Jóvenes convierten objetos comunes en sistemas inteligentes

11 de julio del 2017

Gracias a la tecnología de impresión de sistemas electrónicos, una mesa normal puede reconocer un plato de sopa caliente por medio de un sensor de temperatura y mantenerlo así

Jóvenes convierten objetos comunes en sistemas inteligentes

Foto: Agencia Universidad Nacional

Gracias a la tecnología de impresión de sistemas electrónicos, una mesa normal puede reconocer un plato de sopa caliente por medio de un sensor de temperatura y mantenerlo así, o enfriar un vaso de jugo. Incluso, mediante una pantalla táctil es posible ordenar la comida desde la mesa y pagarla.

De esta forma, la mesa detecta lo que está en ella, reacciona a la temperatura, interactúa con el usuario y se puede comunicar con otros sistemas, convirtiéndose en un sistema inteligente. Así lo explica Giovanni Niño, instructor del Club de Ciencia Estructuras Múltiples de la Universidad Nacional de Colombia.

Según el ingeniero Niño, en Colombia la impresión 3D también se puede emplear en una rama que se llama “manufactura aditiva”, que se refiere a construir cosas por capas.

La tecnología 3D suele usarse en estructuras, como por ejemplo en un engranaje o un componente mecánico; también se pueden construir circuitos eléctricos: se ponen las capas de los materiales conductores y no conductores y eso basta para construir antenas, sensores y baterías con todo el sistema de conexión.

Un ejemplo de dicho sistema es un muñeco que se imprimió en policarbonato por tecnología 3D, y después se le dibujó el esqueleto con una impresión electrónica que inyecta tinta de plata conductora. Cuando se conecta a una batería pequeña se enciende el dibujo de plata haciendo llamativo el juguete para Halloween.

Lo que se les enseña a los jóvenes en el Club de Ciencia es la combinación de impresión 3D con la estructura y la impresión de sistemas electrónicos. Es importante que se den cuenta de que con cosas muy sencillas se pueden crear sistemas complejos y útiles, asegura el ingeniero Niño.

Otro ejercicio consistió en crear tecnologías de vestir o diseño de vestidos inteligentes con una batería o pila pequeña, un controlador, diferentes luces led, un sensor de luz y un switch con el que se cambia el modo de operación.

Dentro de las actividades del club se les enseñó a coser con un hilo conductor de electricidad el dibujo de un vestido diseñado en un papel. Se puede “construir” ropa con luces, con controladores, con sensores de temperatura, e incluso con cargadores para celdas solares, es decir prendas para motociclistas o ciclistas que muestren las “direccionales”, o que sirvan para cargar el celular u otros dispositivos.

Ellos se dieron cuenta de que solo es cuestión de tener conocimientos básicos y con creatividad se pueden logran muchas cosas.

Al final del curso los jóvenes van a crear en grupo su propio prototipo. Algunos harán una mesa inteligente, otros un casco con sensores de impacto para direccionales o una casa inteligente con paneles solares en la que los sensores se prenden y apagan automáticamente.

“Estos muchachos van a ser los ingenieros del mañana. La experiencia ha sido muy interesante porque ellos no tienen una predisposición a las cosas, entonces están abiertos a escuchar, son más receptivos, la idea es motivarlos para que conozcan la ingeniería, hay mucho por hacer en el país”, concluye el ingeniero.

“La iniciativa del Club de Ciencia Estructuras Múltiples forma parte del programa de apropiación social del conocimiento. Tenemos la responsabilidad de difundir y divulgar los conocimientos que se generan en la Institución, y en esta ocasión vamos a trabajar con los más jóvenes. El objetivo es que los niños vean cómo se hace ciencia, haciendo ciencia”, anunció el profesor Jairo Alexis Rodríguez, director de Investigación y Extensión de la U.N.

Clubes de Ciencia es una iniciativa que busca acercar el mundo de la investigación de punta a jóvenes colombianos, para convertir la ciencia en un tema cotidiano. Más de 1.200 niños de colegios y universidades públicas participaron en la tercera versión de Clubes de Ciencia, en Bogotá, Medellín, Cali, Bucaramanga, Neiva, Túquerres, Manizales y Pereira, además de algunos proyectos especiales en La Guajira y en Arauca.

Tomado de Agencia U. Nacional

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO