Impacto de la visita papal en economía colombiana

César Carrión / SIG Presidencia

Impacto de la visita papal en economía colombiana

8 de septiembre del 2017

El propósito del  sumo pontífice en Colombia es dejar un mensaje de reconciliación y esperanza. Acertado según especialistas por el momento trascendental que atraviesa el país tras el acuerdo de paz con el que se puso fin a 50 años de violencia con las Farc.

Sin embargo, se espera que la presencia del máximo jerarca de la Iglesia Católica también haga su “milagro” e impacte positivamente en la economía del país; específicamente en la confianza del consumidor. Es decir, en aquello que define la decisión de una persona en gastar o invertir en un producto o servicio, o guardarse la plata o no endeudarse.

Fedesarrollo publicó recientemente el Índice de Confianza del Consumidor de julio. Este aumentó 2,2 puntos porcentuales y se ubicó en -9,5%. Aunque continúa en rojo, presenta una dinámica creciente desde febrero de este año. 

Expertos explican que las encuestas a los consumidores prevén el comportamiento de la economía. Es decir que, cuando lo ciudadanos tienen una buena expectativa sobre el futuro, se refleja en los resultados. Por ello, si el futuro de la economía es negativo, se espera entonces una caída en la dinámica comercial.

Por este motivo, entendidos creen que la visita del Santo Padre puede contribuir a mejorar el panorama de los consumidores, para que la economía retome una curva ascendente más pronunciada. 

Para el secretario distrital de desarrollo económico de Bogotá, Juan Miguel Durán, aseguró que “esta activación económica es importante para todos los comerciantes y los bogotanos en general porque así reactivamos nuestra economía” , refiriéndose a que en la visita del Papa en Bogotá los ingresos serían hasta de 30 millones de dólares, representados en el gasto de los residentes, los visitantes de la región y los turistas; además se estima que el PIB trimestral de la capital incrementaría en 0,4 puntos porcentuales.

Los sectores más beneficiados, son los de hotelería y turismo, restaurantes, transporte aéreo y terrestre de pasajeros. También han aumentado las ventas callejeras; con el ”rebusque” los colombianos ofrecen objetos religiosos y recuerdos de la visita del sumo pontífice.

Finalmente, se prevé un impacto cercano a los 90 millones de dólares tras la visita del papa Francisco en las cuatro ciudades (Bogotá, Villavicencio, Medellín y Cartagena).