La gerencia debe escuchar

28 de febrero del 2019

Conozca a Liz Margaret Álvarez Calderón, gerente del IDEA

La gerencia debe escuchar

Nadie tiene la fórmula única para realizar una buena gerencia y menos en entidades públicas. Pero lo que sí puede afirmarse es que cada ejecutivo le imprime su personalidad a la gestión, con base en principios en los que cree para lograr los resultados esperados.

Saber escuchar al equipo de trabajo y clientes es uno de los principios gerenciales en los que cree Liz Margaret Álvarez Calderón, gerente del Instituto para el Desarrollo de Antioquia, IDEA. Ella, con 4 meses en el cargo, es abogada de profesión y está aquí como resultado de una carrera hecha paso a paso en el sector público.

Cabe anotar que antes de ingresar al IDEA, Álvarez se desempeñó en diferentes cargos como asesora de la Gobernación de Antioquia (2018), Secretaria Privada (2018), Secretaria de Minas (2016-2017) y Secretaria de Productividad y Competitividad (2016) de la misma entidad. Trabajó como Secretaria de Gobierno y  Servicios Administrativos de los municipios de San Jerónimo y Caramanta y en la Procuraduría Provincial de Puerto Berrío.  Igualmente, ha sido asesora y consultora en derecho público de diversas entidades.

“Es una vocación que puede manifestarse en campos muy amplios y mis especialidades son lo administrativo, financiero y la contratación. En mi vida profesional he ejercido la administración pública desde lo municipal y nacional, y en la Gobernación de Antioquia he podido estar al frente de importantes proyectos y sectores”, explicó la funcionaria.

Aprender y tener criterio para la toma de decisiones, además de saber escuchar, son otros dos pilares fundamentales para la gerente, y por los cuales quiere dejar huella. “Que recuerden una gestión transparente en donde lo más importante es el respeto a la gente, a nuestros clientes y, sobre todo, a nuestros  funcionarios, porque creo que el logro del crecimiento institucional es un trabajo en equipo y ello nos permitirá ser artífices del desarrollo departamental”, anotó.

Con una vida dedicada al servicio público, ¿cómo lo define ella? “El servicio público es una vocación que no tiene fecha de caducidad. Seguiré cumpliendo mi propósito desde donde esté, aportando estrategias innovadoras que ayuden y desarrollen a las comunidades”, puntualizó la funcionaria.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO