El colombiano que podría presidir el Banco Mundial

banco de la república

El colombiano que podría presidir el Banco Mundial

1 de febrero del 2019

Hace seis años un colombiano con mezcla de caleño y paisa se abrió campo en las elecciones para ser el presidente de una de las instituciones financieras más importantes del planeta, el Banco Mundial. “Cuando me llamaron por primera vez, mi reacción fue: ‘Están locos, porque me están pidiendo que participe en un proceso sesgado'”, dijo.

Aunque era la primera vez que 11 de los 24 directores de la Junta que representan a países emergentes y en desarrollo decidieran que tenía que haber candidatos de estos países, finalmente y como es tradicional desde 1946, el ganador fue el candidato que postuló Estados Unidos.

Luego de que el presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim anunció que dejará la presidencia, la contienda nuevamente se abrió, y en el sonajero de posibles candidatos para llevar las riendas de esta institución suena de nuevo el del codirector del Banco de la República de Colombia, José Antonio Ocampo, quien también ha sido ministro de Hacienda, de Agricultura, Secretario General Adjunto de la ONU para Asuntos Económicos y Sociales y una extensa e impecable hoja de vida.

De ser postulado nuevamente, Ocampo se enfrentaría posiblemente con la expresidenta de Chile, Michelle Bachelet, la ex CEO de Pepsi, Indra Nooyi, Ivanka Trump, entre otros. “El de 2012 fue un proceso interesante, desafortunadamente no fue transparente, era evidente el acuerdo que siempre ha habido entre Estados Unidos y Europa”, dijo en entrevista con KienyKe.com

“Europa se alineó con el candidato de Estados Unidos, el acuerdo es que el presidente del Banco Mundial es de Estados Unidos, y el director del Fondo Monetario Internacional es europeo, es un acuerdo que existe desde la creación de los organismos”, Ocampo.

“Un proceso diferente…”

Uno de los siete miembros de la Junta Directiva del banco de los colombianos recibió a KienyKe.com en su despacho en el centro de Bogotá. Una lujosa oficina ubicada en el sexto piso del icónico edificio color hueso y vinotinto de la capital. Las paredes tapizadas de libros, las sillas en cuero, y muebles de madera color castaño combinan con la alfombra beige del lugar.

Las fotos familiares no faltan, como él lo dice, Ana Lucía Lalinde y sus hijos Rocío Macarena, Juan Camilo y María José son el sentido de su vida. “Nunca ha tenido conflictos entre lo laboral y lo familiar, la relaciones familiares han sido maravillosas”, comentó.

“Creo que he sido un buen padre y también un buen esposo, a veces las familias tienen que acomodarse a las condiciones de sus miembros y tal vez lo más complicado conmigo son los viajes, sobre todo con mis cargos en las Naciones Unidas. Francamente nunca ha habido un conflicto entre el trabajo y la vida familiar”, expresó el economista.

De ser postulado, Ocampo espera que este año el proceso sea diferente y abierto. Pero aseguró con un parte de tranquilidad que cuando fue candidato en 2012 dejó por sentado que los países en desarrollo sí podían ser candidatos a la presidencia del Banco Mundial. Además de que en cualquier caso este debe ser un proceso competitivo como el de todos los organismos internacionales.

A pesar de la desventaja, recuerda que una de las cosas más simpáticas que pasó en 2012 fue que se filtró una evaluación que habían hecho los directores por la Unión Europea. “El resultado arrojó que los candidatos de los países en desarrollo éramos mejores que el candidato de EE.UU. y el actual presidente del banco.

Un banquero hecho a pulso

Aunque su madre falleció cuando él tenía tan solo tenía 14 años, asegura que fue el tiempo adecuado para inculcarle valores fundamentales, y uno de sus legados, además del amor y ternura fue el gusto por la lectura. Incluso, se convirtió en el bibliotecario de su papá.

A su padre, se podría decir que le debe quien es hoy en día. Su papá fue uno de los fundadores de la Facultad de Medicina de la Universidad del Valle y del Hospital del mismo departamento. Además, también fue ministro como lo ha sido Ocampo pero de Salud y luego de Educación.

De su época de colegio recuerda que era evidente su gusto por las matemáticas y al salir de estudiar se quiso inclinar por la física pero nadie lo apoyó, por eso se encaminó por la ingeniería eléctrica pero rápidamente se dio cuenta que no era lo suyo. Finalmente resultó que quería estudiar Sociología en la Univesidad Nacional, pero su padre tenía algo preparado.

“Mi papá hizo algo que yo agradezco muchísimo en la vida: ‘nunca me dijo no'”, José Antonio Ocampo.

El  brinco de la física a la sociología surgió porque en esa época estaban a flor de piel los movimientos sociales y estudiantiles de todo tipo (1968). Cuando le comunicó la decisión a su padre él guardó silencio y en tres semana le dijo: “Ya estás admitido para estudiar sociología en Estados Unidos en la Universidad de Notre Dame”, cuenta entre risas.

La univesidad tenía la facilidad de poder hacer dos carreras en una y su papá le recomendó estudiar economía y este fue el origen de todo. “Realmente me gustó más la economía y así terminé en este paseo”, contó a KienyKe.com. Finalmente Ocampo asegura que el clave del éxito es la disciplina. “Uno tiene que ser una persona disciplinada, yo soy quizá lo soy excesivamente”.

Para que Ocampo retome su carrera por la presidencia del Banco Mundial, debe ser candidatizado como ocurrió en 2012. En ese sentido, el medio Financial Times destaca su labor en la junta directiva del banco central y en la presidencia del Comité de Políticas de Desarrollo de la ONU. Los directores ejecutivos podrán presentar sus postulaciones a partir del 7 de febrero y hasta el 14 de marzo.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO