Director de la DIAN confirma retiro por amenazas de bandas criminales

Director de la DIAN confirma retiro por amenazas de bandas criminales

18 de junio del 2014

El director de la DIAN, Juan Ricardo Ortega, decidió renunciar a su cargo por amenazas que han afectado a su familia. En esta entrevista dice: “Mi señora quiere vivir con un poco más de tranquilidad y una vida un poco más normal”. Además cuenta para dónde se irá después de estar al frente de la dirección de impuestos.

No es que lo esté presionando, pero ¿ya decidió cuándo se va del cargo, preocupado por la seguridad de su familia?

Para mí todo ha llegado a un límite. La gente tiene cierto nivel de tolerancia y mi familia ha decidido que no puede más. Vamos a acompañar al presidente a terminar este período. Mi señora quiere vivir con un poco más de tranquilidad y una vida un poco más normal.

El gobierno tiene interés de mantener el rumbo de las cosas, que en la entidad se mantenga el manejo técnico, juicioso, despolitizado, y eso es lo que a mí más me interesa. Es un trabajo que se hizo con toda la institución, con un montón de personas buenas.

¿Es confirmado que trabajará en el Banco Interamericano de Desarrollo?

Me presenté a un proceso que hubo, hace aproximadamente seis meses y fui seleccionado. He dicho que tendré un cubículo, seré un funcionario de tropa, paso a ser soldadito.

Juan Ricardo Ortega, Kienyke

¿Y usted tan grande con un puesto tan pequeño?

Eso es irrelevante en la vida, esos puestos no son ni grandes ni pequeños, nunca en la vida he tenido problema de hacer las cosas. Alguna vez me decía Echeverri, cuando fue mi jefe en los inicios de mi carrera: lo único importante en la vida es hacer bien lo que tiene que hacer bien, donde le toque, y saber que nada es importante, lo importante es hacer las cosas bien y las puedo hacer bien en cualquier posición; el asunto es tener las oportunidades de trabajo. Mucha gente pasa dificultades, uno es muy afortunado.

Doctor Ortega, ¿de dónde vienen las más fuertes amenazas contra su seguridad?

En ocasiones las amenazas pretenden asustarlo a uno. El problema es que a mi esposa le llegaron personas muy informadas diciéndole que había un riesgo muy inminente, y a ella le afectó emocionalmente mucho.

Soy muy escéptico de esos riesgos. En Colombia asustan mucho. Creo que las personas más vulnerables son los funcionarios que hacen la tarea en los sitios donde el Estado es muy frágil, los matan con una enorme facilidad y sus crímenes se quedan en la impunidad. Esa es la verdadera preocupación de seguridad.

Doce funcionarios de la DIAN y la policía fiscal han sido asesinados en los últimos meses.

Aquí hay unos hechos que el país debería entender que están sucediendo en Quindío, en el Valle, Guajira, en toda la parte de Turbo a Morrosquillo, de Tumaco a Buenaventura. Hay ciertas zonas del país que no aceptan la legalidad, con estructuras criminales muy complejas. Es una realidad que debemos enfrentar como país.

Toca hacer algo. No puede ser que haya regiones enteras con una presencia tan poderosa de criminales. El narcotráfico es todavía increíblemente dinámico, indistintamente que supuestos cabecillas estén en la cárcel o no. El crimen organizado en Colombia sigue teniendo una posición muy importante y con capacidad de destrucción y daño muy grande, todo un reto fundamental para las autoridades y el desarrollo del país.