El rincón de la nostalgia

El rincón de la nostalgia

26 de enero del 2014

Los videojuegos, películas, series animadas, y  los personajes de las tiras cómicas que traspasan la barrera de la realidad para convertirse en muñecos a escala tienen lugar en el mundo comercial.

Juan Pablo Barón y Sebastián Romero nunca se imaginaron que su afición por los comics, películas animadas y series de televisión, iba a cambiarles la vida, y fue así como en 2011 decidieron montar Rocket Store, un local especializado en ofrecer un variado surtido para los coleccionistas.

(Lea también: así funciona el negocio de los juguetes de segunda)

La tienda exhibe en sus vitrinas a personajes de Star Wars, Freddy Krueger, Hellraiser o Los Simpsons. El que la visite se dará cuenta que una parte de su infancia está allí. Kienyke.com entrevistó a estos amantes de vender y comprar productos de colección. Ellos cuentan qué fue lo más difícil de conseguir y su objeto más preciado.

Rocket store, Kienyke

¿Cómo surge la afición por las películas, series y todo ese tipo de cosas que los animaron a crear esta tienda?

Todos los que trabajamos aquí empezamos desde muy pequeños. Tuvimos influencias de familiares, de nuestros padres. Desde chicos nos mostraban películas. A mí por ejemplo me criaron con Star Wars y es una cosa que le recuerda a uno la infancia y le emociona. Cuando empezamos a coleccionar uno comienza a tener más, más y más, y las cosas se fueron dando. Montamos el negocio y asentarnos aquí. Ya tenemos una clientela que ya nos conocen.

¿Cuáles son esas series animadas que ustedes recuerdan en ese periodo en el que coleccionaban sin tener un almacén?

¡Guau! Son muchas. Los Motorratones era una de ellas, las Tortugas Ninja, El Capitán Centella; las series de Hanna Barbera como los Picapiedras, los Supersónicos, Jonny Quest; Tin Tín. Las películas viejas de Batman que hizo Tim Burton, las nuevas de Christopher Nolan; Star Wars y comics de Marvel y de DC: Superman, Spiderman, The Avengers, Hulk y los Zombies, el terror entra de una: Masacre en Texas, Halloween, Viernes 13, El Retorno de los Muertos Vivientes, entre otras.

Comienzan a coleccionar todos estos elementos y, ¿cuándo se dan cuenta que tienen muchos y que ya la casa no alcanza?

Al comienzo, Juan Pablo (el dueño) los exhibía en unas vitrinas que tenía en su casa y muchos de sus amigos iban y se interesaban en varias cosas. Incluso le decían que si las vendía y cuando ya nos dimos cuenta que no se veían bien en la vitrina, es cuando empieza a comprar más y más repisas. Supimos entonces que el apartamento no daba para más y había que vender las cosas. Eso  fue hace tres años.

Ya creando un local, ¿cuáles son los productos que pusieron en venta y que hasta hoy identifican la compañía?

Figuras de colección, desde antiguas como más modernas. Tenemos cosas para el hogar como relojes, mugs, vasos; comics. Vendemos ropa, retablos, películas en ediciones especiales y en ediciones normales; bandas sonoras, ropa interior para hombre y mujer. Manilla, Llaveros, estatuillas en ediciones especiales. Video juegos clásicos para consolas como Nintendo y Play Station.

Rocket store, Kienyke

Este billete representa la primer venta de Juan Pablo Barón y Sebastián Romero. Fue un llavero del guasón. 

Si uno quiere una consola de Nintendo clásica, ¿viene con los adaptadores correspondientes para los televisores de hoy?

Depende del Nintendo que quieras. Al comienzo el Nintendo no tenía la conexión de audio y video que tienen los televisores de hoy en día y debías comprar el famoso “marranito” o adaptador y eso lo conectabas al televisor. Después de un tiempo los adaptadores no se conseguían y empezaron a sacar esos Nintendos con el cable de audio y video. Actualmente se consiguen con el cable pero el precio depende mucho de si está en su caja original, si jamás ha sido usado, el estado en el que está, el estado de la caja. Un Nintendo en Estados Unidos  puede llegar a costar mil dólares con la caja destruida y estando sellado puede valer hasta cuatro mil dólares.

Ahora tenemos un Nintendo clásico. Está en su caja original y jamás ha sido usado. Ese funciona perfecto, viene con su cable, la consola, dos controles y el casete que incluye dos juegos: Mario Bros y Duck Hunt. Lo estamos vendiendo en quinientos mil pesos.

(Lea también: alquilan juguetes y les da resultado)

¿Se puede vivir de intercambiar y vender productos de colección?

Sí, es algo que a veces la gente no entiende. Yo digo que The History Channel le ha enseñado, en la actualidad, a todo el mundo sobre el arte de la colección. Digamos, si vendes una estampilla que esté en su caja, que sea bastante antigua, puedes comprarte tranquilamente un carro; también pasa que hay cosas cuyo valor no es el que la gente cree. Acá hay personas que traen una tortuga ninja en su caja original y le piden a uno cuatrocientos o quinientos mil pesos y si tú miras en el mercado puede estar en veinte mil pesos como mucho.

¿Cuál ha sido el mayor producto de colección que han venido a ofrecerles?

Hubo un señor que llegó y nos dijo que tenía unos familiares en Universal. Nos trajo unas figuras empacadas en su caja original del hombre nuclear. Son figuras que ya no se consiguen en ningún lado, y eso en internet llega a estar valorado en dos millones de pesos; cuando salió la tercera película de Harry Potter, hacían los estrenos y para la invitación te daban un canasto parecido a un kit de adivinación, entonces trae una bola de cristal y todo lo que tiene un mago para adivinar. De esos solo hay quinientos en el mundo y él nos trajo uno de ellos.

¿Cuánto pagaron por estos dos elementos de colección?

Fueron casi seiscientos mil pesos los que le pagamos a este cliente. Trajo más cosas que no eran tan difíciles de conseguir. Esta plata se la ganó con cosas que no le interesaban y que tenía guardadas en un altillo.

Rocket store, Kienyke

Dewback de Star Wars. El producto más caro de la tienda. Vale $1’100.000 pesos. 

Teniendo en cuenta que aquí no sólo se vive de comprarles a coleccionistas, ¿de dónde traen los otros productos?

Hay cosas que se traen de Estados Unidos. Hay otras que traemos de Japón, otras de China o depende mucho de dónde esté el producto. Digamos, nosotros traemos cosas por encargo y lo más lejos que nos ha tocado ir es a Alaska.

¿Qué es lo más caro que han vendido?

Fue una araña, tamaño real de los Gremlins. Esa araña la vendimos en cinco millones de pesos. Vino un coleccionista que estaba enamorado de ella y nosotros teníamos una pequeña. El señor me decía, “es que no tengo los cinco millones” y nosotros le decíamos que se llevara la pequeña. Era tanto el deseo de llevarse la grande que le dimos la oportunidad de pagarlo a cuotas y se fue feliz con su araña.

¿Vendieron algo muy barato y después se arrepintieron?

Normalmente vendemos ediciones especiales de películas que nosotros vendemos acorde a como estén en el mercado, pero de un día para otro suben terriblemente y quedamos como, ¡uy!, esa está muy cara, no la podemos volver a traer y las que vendimos fue a bajo costo. Había una edición especial de Drácula que subió de precio de un día para el otro.

¿Cuál es el producto de colección más destacado que tienen en el almacén?

Es un Dewback de Star Wars, es un sexto de la escala real. Es una estatuilla y es de la marca Sideshow, una de las mejores marcas en cuanto a figuras de colección. De estos hay como mil en todo el mundo y la que tenemos viene contramarcada, certificada y original. Trae unas maleticas en cuero. La base es en resina y tiene un precio de un millón cien mil pesos.

Rocket store, Kienyke

¿Se consideran un equipo de coleccionistas que está imponiendo este tipo de mercado a nivel local?

No diría que impulsores pero este mercado no se da mucho en Colombia pero se ha impulsado bastante. Hay ferias como el SOFA que nos ayuda bastante y hay tiendas que se colocan en esta feria. Si hacemos lo que mejor podemos y esto nos hace singulares.

¿Con cuál producto se han engüesado?

Trajimos una colección de figuras de una serie que se llama Batman VS Superman y eran los enemigos de estos dos superhéroes. Hay una enemiga que tiene habilidades con la electricidad. Trajimos una figura de ella creyendo que la rival de estos emblemáticos personajes iba a ser vendida de inmediato. Sigue aquí todavía; ahorita viene una película animada de la Liga de la Justicia en la que va a salir ella, entonces esperamos que de pronto tengamos la oportunidad de venderla.

¿Qué ha sido lo más difícil de conseguir?

Han habido hartos. Hay una edición especial de una figura de Caballeros del Zodiaco que la armadura es bañada  en oro. Fue un trabajo muy difícil de conseguir pero lo logramos y el cliente se fue satisfecho; salió también una edición de un personaje muy antiguo que se llama Venom de la Tierra X y también fue muy complicada de traerla porque la daban en una conferencia especial en San Diego (California) y hay muy pocas. Son cosas que uno consigue como en subasta o que le toca rebuscar muchísimo.

Tenemos unos recuadros con los que hacían la animación de las series antiguas. Esos sí los conseguimos pero por suerte porque el dueño del local, en un viaje a Los Ángeles, tuvo la oportunidad de estar en una subasta y fue el ganador de la subasta llevándose estos productos. Conseguir este tipo de cosas es difícil y más si es un personaje principal. Ahorita uno de estos recuadros que traiga a las Tortugas Ninja está en quinientos dólares. Nosotros tenemos aquí unos que tienen a Splinter o los Street Sharks, Cazafantasmas, Hulk, Wolverine, que son personajes principales y fue difícil conseguirlos.

¿Recuerdan el primer producto que vendieron?

Sí, fue un llavero con la cabeza del Guasón y tan pronto lo vendimos enmarcamos el billete a la entrada del local. Ese billete de diez mil pesos está ahí para recordarnos la primera venta.

Rocket store, Kienyke

¿Quiénes son los que más compran, los niños o los adultos?

Sí vienen niños, muchísimos, pero aquí compran más los papás de esos niños. Los padres vienen a decirle a los niños: “Mira esta serie era la que yo veía cuando pequeño, este es el Conde Pátula” y como hay cosas de esta época pero a los niños no les gusta tanto lo antiguo. Un niño teniendo en frente a Los de Hora de Aventura y a Hitman, pues obviamente se van por los primeros. Nuestro público tiende a ser mayor, jóvenes y adultos de 18 a 40 años.

¿Cuál es la recomendación que ustedes hacen teniendo en cuenta que muchos de estos productos de colección ya se pueden conseguir en Amazon o Ebay?

Siempre he dicho que las compras online son peligrosas si alguien no cuenta con la experiencia necesaria. No es como hacer cualquier compra. A nosotros nos pasó la de The Big Bang Theory, ya que compramos una varita de Harry Potter y nos llegaron acá con un palo horrible que no tenía nada que ver con el personaje; un amigo mío compró un Play Station Portátil, le llegó la caja perfecta pero cuando la abrió había un Game Boy. Son esas cosas que te dan desconfianza. Es peligroso comprar online y yo siempre le digo a la gente: es mejor tener a alguien a quien pelearle.

Cuando tú compras online, lo máximo que puedes hacer es calificar mal a la persona, ¿y quién te devuelve tu dinero?¿Qué haces con lo que te llegó que no era? Nosotros prestamos ese servicio también, de conseguir cualquier tipo de producto y siempre nos aseguramos de bastantes cosas como fijarnos en la calificación de la persona, de dónde son traídas las cosas. Nosotros les decimos a nuestros clientes: si quieren nosotros podemos correr el riesgo por usted.

¿Qué importancia tienen las redes sociales para posicionar un local como estos?

Demasiada, ahora todo se maneja por redes sociales. Nuestra página en Facebook siempre está en constante actualización. Siempre estamos intentando subir noticias sobre este mundo, la nueva mercancía, intentando responder preguntas. Tenemos Twitter, Instagram y siempre nos movemos por ese lado por lo que ahora todo el mundo está conectado.

En Facebook: Rocket Store, Tienda para Coleccionistas

En twitter: @RocketStore1