La empresaria que no quiere ser millonaria

31 de enero del 2015

“Quiero servir a la comunidad y cambiar el mundo”, dice Lida Pabón.

Lida Pabon

-Creía que  la industria solo le interesaba la plata, pero después me di cuenta que a partir de ahí se podía cambiar el mundo-.

Así piensa Lida Pabón luego de asumir el reto de continuar el legado de su padre en Pinturas Tito Pabón, una de las empresas del sector ferretero con mayor crecimiento y mejor posicionadas en Colombia.

Lea también: De los chistes a la fritanga. Perfil de Don Jediondo empresario

Pero antes de convertirse en una reconocida industrial, Lida fue docente de literatura durante casi 30 años en diversos colegios de Bogotá. Estudió español e inglés en la Universidad Pedagógica y luego se especializó en literatura latinoamericana en la Universidad Javeriana. También estudió resolución de conflictos en España y literatura inglesa en Estados Unidos.  Lea también: La lechonería que conquistó internet

Con una voz gruesa, pero un lenguaje casi filosófico, Lida explica a KienyKe.com que la “industria sin arte y sin innovación,  no progresa”. En efecto, Pabón no es empresaria común. No le interesa ser la más rica o poderosa. Su misión –dice Lida– es servir a la comunidad y cambiar el mundo, el principal legado de su padre, don Tito Pabón, quien falleció en 1999. Lea también: Colombianos, exitosos y menores de 35 años

Lida se describe como una persona soñadora que cree en el mundo y en el potencial de las personas. “En –la empresa- Tito Pabón no hay discriminación. Se recibe personas de todas las edades o sin experiencia. Aunque requiere algo de tiempo, todos podemos aprender y seguir soñando”, dice esta empresaria apasionada por el arte, la literatura y el cine.

Lida Pabón, gerente de pinturas Tito Pabón

Lida Pabón, gerente de Pinturas Tito Pabón. 

¿Cualquier persona puede trabajar en Tito Pabón?

-En la industria tú puedes formar maravillosas personas y lograr mejorar la vida de las personas. Entonces, en nuestra empresa contratamos a personas jóvenes y viejas. Aquí hay inclusión, no exclusión. No importa quién eres, mientras hagas bien tu trabajo.  Me he dado cuenta que todos podemos si queremos. Se invierte un poco de tiempo pero se logra-.

¿Cómo fue el pasó de la docencia a industria?

-Luego de la muerte de mi padre, mi mamá, quien nunca había trabajado, decide ser empresaria a los 66 años y luchar por continuar el legado de mi padre. Hace ocho años me pensionaron porque me fallaba la voz. Mi papá falleció de cáncer en las cuerdas vocales, entonces debía cuidarme. Mi mamá fue la que me apoyó para asumiera la empresa-.

Aunque reconoce que al principio le dio tristeza dejar los salones de clase, Lida pronto se dio cuenta que podía  continuar con la enseñanza, pero esta vez a través de la industria. “Se puede hacer una industria pedagógica, educada y se preocupe por el desarrollo de las personas”, dice.

También está preocupada para que la industria se interese por el cuidado del medio ambiente. De hecho, en el marco de la décima versión del Hay Festival 2015 en Cartagena, que se celebra entre el 29 de enero y primero de febrero, patrocina artistas para que realicen pinturas que luego serán subastadas para arborizar la Sierra Nevada de Santa Marta.

Esta iniciativa consiste en una exposición de pinturas de artistas reconocidos o de aquellos que nunca habían pintado en tono profesional, pero cuyas creaciones merecen ser compartidas con el público.

Las mejores obras se expondrán y subastarán para reunir recursos para el cuidado del medio ambiente.  “Se creó un espació inclusivo en el que los artistas podían pintar, y quienes no han  pintado nunca también lo hicieran. Todo es en honor a la naturaleza y a la vida”, asegura Pabón.

Lida Pabón, gerente de pinturas Tito Pabón

Basados en una constante búsqueda de la excelencia y un objetivo innovador, Lida Pabón ha logrado imponer conceptos novedosos a sus productos.

Pinturas Tito Pabón no sólo se ha enfocado en la producción de vinilos de alta calidad para decorar las casas y oficinas, lanzó recientemente su línea ecológica ‘Ojo de poeta’, que es bajo en metales y no produce un olor, que permite a los artistas pintar en lienzos.

“También tenemos una línea ecológica y saludable, que no daña el medio ambiente. Aquí está recién pintado y no huele a nada”, dice Pabón mientras enseña las paredes blancas de su modesto apartamento en el norte de Bogotá. Este producto –cuenta la docente empresaria– es ideal para no afectar o incomodar personas que tengan complicaciones respiratorias.

¿Cuál considera qué es el reto de una empresa familiar?

-El reto de una empresa familiar es que el sueño continúe por generaciones, que cada uno entienda que esto es un legado, un legado de bendición, un legado para bendecir a otros porque hemos nacido bendecidos al tener unos  padres que fueron capaces de servirle a otros, y que ese legado de bendición se debe continuar y respetar-.

¿Qué caracteriza a Lida Pabón como una líder empresarial?

Que uno crea en lo que hace, para ser líder primero que todo tiene que esforzarse un poquito más que los demás pero además de eso debe creer en lo que hace.

¿En qué consiste el programa de herencia verde?

Herencia verde es una línea de productos que nació a raíz de una investigación de muchas especies nativas colombianas. Nosotros contratamos biólogos que fueron e investigaron pájaros, árboles y flores típicos de nuestra región. Esos pájaros y arboles típicos de nuestra región, de ellos nos inspiramos en el color. Entonces, formamos un carta de colores, inspirada en la realidad del color, la naturaleza, que es perfecta.

Las metas de Lida Pabón para este año son ambiciosas, pero no tienen que ver con dinero. A parte de culminar su último laboratorio de última tecnología que sea amigable con el medio ambiente, planea convertir a Pinturas Tito Pabón en una suerte de universidad donde los mejores estudiantes podrán realizar sus investigaciones científicas.

Solo tiene una condición para quienes estén interesados: “se debe innovar para solucionar problemas de las personas. Siempre debe ser esa la razón de ser. No, hacer por hacer”, puntualiza.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO