Las empresas colombianas que le dan la pelea a las multinacionales

Las empresas colombianas que le dan la pelea a las multinacionales

15 de Octubre del 2013

Como Goliat, las multinacionales son rivales colosales, ganadoras de muchas batallas en los cinco continentes, que explotan los beneficios de la globalización, invierten intensamente en la formación de su personal, tienen la capacidad para diseñar ataques estratégicos en múltiples niveles buscando ser líderes en los mercados en que compiten.

Pero en Colombia, como en cualquier otro país, hay marcas locales que tienen una tarea difícil, pero no imposible. Como David, las marcas Totto, Superricas, Nacional de Chocolates, Jolie de Vogue y Colombina son el ejemplo de cómo un retador pequeño puede desafiar a líderes y emporios transnacionales. Muchas de ellas han alcanzado un funcionamiento envidiable, lo que les ha dado la posibilidad de diversificar su mercado para llegar a otros territorios. Kienyke.com habló con sus representantes.

Colombina, Bon bon bum, Kienyke

El sabor es infinito

Mentas heladas, Coffee Delight, Choco Break, pirulitos o el famoso Bon Bon Bum, son tan solo cinco de los productos con los que la marca nacional Colombina ha mantenido su vigencia durante más de 85 años.

En la actualidad, la empresa vende y comercializa una exitosa gama de productos propios. Tiene una amplia red de distribución. Cubre todo el territorio nacional. José Fernando Ochoa , vicepresidente de mercadeo de Colombina, cree que el éxito se produce gracias al posicionamiento estratégico en el manejo de la marca. Por ejemplo, desde 2004 se han hecho campañas que le permiten a la compañía llegar al corazón de los colombianos con un portafolio de alimentos de confitería, chocolatería, galletería, helados, snacks, conservas, salsas, compotas, enlatados y últimamente cárnicos, de calidad, sabor, distribución y precio cómodo.

“Buscamos que Colombina sea una compañía que acompaña al consumidor en todas las etapas de su vida y de su día. Nuestros productos están presentes desde el desayuno hasta la cena, con marcas de galletas, salsas varias y mermeladas. Y en el transcurso del día ofrecemos una amplia variedad de productos indulgentes en confitería, chocolatería  galletas y heladería. Hace unos meses lanzamos nuestra marca de alimentos para bebés Críos, acompañando a los consumidores desde que empiezan su etapa de alimentación generando una recordación y fidelidad de marca”, dice Ochoa.

Este año la compañía vallecaucana anunció un acuerdo de compra con C.I. COMEXA S.A., empresa dedicada a las salsas y materias primas de ají picante, para incorporar a su estructura comercial en Colombia y a nivel internacional los productos picantes de la marca Amazon. También incursionó hace pocos meses en el sector de las bebidas al concretar una alianza con Livsmart, para el desarrollo, fabricación, comercialización y distribución de bebidas saludables. De esta manera, ingresó como jugador en el mercado, fortaleciendo su portafolio de alimentos en el territorio colombiano.

José Fernando Ochoa, de Colombina, dice que con el nuevo modelo de diversificación esperan crecer a finales de año por encima del 10 % en ventas totales. “En la medida que haya la necesidad, pensaremos en expandir las plantas de producción a sitios donde exista la competitividad idónea para poder ampliar cada vez más nuestra empresa”.

Totto, Kienyke

Haciendo maletas están en 21 países

En 1989 nació una de las compañías más reconocidas en el país y América Latina: Totto. Reconocida por la fabricación de maletines, ropa y accesorios tiene más de 400 tiendas en toda la región, emplea a más de dos mil personas y a otras cinco mil a través de su modelo de franquicia y tiene presencia en 21 países.

Teniendo al mercado colombiano asegurado, desde hace 21 años Totto viene impulsando su modelo de franquicia en Costa Rica, Aruba, Bahamas, Bolivia, Chile, Curazao, Ecuador, El Salvador, España, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Perú, Portugal, Puerto Rico, República Dominicana, Saint Marteen, Trinidad y Tobago y Venezuela.

“La compañía en la actualidad está presente en todas las ciudades a nivel nacional a través de franquicias  y puntos directos, siendo el líder del mercado en la categoría de maletines”, dice Juan Vásquez, gerente corporativo de mercadeo de Totto.

Según sus representantes, desde sus comienzos esta compañía ha logrado ampliar su gama de productos con diseños novedosos en sus tradicionales maletines. “Nos caracteriza el aire descomplicado, aventurero e informal de los diseños”.

La marca creció 20 por ciento en 2012, tiene el objetivo de concretar negocios en distintos nichos de mercado y llegar con sus morrales a otras naciones del continente europeo como Grecia. Vásquez dice que “cuando se ve la oportunidad en el mercado mundial para una marca como esta, se da uno cuenta que hay que mejorar los portafolios y fortalecer la marca, y más teniendo en cuenta que se ha realizado una gran estrategia de crecimiento”.

Jolie de Vogue, Kienyke

Los cosméticos colombianos que tienen el respaldo de L’Oréal

En Bogotá un laboratorio de cosméticos fue inaugurado en 1955 con el objetivo de satisfacer las necesidades de belleza y vanidad de los colombianos. Desde ese entonces se lanzó el mercado de los esmaltes para uñas, removedor y lápices de cejas de la marca. Años después complementaron su línea con sombras para ojos, lápices labiales y cremas para manos entre otros.

Desde 2012 la empresa francesa líder mundial en la fabricación de cosméticos L’Oréal firmó un contrató con el grupo colombiano que en años anteriores alcanzó ventas cercanas a los $50 mil millones de pesos.

Según Carlos Chaves, Vicepresidente de Laboratorios Cosméticos Vogue SAS., la marca se ha caracterizado desde 1997 como pionera en América Latina por ofrecer beneficios de hidratación y humectación en la piel.

“Adicionalmente Jolie de Vogue sigue siendo protagonista en los mayores eventos de moda y belleza en Colombia y otros países.  Así mismo seguimos siendo patrocinadores del Concurso Nacional de Belleza y Directores de la Franquicia de Miss Universo para Colombia”.

La marca conserva su gran portafolio y es promovida actualmente por toda la región. Se prevé que sus ventas lleguen a los $90 mil millones, un incremento del 35% si se compara con el 2012.

Chaves, de Jolie de Vogue, asegura que desde hace más de 20 años la marca cuenta con “representantes exclusivos” en varios países de la región, quienes se encargan de llevarla al consumidor final por medio de diferentes canales de distribución como Supermercados, Tiendas Especializadas de Belleza, Farmacias, etc. “En Costa Rica comercializamos la marca por catálogo”, puntualizó.

Super Ricas, Kienyke

Nueve años enfrentando la dura competencia de Fritolay

Comestibles Ricos S.A., produce el Todo Rico y las famosas papas de pollo Superricas desde hace 52 años. Los dueños de la compañía dicen que han tenido que sortear una fuerte competencia con la multinacional Frito Lay. En la actualidad el mercado de los snacks es controlado en un 60% por esta empresa que compró, posteriormente a Industria Gran Colombia, que pertenecía al grupo Savoy, dueña de la marca Jack’s Snack (gudis, chitos, boliqueso, manimoto). Y más adelante, Industrias y Pasabocas Margarita, que se había convertido en su principal competidor.

Con este complejo panorama los empresarios bogotanos han dicho que “por nada del mundo” venderán la compañía a ninguna multinacional que esta desaparezca como ha ocurrido con otras empresas. Llevan nueve año demostrando que la compañía no está pintada en la pared.

Le apuestan a las papas de pollo como su producto estelar y desde hace unos años han lanzado y mantenido productos en el mercado como las papas con sabor a costilla, el Todo Rico Criollo o los Taja Miel.

El año pasado, las ventas de Comestibles Ricos subieron el 12,5 por ciento, llegando a los $108.000 millones de pesos.”El 70% de nuestras ventas son tienda a tienda. Por otro lado con los proveedores mantenemos nuestra materia prima, empaques, negociaciones de largo plazo y acuerdos con el despacho de pedidos. Por último, con el consumidor, asumiendo mayor espacio en las góndolas de las grandes superficies, con mayor presencia y promociones que involucran los intereses de la familia”, dice uno de los representantes de la compañía.

Nacional de chocolates, Chocolatina Jet, Kienyke

Jet, la más recordada entre nosotros

De acuerdo con la última encuesta realizada por la firma Invamer-Gallup respecto a las marcas más recordadas por los colombianos, Jet registra el primer lugar en todas las categorías con un 87% entre niños y jóvenes. Después de 50 años mantiene vigente la conexión emocional con sus consumidores.

La Compañía Nacional de Chocolates, del grupo antioqueño Nutresa es propietaria de la chocolatina más querida por los colombianos. Para Lina María Hoyos, Jefe de Marca de Chocolates Jet, actualmente la marca presenta crecimientos importantes en ventas en volumen con una tendencia positiva en el mercado.“Es una marca a la que se le tienen grandes y robustas apuestas tanto desde el punto de vista de innovación, comunicación e interacción con el consumidor como de expansión en otros mercados y categorías”, señaló.

Para este año se proyecta la venta de 200 millones de chocolatinas con un crecimiento en la distribución cercano al 10% teniendo en cuenta que en 2012 hubo una reducción del 25 % en el precio por unidad de la chocolatina tradicional, al pasar de $400 a $300.

También la estrategia apunta a mantener el 70 % de participación en el mercado de chocolatinas y el 30 % de la marca Jet. Por departamentos, Cundinamarca, Antioquia, y Valle del Cauca son las regiones con más consumo de chocolatinas en el país.

JET se encuentra actualmente en Ecuador, Panamá, El Salvador, Canadá, USA y el Caribe, y según sus representantes quiere continuar con su expansión consolidándose cada día más en estos mercados. “Definitivamente la fuerza, los valores y credenciales de Jet han contribuido a que la marca se posicione en otros mercados, por encima de empresas extranjeras”.

Twitter: @cahurtadokyk

Lea también: ¿Por qué se acabaron estas tradicionales marcas?

La guerra de los sándwich en Colombia

Los pequeños clientes que le ganaron a las grandes marcas