Cómo elegir entre dos o más propuestas de trabajo

15 de noviembre del 2017

No es recomendable estar en un trabajo bien remunerado si no tiene desarrollo profesional.

Trabajo

Poder optar entre dos o más ofertas de trabajo es una situación ideal para cualquier profesional. Sin embargo, cuando el caso se presenta, es difícil para el candidato tomar una decisión. Incluso, las dudas y temores pueden llegar a ser malos consejeros.

La mayoría de los colaboradores no sabe cómo evaluar y poner en la balanza los pro y contras de las ofertas laborales. Beltrán Benjumea, Managing Director de Michael Page, aconseja poner atención en tres puntos clave para decidir asertivamente:

Desarrollo profesional:

Al sentarse a conversar con el “próximo empleador”, es importante saber cuáles son las proyecciones de carrera a largo plazo dentro de la organización y cuáles son los beneficios que traerá el nuevo puesto para su desarrollo profesional.

Benjumea sostiene que “no es recomendable estar en un trabajo muy bien remunerado si no tiene desarrollo de carrera porque a largo plazo esto desmotiva al colaborador y produce desgaste tanto emocional como profesional. Lo ideal es estar en un trabajo que permita alcanzar objetivos profesionales tanto en el mediano como en el largo plazo”.

La cultura de la organización:

Es importante que el candidato se tome el tiempo de averiguar sobre ambas ofertas y sobre la reputación de cada una de las compañías. Los expertos señalan que es fundamental saber si los principios y ambiciones de cada organización coinciden con los propios.

“La pregunta clave que un candidato se debe hacer es si a esta compañía le puede confiar el futuro de su carrera. Si la respuesta es sí, lo ideal es hablar con otros empleados que trabajen o hayan trabajado ahí para tener una referencia de la cultura organizacional y sus valores, así como su ambiente laboral.

Saber cómo se comporta el resto de los colegas, el carácter del nuevo jefe, y si la visión y misión de la compañía está en la misma escala de valores que uno, son temas que no se pueden dejar de lado al momento de decidir dónde quiero trabajar”, agregó el consultor.

Equilibro entre el trabajo y el tiempo libre:

El candidato debe considerar los horarios y cómo los puede adaptar a la rutina diaria. Evaluar si el trabajo requerirá realizar horas extras con regularidad y los tiempos de traslados, son algunos puntos que se deben considerar al momento de elegir.

Benjumea, opina que la rutina laboral puede incidir en el tiempo que uno dispone para estar con la familia, los amigos, practicar algún deporte o hobby y agrega que, “a veces hay que sacrificar algunos aspectos personales, pero también es válido considerar qué tan dispuesto se está a que el trabajo afecte la vida personal”.

Si bien el sueldo e incentivos monetarios que pueda entregar una organización son factores relevantes al momento de decidirse por una oferta de trabajo, lo cierto es que los factores emocionales hoy juegan un rol aún más fundamental.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO