En 2017 el modelo de educación virtual creció un 98,9%

Foto: @PIXNIO

En 2017 el modelo de educación virtual creció un 98,9%

2 de enero del 2018

Según el Ministerio de Educación Nacional el número de matriculas de educación superior, modalidad virtual presentó un crecimiento desde 2011 (13,6) hasta 2014 (90%). Aunque en 2015 la tasa de crecimiento de las matrículas se moderó, en 2016 volvió a repuntar hasta llegar a 98,9%.

Además, un estudio encargado por la Universidad Politécnico Grancolombiano al Centro Nacional de Consultoría se logró determinar cuáles son los beneficios que los estudiantes notan durante su formación:

Los estudiantes reconocieron este modelo como uno de los más incluyentes. Además de que se ha nivelado la remuneración económica y la posibilidad de completar un ciclo educativo que fue interrumpido con la posibilidad de retomarlo para culminar una carrera profesional.

También notaron que hubo una eliminación de las barreras de acceso para grupos poblacionales específicos: Personas con discapacidad, personas que trabajan, barreras de desplazamiento, imposibilidad de migrar, madres cabezas de familia y personas de bajos recursos.

Otro beneficio es que la situación laboral de los egresados de educación virtual es similar a la de los egresados de educación presencial e incluso superior en aspectos como cargo, salario y tiempo de búsqueda de trabajo.

Además de la posibilidad de acceso en regiones apartadas de la geografía nacional a comunidades étnicas y municipios en los que la oferta de educación superior es escasa o nula.

Por otra parte, del total de estudiantes de la modalidad virtual el 86 % ingresó para obtener un título profesional y el 12 % ingresó para conseguir un título de tecnólogo. Las razones principales por las que decidieron inscribir a esa modalidad fueron la mayor disponibilidad de tiempo para atender responsabilidades laborales y familiares.

Adicional a esto, la muestra del estudio evidencia que únicamente el 27% de los egresados de la modalidad virtual tuvo que incurrir en gastos adicionales a la matrícula, principalmente para poder acceder al servicio de Internet, comprar computador y para aprender inglés.