¿En qué emprenden los colombianos?

5 de julio del 2018

El miedo es una respuesta natural que invade la mente ante algún peligro. Su origen puede situarse en algo que ya pasó, que está sucediendo o que podría pasar. El miedo al fracaso es uno de ellos, el cual implica temor a no lograr las metas, objetivos o deseos. Y este es uno de los principales […]

emprendimientos

El miedo es una respuesta natural que invade la mente ante algún peligro. Su origen puede situarse en algo que ya pasó, que está sucediendo o que podría pasar. El miedo al fracaso es uno de ellos, el cual implica temor a no lograr las metas, objetivos o deseos.

Y este es uno de los principales motivos de los colombianos al emprender, y es normal que lo sienta en muchos casos. En sus inicios una persona que desea emprender debe controlar de manera racional este miedo, sabiendo que las únicas personas que no fracasan nunca, son aquellas que nunca lo intentan. Así lo dice un proverbio chino: “el fracaso más grande es nunca haberlo intentado”.

Sin embargo, varios colombianos afrontaron los miedos y aceptaron el riesgo. Carmen Elisa Mateus, Coordinadora de la Unidad de Emprendimiento de la universidad libre aseguró que los emprendimientos informales, bienes o servicios de abarrotes, apps y tecnología, comercialización y venta de ropa son las tendencias que se presentan en la actualidad.

Aunque la mayoría de colombianos optan por estas ramas, aseguró que la clave para que estas iniciativas salgan adelante es que tengan un componente de innovación y tecnología. Para no desfallecer en el intento, aseguró que los emprendimientos deben tener los anteriores ingredientes y que “el emprendedor sienta gusto y pasión por lo que hace”.

De acuerdo con Confecámaras durante los primeros seis meses de 2017 se crearon 38.183 sociedades y 139.362 personas naturales productivas, esto representó el aumento de 8,3% en creación de empresas.

Mateus aclaró que pueden existir varios emprendimientos pero muchos de ellos se quedan en el llamado ‘valle de la muerte’. Expresión muy conocida en el mundo emprendedor que se refiere a las dificultades que existen para cubrir una caja “negativa” durante los primeras fases de toda empresa que nace, antes de que un producto o servicio genere ingresos reales con clientes.

Para la coordinadora, en el país hace falta una política pública que impulse a los emprendedores y a los nuevos empresarios en temas de impuestos y cargas prestacionales.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO