al niño porque son libres de pesticidas, azúcares añadidos, almidón, sal y agua. Son hechas solamente con fruta y se conservan con gotas de limón.

COMPOTAS3

El azúcar y la sal son dañinos para los niños, no sólo afectando su sobrepeso y causando caries dentales, si no que a esta edad tienen sus papilas gustativas más desarrolladas y al contacto con estos ingredientes puede suceder que en su adultez tengan malos hábitos alimenticios, escogiendo únicamente productos que tengan azúcar o sal añadida y perdiendo así el interés por el sabor de las frutas naturales.

Además de ser una inicitaiva que apoya el crecimiento saludable de los niños, Vanessa es una empresaria muy joven que ha ganado premios nacionales e internacionales con Baby Evolution.

En la Universidad de Columbia obtuvo el primer puesto en clase ‘Lean Launch Pad’ y luego, en 2014, quedó seleccionada entre las 16 mejores ‘startups’ de la escuela de negocios de Columbia, entrando al competitivo programa ‘Entrepreneural Greenhouse’ dirigido por el exitoso empresario Clifford Schorer.

Adicionalmente, en 2015 Baby Evolution fue galardonada en dos ocasiones: por ‘Destapa futuro’ de la fundación Bavaria como uno de los emprendimientos con mayor potencial en el país y por Postobón, por ser un emprendimiento que soluciona los problemas de malnutricion infantil.

“Yo veo un cambio positivo en el mundo. Cada día los consumidores están exigiendo productos sostenibles y responsables”, aseguró Vanessa Blum.