La diferencia entre emprender y perseverar

La diferencia entre emprender y perseverar

14 de octubre del 2017

El entusiasmo es común, la perseverancia no es decir: muchos se pueden entusiasmar con una idea, un proyecto, un emprendimiento, una dieta y verdaderamente estar motivados.

Las famosas resoluciones del 1ero de enero son un ejemplo de esto, pero son pocos los que tienen la perseverancia para continuar aún cuando el cuerpo no quiera o veamos las adversidades y retos difíciles de superar.

No es sólo ser optimista y tener entusiasmo, porque esta fuente de energía tiene limites, es tu compromiso y tu lealtad a ser constante y perseverante lo que hará la diferencia entre quienes logran o no logran los grandes acometidos.

Son aquellos quienes se mantienen constantes los que alcanzan las metas, el logro es de quienes nunca se rinden.

La perseverancia de aquellos, quienes realmente quieren hacer su camino “it’s doing what you love”. Es por ello que el talento es importante, pero dos veces mas importante es el esfuerzo que le pones.

Quien se esfuerza tiene una ventaja frente a quien solo depende de su talento. Eso es lo que hace la diferencia, gente que quiere esforzarse. Es válido quien quiere ver otras fronteras o quien se va, pero más importante es quien está aquí o quien viene, aquel que sabe que es difícil, que puede sentirse desmoralizado, desalentado o tener miedo, tal vez todo esto junto, pero es aquí donde quiere estar.

Esa pasión no necesariamente significa desarrollar un negocio exitoso o ser rico, tal vez forma parte “de”, pero la pasión que da la constancia y la perseverancia, la define tu deseo de estar en un lugar y hacer algo que te gusta, inclusive cuando parece que no tiene sentido seguir intentando.

Tal vez no lo puedas explicar, porque la pasión a fin de cuentas es una emoción, ninguna emoción es fácil de entender, ni si quiera para quien la siente, solo se denota cuando sonríes y te brillan los ojos.

Con información de Analítica