Cultivar en el desierto sí es posible gracias a esta tecnología

Cultivar en el desierto sí es posible gracias a esta tecnología

27 de marzo del 2017

Cultivar en medio del desierto sí es posible. Tal vez esto parezca una locura, pero existe tecnología cuyo único fin es que las personas que viven en estos territorios alejados y sin acceso al agua tengan la oportunidad de mejorar su vida de manera económica.

Los avances de la tecnología surgieron con el fin de ayudar a las personas. Sin embargo, hoy es sinónimo de poder adquisitivo. Pese a esto, Joseph Dehner es de esos que todavía cree que la prioridad está en atender las necesidades de las poblaciones, sobre todo las más vulnerables.

Por eso él y su equipo de Omid USA Inc. crearon un sencillo pero novedoso sistema de riego que garantiza ofrecer agua en regiones en las que las constantes y largas sequías impiden el desarrollo de la agricultura. Funciona exclusivamente con energía solar y puede bombear agua hasta por tres kilómetros.

El diálogo con Kienyke.com, Dehner explicó el motivo por el cual decidió dedicar gran parte de su tiempo en la creación de estos dispositivos:

“La idea es llevar esos sistemas a sectores muy pobres y escasos de agua”

La construcción de cada unidad cuesta alrededor de 200 dólares, pero son donadas y entregadas de manera gratuita para desarrollar diferentes proyectos de irrigación en poblaciones necesitadas.

Dehner espera poder implementar este desarrollo en el país: “Tenemos conocimiento de hay personas en Colombia que viven en regiones en las que hace mucho calor y pasan una larga sequía. Esta tecnología le permite a esta gente comenzar proyectos productivos de agricultura con los que podrán superar su condición de pobreza”.

Pero no es el único avance tecnológico en el que Dehner se encuentra involucrado. También está detrás de SolerCool Hightech, una compañía que creó un sistema de refrigeración que funciona por medio de paneles sociales sin necesidad de conectarse a ninguna red eléctrica.

“Una persona puede cultivar por ejemplo tomates, pero si vive en una zona alejada, nunca podrá comercializarlos porque el producto se daña por las altas temperaturas del medio ambiente. Con este sistema las cosas cambian y podrán garantizar su estadía en el mercado al refrigerar esos tomates”, asegura Joe Dehner.

Esta tecnología actualmente se utiliza en la India, pero fácilmente podría utilizarse en cualquier lugar del mundo. Puede graduarse de manera simultánea a diferentes temperaturas, permitiendo la refrigeración de vacunas, sangre, antibióticos y otras medicinas, además de permitir que los alimentos no pierdan la cadena de frío y no se pierdan.

“Las grandes empresas suelen vender sus productos como soluciones a las necesidades, pero su único propósito es recoger dinero y nada más. Lo que nosotros buscamos es ayudar a los más necesitados brindándoles tecnología realmente útil. Algunos casos, como el sistema de riego, son dados en donación, mientras que los sistemas de refrigeración son pagos, pero las ganancias se reinvierten para crear nuevas soluciones”, concluye Dehner.