2018 espera ser un buen año para la construcción

11 de noviembre del 2017

Eduardo Loaiza, gerente de Camacol, habló sobre las expectativas del gremio.

2018 espera ser un buen año para la construcción

Foto: Camacol Antioquia

Cerca de 500 empresarios de la construcción se reunieron en Medellín, en el Foro Económico Sectorial que organiza Camacol Antioquia, para hacer un balance de este año y evaluar las perspectivas del que viene. En términos generales, el gremio tiene optimismo en el crecimiento de la economía en 2018 y en el mantenimiento de las tasas de interés de los créditos hipotecarios.

La presidenta de Camacol, Sandra Forero Ramírez, indicó que 2017 fue un año de recuperación lenta y pausada, sin embargo, “se espera iniciar el 2018 con la construcción de 150.000 unidades de vivienda en el país, lo que significa un incremento aproximado del 4.6%”.

Tras el evento, Kienyke.com conversó con Eduardo Loaiza, gerente de la Cámara Colombiana de la Construcción en Antioquia, sobre el balance regional del sector y los retos para mejorar el panorama de los empresarios en el departamento.

¿Cómo prevé que cierre el sector de la construcción en 2017?

“Habíamos previsto que este año sería difícil para la economía y, por tanto, para la construcción. Sin embargo, estamos registrando un crecimiento del 9 por ciento en licencias, en parte porque en 2017, por la demora en la instalación de los nuevos gobiernos locales, se atrasó la aprobación de las licencias, así que proyectos vendidos en 2016 se licenciaron este año.

De resto todas las cifras están estables o con una pequeña disminución. Sin embargo, hay preocupación por la viviendas de interés social, porque tienen una caída de 36% en oferta e iniciación de proyectos.

“Hoy los empresarios no quieren, no pueden, no deben – porque sería riesgoso – iniciar proyectos de interés social. Cada vez se ponen más trabas a las VIS que las vuelven inviables. Eduardo Loaiza

Estamos en el momento histórico de participación de VIS más bajo. Solo el 10% de toda la oferta de iniciaciones de proyectos que hay en el mercado de Antioquia es vivienda de interés social.

También tenemos una acumulación de proyectos de clase media, entre 100 y 321 millones de pesos, porque la gente estaba esperando la reglamentación del Gobierno Nacional a la tasa de interés”.

¿Cuál es el panorama para próximo año?

“En el nicho de la clase media vemos muchas posibilidades para el año entrante, así que tenemos optimismo, pero moderado, sobre el comportamiento de 2018.

Si este año vamos a terminar con unas 23.500 a 24.000 unidades de vivienda vendidas, en 2018 estamos apuntando a cerca de 25.000. Si resolvemos el tema de VIS podríamos crecer 2.000 o 3.000 viviendas más, pero ahí tenemos una gran incertidumbre.

De resto vamos a tener un muy buen año en edificaciones institucionales, en construcción de infraestructura urbana, porque inician los dos últimos años de los gobiernos locales que empujan mucho. Además hemos hecho un análisis de que hay cerca de 450.000 metros cuadrados de edificaciones no residenciales sin iniciar que arrancan el año entrante.

Las obras que están dentro de los planes de la Gobernación (vías campesinas, ciclorrutas, Túnel del Toyo, Túnel de Oriente, la carretera hacia Urabá y Ferrocarril de Antioquia) y de la Alcaldía de Medellín, que destinará 50% de su presupuesto de 5.4 billones de pesos para inversión física, nos hace tener una postura optimista.

Así mismo, como se espera que la economía antioqueña esté por encima de la nacional por lo menos un 1 por ciento – estará por el 3.5% -, ese crecimiento nos permitirá tener inversiones en el sector por cerca de 15 billones de pesos. En ese sentido, creemos que vamos a tener un 2018 mejor que el 2017″.

¿Cómo es el panorama de oferta y demanda de vivienda en Antioquia?

La oferta se moderó un 10% porque los empresarios, con información de Camacol, supieron que no era posible que aumentara, como se hizo en 2016, cuando las ventas iban a estar estables.

Este año hemos tenido un ajuste en las ventas y hemos sido juiciosos. Ya no tenemos 23.500, sino 22.200 unidades en oferta. Pero hay 38.000 unidades guardadas para que, en la medida en que las dinámicas de la economía lo permitan, salgan estos proyectos.

Somos optimistas en que los sectores económicos van a tener un mejor comportamiento: la inflación estará controlada y el Banco de la República no subirá las tasas de interés el año entrante. Además, las tasas de interés de los créditos hipotecarios van a estar en niveles históricamente bajos.

Camacol Antioquia está celebrando sus 60 años. ¿De qué forma se seguirá consolidando como un gremio de gran importancia para la economía departamental?

El sector ha ganado reconocimiento en estos años de servicio por varios asuntos. Uno de ellos es que ocupa a 128.000 personas en obras de construcción y genera 508.000 empleos entre directos e indirectos.

El gran reto que tenemos en Antioquia y a nivel nacional es tener seguridad jurídica, nuevas fuentes de financiación (Alianzas Público Privadas – APP -, obras por impuestos, vivienda para arriendo, inversión internacional) y apuntarle a que al menos el 5 o 10% de las ventas sean a extranjeros y turistas.

Tenemos muchos desafíos en sostenibilidad y competitividad, pero los empresarios están jugados”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO