¿Baja en la economía tiene en crisis al sector textil?

14 de agosto del 2017

Voces expertas de la industria explican qué está afectando la producción del sector en el país.

¿Baja en la economía tiene en crisis al sector textil?

Foto: Fabricato

La decisión de suspender por 15 días su producción, que anunció Fabricato durante el fin de semana, pudo tomar por sorpresa a quienes no hacen parte del sector textil, pero para los que están dentro de él, es una muestra de las dificultades económicas que tuvo el país en los primeros seis meses del año.

La empresa señaló entre sus razones para parar las operaciones industriales entre el 26 de agosto y el 10 de septiembre que el volumen de ventas fue menor en relación a lo presupuestado para el segundo trimestre del año, por lo tanto, para poder cumplir con sus compromisos y mantener el flujo de caja, se hizo necesaria la suspensión.

¿Pero por qué no se cumplieron las metas de ventas? ¿Qué es lo que está afectando no solo a Fabricato, sino a las demás empresas de este sector?

kienyke.com consultó a dos expertos en el sector, que dan dos visiones sobre la situación.

Arancel mixto, contrabando, decretos

Jorge Duque, miembro de la junta directiva de la Cámara Colombiana de la Confeccción, afirmó que la situación actual de la industria textil en el país se debe a varios errores que cometió el Gobierno Nacional al quitar el arancel mixto y sacar dos decretos en 2016: el 1744, que modifica parcialmente el arancel de aduanas, y el 1745, que establece medidas para la prevención y el control del fraude aduanero en las importaciones de confecciones y calzado.

Con estas decisiones, “se le quitó la fuerza a la industria para ponérsela al comercio”, aseguró Duque.

“Esto, sumado a un contrabando técnico y abierto, creó la crisis”, añadió el funcionario.

Duque aseguró que se han perdido más o menos 180.000 empleos entre directos e indirectos . “Si las medidas siguen igual o no se toman decisiones de fondo en un año desaparece la industria textil en el país”, sentenció.

De acuerdo con Duque, el sector de las confecciones y de los textiles es de los que más empleos genera en Colombia, al menos 2.5 millones. Si las cosas continúan por el mismo camino, se seguirán perdiendo puestos de trabajo.

“De ellos, 500.000 podrán encontrar otro empleo, pero el resto, especialmente madres cabeza de hogar de las que dependen hijos y nietos -que significan cerca de cuatro millones de personas que viven del sector-, deberá buscar otros medios de subsistencia”, expresó.

La situación es tan compleja para los empresarios que, según datos de la Cámara Colombiana de la Confección, la decisión de Fabricato es la menos grave, porque se mantiene a los empleados y se garantiza la permanencia de la empresa, pero entre las medianas y pequeñas compañías, la decisión es despedir o cerrar.

“En Antioquia, en el primer semestre de 2017, se cerraron empresas por valor de 250.000 millones de pesos en confecciones y textiles” Jorge Duque, miembro de la junta directiva de la Cámara Colombiana de la Confección.

Otras, además, se han acogido a la Ley 1116 de 2006, para declararse en quiebra o en reestructuración. Dos casos, explicó Duque, son los de Supertex y Coloretto.

fabricato

Foto: Fabricato

Es imposible competir con la mano de obra extranjera

Duque pone un ejemplo para explicar el golpe que recibió la industria al prescindir del arancel mixto y tener que cumplir con los decretos.

“En palabras simples, se puso al comercio a que comerciara pero afuera del país. Las grandes superficies se fueron para China, India y Bangladesh a conseguir sus productos”, dijo Duque.

El funcionario explica que antes, si una empresa importa una prenda de menos de 10 dólares, por el arancel mixto debía pagar un impuesto por la importación y dar cinco dólares por kilo, para que se equiparara el valor a lo que costaba lo producido por la industria nacional. Sin embargo hoy, “una persona puede entrar tres millones de prendas, declarando que pesan 0,97 gramos, para que el kilo le de 10 dólares”, comentó.

“Esto quiebra a cualquier industria de cualquier país. Porque nos ponen a competir con los salarios de países en los que pagan por debajo de los 60 dólares al mes, cuando en Colombia el salario es de 250 dólares”, explicó.

Para Duque, la solución es competir en igualdad de condiciones. “Que las grandes superficies paguen por la importación como si fuera con la mano de obra colombiana. En últimas, lo que están importando son prendas con mano de obra barata o esclava, de países donde llegan a pagar 10, 20, 30 dólares el mes”, insistió.

Por eso, su conclusión es que si el Gobierno no cambia estos decretos y no pone en la mira defender el empleo, “van a haber otros sectores con la misma suerte que la del sector de las confecciones”.

De cada 10 empleos perdidos, la industria textil está poniendo 8, según datos de la Cámara Colombiana de la Confección.

Expectativa para el segundo semestre

Carlos Eduardo Botero, presidente de Inexmoda, tiene otra visión sobre lo que sucede en el sector textil y de las confecciones.

Para Botero la decisión de Fabricato y las dificultades que se han presentado en la industria deben obligar a “dimensionar las cosas en su justa medida”.

“Fabricato tomó una decisión gerencial, típica en un sector en donde se toman medidas para tratar de equilibrar la producción con los inventarios. Es una decisión coyuntural”, comentó.

Sin embargo, aclaró, la situación económica del país sí ha afectado el sector y a toda la industria. “Para nadie es un secreto que el primer semestre de 2017, para la economía general de Colombia, fue muy difícil”.

“Generar pánico hace mucho daño a la cadena de valor”, expresó Botero.

A modo de conclusión, Botero afirmó: “el sector textil desaparecerá en la medida en que veamos gente desnuda en la calle porque significa que ya no estamos utilizando ropa. Los empresarios todos los días trabajan para ser más competitivos, buscan estrategias para llegarle al consumidor final y tener una propuesta de valor”.

Se agota el tiempo

Por ahora, de acuerdo con Duque, el sector rechazó sentarse de nuevo en una mesa con el Gobierno para evaluar la situación, porque ya se han dado 18 reuniones para abordar las problemáticas sin llegar a decisiones definitivas.

“Estamos esperando una cita con el presidente Juan Manuel Santos para ver si se puede solucionar el problema. Si para el 30 de este mes no se ha tomado una decisión, se acabó el año, porque las grandes cadenas y establecimientos de grandes superficies ya habrán importado todo para diciembre”, aseguró.

Para cerrar, Duque asegura que se están rompiendo todos los eslabones de la cadena productiva del sector. “Se reventó el de las hileras (solo quedan dos en el país) y las algodoneras, y se está rompiendo el de la confección y la fabricación de telas. Esto se puede convertir en un problema social, nos preocupa que la gente en busca de su sustento vea una opción en la ilegalidad”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO