Comunicación y Ciudad: un objetivo común

Comunicación y Ciudad: un objetivo común

6 de mayo del 2016

Empieza en el país un interesante momento en donde todos los gobernantes están en proceso de recibir aprobación de sus planes de gobierno (algunos más adelantados que otros). Esperados por muchos electores y detractores, estos documentos marcarán el camino que tendrán las distintas ciudades del país en los próximos años.

Los candidatos que se han convertido ya en gobernantes, deben mantener o en su defecto crear, una línea de continuidad entre su campaña y su mandato.

La coherencia entre el candidato y el gobernante es algo que, cada vez más, la comunidad espera. Que bueno sería que los mandatarios supieran reforzar lo que muchos han llamado la “campaña permanente,” que no es otra cosa que mantener a los gobernados alineados bajo una misma visión de ciudad, buscando su simpatía a partir del correcto entendimiento de sus problemáticas y de forma visible, darles una prioridad para alimentar su espíritu de trabajo en equipo, de compromiso con su ciudad y de objetivo común.

A lo largo de los últimos años hemos visto como ciudades que se trazan un norte claro y lo hacen evidente en cada proyecto, logran que la ciudadanía se sume a esa idea. Los rankings, elaborados a partir de encuestas con ciudadanos de diferentes niveles, dan fe de estos resultados y en términos generales demuestran que los mandatarios que han sabido unificar sus mensajes, concentrar sus comunicaciones y orientar sus esfuerzos, son identificados como líderes claros y con altos niveles de aceptación hacia su gobierno.

Para nadie es desconocido que los distintos mandatarios locales de Colombia viven hoy un momento de coyuntura, más allá del proceso de paz con las Farc y la firma o no de dicho acuerdo, se evidencia en los electores de todo el país, la búsqueda de alternativas para solucionar las preocupaciones del día a día. En las grandes ciudades la seguridad continúa como la mayor preocupación, sumada en algunos casos a la movilidad y la generación de empleo formal. La garantía de servicios de salud de alto nivel y un sistema educativo que no solamente cumpla con establecimientos adecuados sino con profesores idóneos y materiales educativos suficientes, son temas del día a día en la mayoría de las zonas nacionales.

Cómo se estructuren los planes de trabajo, cómo se comuniquen, cómo se ejecuten y cómo se midan, serán factores esenciales para que los ciudadanos se sientan bien representados.

Buscar “sintonizar” a una ciudadanía en puntos comunes es una tarea más que difícil, pero mantener una comunicación unificada, coherente, alineada a unos objetivos claros de gobierno, con metas socializadas y constantemente evaluadas, es posible.

Los gobernantes deben entender que su rol no es estar en todas partes, que su fortaleza radica en mantener una estrategia de gobierno clara y ampliamente conocida por sus gobernados. La comunicación debe estar alineada y, como en una organización privada, debe responder a unos objetivos claros en donde todos los funcionarios entiendan claramente cuál es su rol y cómo, desde su posición, ayudan a construir ese objetivo común de ciudad.