China, por la cabeza de los negocios occidentales

China, por la cabeza de los negocios occidentales

23 de julio del 2014

Las crisis económicas en varios países de Occidente no solo han dejado profundas reformas económicas. También empresas insignias han tenido que vender sus activos a inversionistas asiáticos para poder salvarse.

Se puede decir que en este momento China es la salvación para las industrias que no resistan el nivel de sus deudas.

El gigante asiático está demostrando su poderío como segunda potencia del mundo.

Su creciente ascenso industrial, el aumento de la cantidad de sus millonarios y las inversiones que hacen a nivel mundial, hacen pensar que  China será la primera potencia económica dentro de muy poco.

Pero todo crecimiento trae consecuencias. Las empresas chinas que han intentado expandirse por el mundo no lo han logrado.

El fuerte sigue siendo el mercado local para muchas de estas firmas que quieren abrirse al mundo pero no llaman la atención.

Entonces, ¿qué han hecho para ganar prestigio? Sencillo. Los inversionistas chinos de a poco se están metiendo en los grandes negocios de Occidente.

Con su poderosa chequera han hecho temblar a multinacionales y han tomado el control de empresas como Volvo y la Revista Forbes, grandes símbolos del capitalismo.

Estos grupos inversionistas no quieren empezar sus negocios desde cero. Saben que ubicarse mundialmente es complicado y el mercado local no es suficiente para ellos.

Economia China

Confianza en el modelo chino

Empresarios y analistas han manifestado dudas frente a las adquisiciones de los chinos. Existe el mito de que la calidad de los productos baja en manos chinas. Este prejuicio se ha disipado con el mejor ejemplo: Lenovo y su compra del negocio de computadores portátiles a IBM.

La última compró la división de computadores personales de la primera en el 2005.

Al principio las ventas no fueron las mejores. En dicho proceso Lenovo mantuvo en su nómina a ejecutivos claves de esta sección de IBM.

Las ventas de los computadores personales de Lenovo se duplicó, sobre todo en mercados emergentes. Le recortó terreno a competidores como HP y Dell hasta que los superó.

Cabe decir que el mercado de portátiles se ha visto  afectado por el auge de las tabletas. Habrá que ver cómo Lenovo reacciona a este auge.

Una fortaleza demostrada de las empresas que están bajo mando chino es que los gastos se disminuyen y la producción aumenta. Tal vez esa sea la magia de los chinos para crear negocios prósperos.

Otro caso. Esta vez en Italia. Su nombre hace pensar en marcas como Ferrari, Ducati y Gucci.

Pues bien, una de sus marcas más preciadas cayó en desgracia; Ferretti, fabricante de botes de lujo para millonarios.

Una fuerte deuda con los acreedores de la compañía los obligó a venderle al grupo chino Weichai, que compró el 75% de la compañía por 374 millones de euros.

La mayoría de estos recursos eran para refinanciar la deuda de los fabricantes de botes. Cabe aclarar que este grupo ha hecho también inversiones en pequeñas empresas de Europa dedicadas al sector de la náutica. Dicha inversión le significó a Italia entregar a China una de las marcas de lujo más importantes.

Volvo, la marca automotriz insignia de Suecia y que tiene una gran reputación mundial, le entregó parte de su negocio a Geely, marca de vehículos de China.

Volvo fabricó carros hasta 1999. En ese año vendió ese negocio a Ford Motor Company. Al no obtener los resultados esperados Ford decide salir de este y se lo vende al  Grupo Geely por 1384 millones de euros.

Esta ha sido la adquisición más grande por parte de una marca de vehículos de China.

Shuanghui Group, un fondo de inversión chino compró Smithfield Foods. Una de las principales empresas que provee productos derivados del cerdo en EEUU.  Esta empresa necesitó del capital chino para poder seguir en el negocios de los alimentos.  El grupo la compró por 5.504 millones de euros.

Integrated Whale Media Investments le apuesta a otro negocio. Este consorcio, ubicado en Hong Kong, llegó al rescate de la publicación más capitalista; la legendaria Revista Forbes.

Esta revista, que dese su fundación fue dirigida por la familia Forbes, no  resistió la crisis generada por la disminución en ingresos por publicidad.

En principio vendieron su sede en la ciudad de Nueva York pero no fue suficiente. El grupo inversionista que la adquirió busca renovar la presencia digital de la revista, lo que incluye una fuerte campaña en redes sociales y globalizarla mucho más.

Se especula que la venta fue por 300 millones de dólares. Forbes es famosa por sus listados de los más ricos del mundo, jóvenes más millonarios y deportistas mejor pagados, etc.

Pero no todos han sido casos de éxito para las empresas chinas. Algunas que apostaron por hacer inversiones y no adquisiciones, no han logrado el reconocimiento que buscaban.

El ejemplo más claro ha sido el de LiNing Co, marca deportiva que quiere competir con Adidas y Nike, pero en la calle al preguntar si saben que es LiNing Co, probablemente la respuesta sea negativa.

Economia China

Chinas exitosas

La empresa china que  ha logrado una posición mundial importante es Huawei. La tecnológica que se hizo famosa con sus módems y proveer redes de comunicación, ha llegado también a competir en el negocio de los teléfonos inteligentes. Sus inversiones mundiales siguen en crecimiento.

Otra tecnológica que ha pisado fuerte en el comercio electrónico es AliBaba. Sus acciones se cotizan en la tierra del ‘Tio Sam’ y le pisa los talones a eBay y Amazon. Alibaba controla diferentes portales de comercio en línea.

Seguramente cuando usted esté leyendo esto algún negocio se quedará en manos de chinos. Es de resaltar que el alto consumo de recursos por parte de esta nación, lo hace un mercado interesante para cualquier empresa, por eso  muchas veces los buscan para establecer contactos de negocio.  Habrá que esperar qué otra marca insignia de occidente pasará a manos chinas.