Lía Samantha, canta y crea ropa que aleja las malas energías

Lía Samantha, canta y crea ropa que aleja las malas energías

10 de julio del 2015

Lía Samantha pertenece a esa rara especie de artistas que sorprende con su talento en más de un área, en su caso, la música y la moda. Llegó a los escenarios a través del reggae con Voodoo Souljah’s –banda de la que es vocalista–, pero saltó a la fama con la marca de ropa que hoy lleva su nombre.

Este año busca consolidar su esencia con un espectáculo que promete una experiencia multisensorial en los eventos locales e internacionales a los que ha sido invitada. Sin embargo, para entender su propuesta, es necesario conocer sus comienzos. Aquí está su historia.

¿Música o moda?

Lía nació hace 34 años en Bogotá, pero sus raíces provienen de las tierras chocoanas de Condoto. Heredó sus dos pasiones de su abuela, cantadora y modista, y de su padre, sastre, aunque se inclinó, primordialmente, por el lado musical.

A los 11 años conformó su primer grupo de rap con su primo, razón por la que más tarde, en 1996, fundó su primera marca de ropa, ‘Familia Ayara’, con la que ganó gran reconocimiento entre aquellos que incursionaban en el mundo del hip-hop.

Abrió su primera tienda en San Andresito de la 38 y comenzó a diseñar con base en las sugerencias de sus clientes. Hoy, esa marca identifica a su fundación social que motiva a los niños y jóvenes de las cárceles de menores “a ver el arte como una opción que cura los problemas del alma”.

Tras este intento, Lía continuó diseñando sin ser consciente de su proyección hasta que un amigo le sugirió que eligiera la moda como carrera, por lo que se inscribió en la CUN –Corporación Unificada Nacional de Educación Superior–. Al inicio tuvo algunos problemas, “no entendía absolutamente nada del patronaje”, pero luego se encontró con la historia del traje y se dejó llevar, “me di cuenta de que mis ganas de comunicar a través de la ropa no eran superficiales y entendí que los cambios sociales también influyen en la forma de vestir”.

Entonces, comenzó a gestar una marca más cercana a su personalidad y a sus orígenes que, a la vez, le sirvió para financiar su carrera; pero llegó el momento en el que su lado musical prevaleció y tuvo que abandonar sus estudios para dedicarse a su banda.

Con Voodoo Souljah’s emprendió diversas giras que la mantuvieron ocupada por mucho tiempo y, en el 2009, durante una visita a Canadá para presentarse en el Manisfesto Fest, se tropezó con las coloridas telas africanas que se comercializan en barrios de inmigrantes y que, por supuesto, trajo a Colombia. “Cuando llegué les mostré esas telas a mis amigas, entre ellas, Goyo de ChocQuibTown y se enamoraron”.

Desde ese momento, Lía volvió a consolidarse como diseñadora de sus amistades y de sí misma, de forma que el público común que asistía a sus conciertos también comenzó a tomarla como referente de estilo.

La llegada inesperada de la fama

En este punto, Lía había comenzado a importar telas provenientes de Uganda, Angola, Congo y otras partes de África, pues aprendió a apreciar más que su colorido. “Nuestros ancestros africanos pensaban que las malas energías viajaban en línea recta, entonces al estar vestidos con colores y patrones asimétricos, las dispersaban. Yo soy una gran creyente de las energías y sé que estas telas tienen un poder increíble”. Esto lo transmitió en sus colecciones pero, a pesar de que le iba bien con este nuevo enfoque, se encontró con que no lograba extender su negocio.

Entonces, se enteró de la convocatoria de una revista que patrocinaba anualmente a un nuevo diseñador para mostrar su colección en Colombiamoda y quiso aplicar, pero como no tenía el diploma de grado –un requisito para participar–, tuvo que descartar la idea.

Para su sorpresa, poco después fue contactada por Inexmoda que la invitó a la feria del 2014. “Me puse a llorar de la emoción, recordé esos días en los que me tocó abandonar la universidad… no me siento orgullosa de haberlo hecho”. Y tras desfilar en el gran evento, su nombre saltó a la luz.

Ahora, distribuye su ropa en cuatro ciudades del país y viste a una mayor cantidad de celebridades como Claudia Lozano, Mabel Lara, Adriana Lucía, Martina La Peligrosa, Alejandra Azcárate, Tego Calderón, entre otros.

El futuro de Lía Samantha

“No quiero esperar para presentar mis colecciones y mi proyecto musical”, es lo que Lía dice cuando se le pregunta sobre su futuro. Por eso, promete que a partir de la feria ‘Slow Motiv’ que se llevará a cabo el 9 de julio en Bogotá, su música va a estar siempre en el show de sus pasarelas.

Además, su apretada agenda cuenta con invitaciones para el resto del año en Cali, Barranquilla, Los Ángeles, Ámsterdam y Moscú, entre otras ciudades del mundo.

De esta forma, Lía es actualmente el exponente principal de la moda afrocolombiana y su historia es motivo de inspiración tanto para nuevos talentos como para organizadores. Gracias a ella, la afamada revista que convocaba únicamente a diseñadores con diploma decidió eliminar este requisito, a lo que ella agrega con un gesto de revolucionaria: “Alguien que tenga la capacidad, la fuerza y que trabaje responsablemente para ir a mostrarlo, debe ser apoyado. Estoy cambiando las cosas y así debe ser”.