La energía no se destruye, se transforma

29 de octubre del 2018

Esto fue lo que sucedió en el conversatorio.

La energía no se destruye, se transforma

El jueves 25 de octubre se realizó una conferencia con sentido social en las instalaciones del We Work donde con ayuda de ‘To be human Organization’ recaudaron fondos para dar a conocer la causa que están realizando estos cuatro aliados: Techo Colombia, LaValentina design y Lina’s Café.

Con el motivo de sumar esfuerzos, la directora ejecutiva y co-fundadora de TO BE, Cindy Toleda, dice que las puertas de este lugar se abrieron para que, “la situación de pobreza pueda discutir, participar e influir en soluciones a las diferentes problemáticas que los mantienen en dicha condición, para que los problemas que aquejan a su comunidad se traduzcan en oportunidades para generar cambios positivos que se reflejen en el día a día de estas personas”.

La metodología que utilizaron estas organizaciones fue que por medio de un conversatorio, tras contar la historia de una de sus teloneras, la comunicación se abriera para que el público no sintiera miedo al preguntar sobre ninguna situación. La idea era que los presentes se dieran cuenta que las experiencias negativas traen oportunidades para lograr cambios en la vida de las personas, superar obstáculos y materializar la construcción de los sueños.

El tema en específico era ‘La energía no se destruye, se transforma’ y querían en conjunto, que las personas presentes sintieran el empujón para ser parte de este cambio, su propio cambio.

La activación del talento innato llegó desde la inundación que vivieron en el departamento de Guainía estos últimos tres meses. Gracias a la alianza que crearon Techo y To Be Human Organization, 20 familias en la amazonia recibieron la ayuda que necesitaban para salir de este altercado que los dejó sin casa.

Lina Obtibón, una de las representantes de Techo Colombia narró la experiencia que vivió ayudando a este grupo de personas. Contó que el hecho de llegar hasta estas comunidades por medio de canoas, hacía que nadie supiera donde se encontraba este departamento porque no hay forma alguna de llegar por medio terrestre.

Sin embargo, la acogida que esta comunidad le dio a todos los ayudantes fue muy especial, “el simple hecho de que nosotros llegáramos en este momento a acercarnos a revisar una posible ayuda, los hizo abrirse de brazos para darnos una bienvenida calurosa, hasta nos hicieron coronas con la palma que tienen”.

Valentina Giraldo dueña de la agencia La Valentina design contó su historia desde el día uno hasta lo que está viviendo en la actualidad. Comentó que fue después de un accidente de automóvil que quedó en perdida total, que ella decidió tomar las riendas de su vida. Esa situación la dejó en quiebra, dice que no tenía para ir a tomarse ni un café y fue con la ayuda de un primo que se fue del país para darse un tiempo y pensar bien las cosas.

Para Valentina llegar a Colombia fue el comienzo de su vida debido a que fue en este país que poco a poco creó su sueño y no se dejó derrumbar por el accidente que pasó que la dejó bastante afligida tanto físicamente como psicológicamente.

“Aprender sobre las embarradas es en lo que me baso hoy en día. No haber tenido un jefe me hace tener miedo porque al fin y al cabo no tengo un referente, es decir yo pasé de ser universitaria a ser mi propio jefe”.

Giraldo asegura que los clientes que le llegan a la oficina es por voz a voz, “la gente que está en la calles no saben que son mi relacionista público, pero todos lo son y me ayudan a crecer en este trabajo”.

Con esto la invitación es para que las personas no se estanquen en el “no se puede”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO