Las propinas: principal razón para sancionar a los restaurantes

5 de diciembre del 2013

¿Qué famoso establecimiento ha recibido la mayor sanción en 2013?

Restaurante, propina, kienyke

A propósito de las nuevas denuncias de varios consumidores sobre el cobro no consentido de “cover” en el Restaurante Mirador La Paloma en la Vía Bogotá – La Calera, Kienyke.com habló con la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) que, en materia de protección al consumidor, ha sancionado en 2013 a varios establecimientos comerciales que incurrieron en falta de información y/o publicidad engañosa.

Hasta octubre del 2013 la Dirección de  Investigaciones de Protección al Consumidor impuso sanciones por $180’190.000 pesos. Algunas demandas no se encuentran en firme, toda vez que están pendientes de resolver los recursos de reposición interpuestos.

Estos los casos más representativos de 2013, organizados desde la multa más alta hasta la menor:

Restaurante Crepes & Waffles, Kienyke

Crepes and Waffles

El 3 de mayo de 2012, la SIC realizó una visita de inspección a un conocido establecimiento ubicado en la carrera 10 No. 27-91 local 233 en el centro de Bogotá. Posteriormente, el 16 de mayo de ese mismo año inició un oficio de actuación administrativa porque a la entrada del establecimiento existe un aviso de advertencia sobre la voluntariedad de la propina, pero en este no indicaba la destinación que se le da a la propina; adicionalmente la carta de menú se encontraba en inglés.

(Lea también: Español denuncia estafa en restaurante de La Calera)

La respuesta de Crepes

La compañía argumentó que dio cumplimiento estricto a la reglamentación de ley en cuanto a las cartas, listas de productos y listas de precios, incorporando el texto estipulado así como el enunciado a la entrada del establecimiento para el cobro de propina.

También manifestaron que cuando el cliente ingresa a uno de los establecimientos al momento de ser atendido por uno de los empleados se le facilita una carta en español donde se encuentra la voluntariedad de la propina y el derecho que se tiene para modificarla o cancelarla, de igual manera para evidenciar el destino que se le da a la propina, todo esto antes de efectuar el correspondiente pedido.

Así mismo, argumenta el restaurante, finalizado el consumo el cliente solicita la cuenta y ante eso, el mesero se presenta y le pregunta si desea incluir el valor del servicio en el total. Agrega que todas sus cartas y listas de precios son en español, pero que para facilitar la comprensión de clientes extranjeros diseñaron menús en inglés que no se convierten en una carta o lista de precios sino en un documento informativo.

La decisión

Para fijar la multa, el organismo estatal tomó el promedio de personas que visitaron ese local durante nueve meses (110.000 personas) y consideró que sabiendo que la firma contaba hasta ese entonces con 38 restaurantes y 17 heladerías, el número de afectados es considerable.

Para la SIC, si bien este local de comidas adoptó medidas en cuanto a la advertencia de voluntariedad de la propina, no pudo manejar hasta ese entonces una solución adecuada y en idioma español con el respectivo precio de venta de cada producto.

Teniendo en cuenta que la cadena no resolvió inmediatamente el tema relacionado al menú en inglés (ofrecido solamente en el centro internacional de Bogotá), la SIC impuso el pasado 23 de febrero una multa a Crepes and Waffles por $58’950.000 pesos y obligó al local afectado a retirar inmediatamente dicha carta.

Restaurante La Fogata, Kienyke

Restaurante La Fogata (Armenia)

Funcionarios de la Superindustria visitaron el 19 de junio de 2012 las instalaciones de este restaurante con el objeto de verificar el cumplimiento de las disposiciones sobre la protección al consumidor.

Encontraron que no se encontraba el aviso de cumplimiento de la modalidad de propina en los textos de las cartas, ni en la entrada al establecimiento de comercio.

Requirió a partir de esa fecha que se entregara información adecuada a los clientes respecto al carácter voluntario de la propina.

La respuesta

El establecimiento dijo que publicó un aviso a los consumidores respecto al carácter voluntario de la propina, y que a su vez indicó al cliente de manera verbal y a través de su personal dicho cobro.

La sanción

El 31 de enero de este año La SIC decidió imponer una multa a la sociedad La Fogata por $14’737.500 teniendo en cuenta que los dueños del negocio hicieron llegar documentos que no correspondían a los solicitados y no corrigieron los avisos una vez conocida la infracción.

Restaurante La Vecindad, Kienyke

Restaurante La Vecindad 

El restaurante, que abrió sus puertas en 2009, indicó que por simple desconocimiento de las circulares expedidas meses antes de la inspección no había actualizado el texto de la leyenda en facturas, cartas y en el aviso a la entrada del establecimiento. Respondió que si bien las cartas de precios no contaban con el IVA incluido a modo de leyenda, también “se pudo probar que el valor total que cancelaban  los consumidores es el que se encontraba sugerido en la carta.”

Por otra parte solicitó que en caso de ser sancionada, se tuviera en cuenta que es una pequeña empresa, que no tiene antecedentes de sanciones y que ha colaborado activamente con la administración; reconoció también la falta cometida y que entre otras acciones hizo la actualización pertinente al aviso de propinas antes de la expedición del pliego de cargos.

La decisión

El organismo  encontró que a pesar de no ser recurrente en infracciones, el establecimiento incumplió con unas leyes establecidas. Fue por esto que decidió el pasado 28 de febrero imponer una multa a la sociedad Vecindad de Charlie por valor de 1’179.000 pesos al haber violado las normas referentes al estatuto del consumidor.

Restaurante A la leña, Kienyke

Restaurante A la leña 

En cumplimiento de la inspección, vigilancia y control, del 9 de julio de 2012 la Superindustria realizó una visita al restaurante A la Leña ubicado en Manizales, encontrando hechos que presuntamente vulneran los derechos de los consumidores.

Descubrió que el local habría omitido el deber legal de suministrar información veraz y suficiente a los consumidores en relación con el derecho a saber cuánta propina deben pagar.

El representante legal de la sociedad investigada presentó descargos probando que “una vez presentada la visita por el funcionario de la SIC, el restaurante procedió de manera inmediata acatar las recomendaciones y sugerencias impartidas.”

(Lea también: restaurante La Paloma demandará a bloguero)

La SIC decidió el 21 de marzo de 2013 multar por la suma de $589.500 pesos a este restaurante por considerar que infringió las normas del estatuto de protección al consumidor. La multa es baja en este caso teniendo en cuenta la dimensión de la empresa y sus clientes.

Infografia sanciones restaurantes, Kienyke

La advertencia de la SIC

Recientemente la Superintendencia de Industria y Comercio lanzó una dura advertencia a todos los propietarios de restaurantes, bares y demás establecimientos del país para que cumplan las normas establecidas por Estatuto del Consumidor en materia de información oportuna, veraz, suficiente e idónea sobre los productos, bienes y servicios ofrecidos, así como de los cobros adicionales como propinas y “cover”.

“No nos temblará la mano para sancionar a quienes abusen de los derechos de los consumidores en este tipo de establecimientos. A pesar de que en Colombia no hay normas que obliguen a los restaurantes a cobrar una determinada suma por la comida o los servicios que prestan, la ley es clara en la obligación que tienen los propietarios de informar de forma anticipada y veraz sobre el valor de los productos que venden, los cobros de “cover” y la voluntariedad de las propinas”, aseguró el Superintendente de Industria y Comercio, Pablo Felipe Robledo.

En Twitter: @cahurtadokyk

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO