El proyecto colombiano que convierte a niebla en agua

15 de junio del 2017

Esta tecnología pretende dotar de agua a poblaciones de bajos recursos.

Agua

Muchas poblaciones rurales de Colombia no tienen acceso a agua potable, dificultando sus posibilidades de cultivar o realizar sus actividades diarias. A esto se suma que en muchas regiones el agua que llega no es apta para el consumo humano. Ante esto, un proyecto universitario pretende solucionar este problema de manera económica y amigable con el medio ambiente.

Se trata de Nebulón, un novedoso sistema que es capaz de recolectar agua 100% potable a partir de la niebla en los diferentes páramos del país. Esta tecnología creada por Jonny Umaña, estudiante de Ingeniería Civil de la Universidad La Gran Colombia se abre paso como una de las innovaciones más importantes del país, que puede beneficiar a miles de familias colombianas.

Este sistema experimental ya comprobó su eficiencia convirtiendo la niebla de los páramos en agua potable. Se trata de un dispositivo construido a partir de  mallas capaces de atrapar la niebla, condensarla y volverla gotas de agua, las cuales son canalizadas y filtradas para que puedan ser usado por los campesinos, ya sea para su consumo o para el uso agrícola.

“Lo que se desea lograr con Nebulon es tener un impacto social con la gente del campo, es decir generar líneas productivas de emprendimiento a través de la asociación de los vecinos de los páramos convirtiéndolo en un fuente de insumo para la agricultura en momentos de sequía o para suplir la necesidad hídrica del cultivo o del bosque natural, constituyéndose en un proyecto auto sostenible”, afirma Umaña.

Este sistema es capaz de obtener 28 litros de agua al día, equivalentes a 840 mensuales, y unos 10.220 al año, todo sin generar algún daño en el medio ambiente. Funciona gracias a cuatro metros cuadrados de mallas que drenan el agua a tubos de guadua, los cuales dirigen el agua a un contenedor. Este artefacto cuenta con sensores que determinan la cantidad de agua que es recogida.

El éxito de este invento ha sido tal, que con tan solo dos prototipos, uno en Chipaque Cundinamarca, y el otro es La Belleza, Santander, logró ser finalista en el concurso Cemex TEC, llevado a cabo por el Tecnológico de Monterrey, una de las universidades más reconocidas de toda Latinoamérica.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO