Las crisis económicas son una oportunidad para hacer crecer negocio

Las crisis económicas son una oportunidad para hacer crecer negocio

1 de febrero del 2017

Por Edith Gómez – Editora Gananci.com

Un refrán popular dice “en tiempos de crisis, prevalecen los verdaderos líderes”. Ahora es el momento ideal para poner en práctica la sabiduría popular.

Ya estamos en enero y nuestras mentes están poco organizadas después del caótico cierre del año 2016. Y esto no es todo, el año nuevo nos ha recibido con el aumento de numerosos bienes y servicios, cuyo impacto se reflejará en la economía de todo el mundo.

Definitivamente, el panorama puede tener un peor desenlace si incluimos la victoria del presidente Trump en las últimas elecciones, ya que antes de asumir la presidencia ha dado declaraciones sobre el endurecimiento de políticas proteccionistas, políticas migratorias y la elección de singulares personajes para el gabinete presidencial. No obstante, aunque la economía pueda tener indicadores negativos no debemos entrar en pánico; aunque suene cliché, las crisis significan una oportunidad más que una amenaza y debemos enfrentarlas así.

Desde el punto de vista de emprendedor e inclusive de empleado, la situación puede complicarse ya que deberá invertirse más dinero de lo que normalmente se gastaría, y es muy posible que en los próximos meses tengamos que reajustar el presupuesto para estar preparados frente a cualquier panorama y al que deberemos adaptarnos, por supuesto que bajo esta premisa necesitamos cuidar nuestro empleo, al contribuir de forma productiva con la empresa en la que trabajamos.

Con respecto a las finanzas personales, debemos cuidar en qué gastamos nuestros ingresos, por ejemplo debe evitarse asignar recursos en compras innecesarias, y mientras sea posible evitar gastos menores. En las épocas próximas a crisis, es de vital importancia revisar los compromisos económicos y evitar el endeudamiento con los créditos de consumo.

Debemos recordar que la compensación que reciben los empleados por su empeño laboral no debe limitarse a la remuneración que reciben quincenal o mensualmente, también deben incluirse otros factores como los beneficios y prestaciones dependiendo de cada caso, desde seguros médicos, vales de despensa, incentivos de corto plazo, bonos, planes de retención a largo plazo e incluso el ambiente de trabajo y tener un buen jefe, pueden considerarse parte de esta complicada ecuación.

Algunas empresas pueden verse forzadas a modificar sus sistemas de prestaciones por cambios fiscales, mientras que otras deben ajustar la compensación total para garantizar al empleado una remuneración equilibrada basada en su desempeño laboral. Esto no es exclusivo de las empresas, también de los propios colaboradores, quienes juegan un papel importante en el éxito de los programas de compensación integral.

Desde el punto de vista empresario o empleador, es importante prestar atención a solo lo necesario, vigilar con lupa las inversiones, erradicar los reprocesos y minimizar los gastos, centrarse en la productividad rentable sin descuidar nunca la atención al cliente. En esta clase de situaciones aunque no suene lógico, la mejor inversión que puede realizarse es en su gente.