Del estrés de la oficina a la comodidad del teletrabajo

15 de julio del 2016

Según un pronóstico de MinTic  y la plataforma Nubelo, en el año 2020 el 50% de la fuerza laboral del país será digital.

Del estrés de la oficina a la comodidad del teletrabajo

Fernando Acosta es un joven de 28 años, vive en Magangué Bolívar y trabaja como intérprete de señas desde hace tres años para el Centro de Relevo, un proyecto financiado por el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones que responde a las necesidades de la población sorda de Colombia.

Lea también: La voz silenciosa de los habitantes de la isla más poblada del mundo

Este espacio está creado para personas que tengan discapacidad auditiva y establece una interacción con el uso adecuado de las TIC por medio de la lengua de señas, con un fin educativo y social.

Acosta tiene la ventaja que no tienen la mayoría de los trabajadores en el país, trabajar desde la casa,  “disfruto desde mi casa tener mi propia oficina, porque no tengo que trasladarme distancias tan largas para llegar a mi lugar de trabajo además, ahorro tiempo y dinero”.

Fernando le apuesta al ‘teletrabajo’, una tendencia mundial cuya implementación sigue creciendo en el país como una forma de organización laboral, que consiste en el desempeño de actividades remuneradas o prestación de servicios a terceros, utilizando como soporte las tecnologías de la información y comunicación (TIC), sin requerirse la presencia física del trabajador en un sitio especifico de trabajo, así lo cobija la Ley 1221 de 2008.

“Inicié en diciembre de 2012 trabajando en Bogotá en el Centro de Relevo, en esa época vivía en Chía (Cundinamarca), en la casa de los papás de un amigo. El trayecto era muy dispendioso, el trabajo estaba ubicado 10 minutos después de llegar al portal El Dorado, me gastaba mensualmente $200.000 en transporte”, indicó el intérprete.

Le puede interesar: Las carreras que deben estudiar los jóvenes para encontrar empleo rápido

Después de un tiempo, para ahorrar los gastos que le generaba desplazarse en transporte público, decidió usar la bicicleta para llegar a su lugar de trabajo, tardando cerca de cuatro horas, desde su domicilio hasta el Centro de Relevo.

“Un día llegué muy tarde,  mi entrada era a las 9:00 a.m. y llegué una hora y media después, entonces los jefes hablaron conmigo para implementar la modalidad de teletrabajo. Instalaron los equipos en Chía y desde ese momento empecé a trabajar como teletrabajador, desde principios de 2013”, recordó Fernando.
A la fecha, ya son cerca de 287 las organizaciones, tanto privadas como públicas, que han firmado el pacto por el teletrabajo, gracias al seguimiento personalizado que realiza el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (MinTic), como líder de la iniciativa, junto con el Ministerio de Trabajo. La meta a 2018 es llegar a 500 organizaciones.

Fernando se casó, y al año su esposa entró al Centro de Relevo, luego de aprender lo necesario en la lengua de señas. “Meses después mi mujer tuvo que devolverse para Medellín porque mi suegro estaba muy enfermo, desde allí ambos en esta modalidad, algo que no se podía hacer estando en un trabajo presencial”, comentó Fernando con su acento costeño.

Lea aquí: Trámites complejos que ahora se pueden realizar por Internet

“Después de un par de años, decidimos divorciarnos en diciembre pasado, así que regresé a Magangué donde nací, gracias a esta modalidad se me ha permitido tener un trabajo completo durante tres años, ha sido un aprendizaje grande, he crecido como persona, he subido un poco de peso, pero no interesa, el ayudar a personas que tienen este tipo de discapacidad no tiene ningún precio”, indicó Acosta, quien cada mañana se levanta creyendo que en su casa tiene la oficina perfecta.

La modalidad tiene un sinnúmero de ventajas para las empresas públicas y privadas que adquieran esta nueva tendencia laboral, aunque algunas son escépticas, puede llegar a aumentar la productividad y reducir los costos fijos en las empresas, mejorar la calidad de vida de los trabajadores, además reducir los índices de contaminación e impulsar el uso y apropiación de las nuevas tecnologías.

Además, se reveló que 48 mil teletrabajadores ahorrarían durante una semana cerca de 15 millones de galones de combustible, al evitarse los desplazamientos de la casa al trabajo y del trabajo a la casa., así lo reveló el Teleworkweek 2015, la primera jornada masiva de teletrabajo en el país, realizada por el Ministerio TIC y el Ministerio del Trabajo, con el apoyo de la Fundación Chevrolet.

El intérprete de señas había volanteado, trabajó como ayudante de panadería, era pizzero en las noches y arreglaba corredizas en las casas vecinas. Así se ganaba la vida, trabajos que le gastaban cerca de diez horas diarias, ahora solo lo hace ocho horas y lo mejor, no gasta dinero en desplazamientos. Su jornada empieza a las diez de la mañana y termina a la hora de escuchar el himno nacional.

“Tengo pausas activas de diez minutos, me gasto 20 minutos para almorzar, cada sesión con los clientes es aproximadamente de diez minutos, y el público al cual me focalizo son niños y adultos por medio de videoconferencias. Tenemos servicios en distintas partes del mundo como España, Brasil, México, Canadá entre otros”, comentó Fernando, quien ha dicho que luego del divorcio ha tenido tiempo para hacer más cosas como aprender, los sábados estudia en un instituto enfermería.

Acosta, estando hace seis meses en  Magangué, ha promocionado esta nueva forma de trabajo con sus amigos, pero algunos no se arriesgan porque son varias capacitaciones y es deseable que tengan experiencia de un año en la lengua de señas.

Según pronósticos arrojados por un estudio realizado el año pasado por el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, y la plataforma Nubelo, revelaron que en el 2020 el 50% de la fuerza laboral del país será digital.

Entre los años 2012 y 2016 se incrementó el número de teletrabajadores pasando de 31.500 a 55.000.

En 2014 se arrojó un estudio de penetración y percepción de teletrabajo a un determinado número de empresas. La encuesta reveló que las empresas perciben un 73% de beneficio en la implementación de esta tendencia. Esta misma encuesta dio a conocer que la cultura organizacional de la empresa y la resistencia al cambio, son de las principales barreras que se deben romper en las compañías para facilitar la implementación del teletrabajo.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO