Los hoteles de la iglesia católica en Colombia

4 de octubre del 2013

Quedan en Villa de Leyva, Fusagasugá, Buga y Melgar, y estos son sus costos, planes y atractivos.

El Duruelo, Kienyke

El lunes pasado y por primera vez en sus 125 años de historia, el Banco del Vaticano publicó su estado financiero. En estas cifras se pudo constatar que no sólo es una entidad sana en sus cuentas sino que a través de las donaciones, ofrendas e inversiones ha ganado más de $221 mil 600 millones de pesos en 2012.

No es para menos. La entidad administra los recursos de la Santa Sede y contribuye al financiamiento de las iglesias con mayores necesidades económicas ubicadas en los países más pobres.

Se estima también que El Vaticano puede tener un patrimonio material avaluado en US$15 mil 582 millones de dólares. En este inventario se pueden encontrar miles de propiedades entre las que se destacan lujosos monasterios y casas de reposo.

Como de limosnas o diezmos no se vive, las comunidades religiosas de todo el mundo han tomado decisiones importantes: invertir en finca raíz y reconvertir sus históricos aposentos en hoteles de paso. Unos fastuosos, otros austeros, pero todos con un beneficio económico.

la iglesia colombiana no es ajena a esta estrategia. Kienyke.com encontró seis reconocidos hoteles, hospederías o casas de retiro en Villa de Leyva, Fusagasugá, Buga y Melgar, propiedad de comunidades religiosas, en los que se descansa y algo se deja en las arcas del señor.

Hospedería Monticelo, Kienyke

El Duruelo

En Villa de Leyva se encuentran tal vez los paisajes más bellos de Colombia. Aquí el aporte arquitectónico es valioso para el turista nacional y extranjero. Uno de los lugares más exclusivos del municipio boyacense es la Hospedería y Centro de Convenciones Duruelo. Es un conjunto de casas antiguas y viejos monasterios donde los peregrinos descansaban en 1973. Ahora se mezcla la importancia histórica del lugar con el turismo y servicio hotelero. Es propiedad de la Orden de Carmelitas descalzos.

Hay cerca de 93 habitaciones, cinco salones y  seis salas para reuniones, tres restaurante como Buganviles, el Restaurante Típico y el Restaurante Bar Chimenea. Cuenta con uno de los  spa más completo de la región, Duruelo Spa; también con un gimnasio, sala de belleza y zona húmeda con cuatro piscinas; turco, jacuzzi, sauna y duchas de hidromasaje.

Aunque en su esencia la Orden de Carmelitos Descalzos tienen una regla: retornar a la vida centrada en Dios con toda sencillez y pobreza, este complejo hotelero no es económico.

El Duruelo, Kienyke

Costos

Suite presidencial/Plan romántico (dos personas)

Pasar tres noches y dos días en este hotel sale por $2 millones 730 mil pesos. Incluye alojamiento, impuestos, seguros hoteleros, zonas húmedas y parqueadero. Las comidas van por cuenta del cliente. Eso sí, si es un plan de pareja le ofrecen decoración, desayuno, cena romántica, recorrido en caballo por las calles de Villa de Leyva y un masaje.

Si su plan es de negocios o por simple turismo, el hotel le deja la noche en $530 mil pesos.

Hotel Casa del peregrino, Kienyke

Casa del Peregrino en Buga. 

La Fundación Casa del Peregrino es una entidad sin ánimo de lucro, creada por la Congregación de Padres Redentoristas para atender a los peregrinos y devotos del señor de los milagros. Cuenta con almacén y librería religiosa.

Un trabajador del lugar dice que uno de los objetivos de la actividad comercial del lugar “es fomentar el culto al Señor de los Milagros, colaborar con la formación de los seminaristas de la comunidad de los Misioneros Redentoristas que atienden este santuario y apoyar las obras sociales de la Basílica, como por ejemplo, la construcción de vivienda para familias de escasos recursos económicos”.

El turismo particular también es una apuesta para esta comunidad religiosa. El hotel se encuentra en la ciudad de Guadalajara de Buga, en la plazoleta de la Basílica del Señor de los Milagros de Buga; tiene centro médico, alojamiento para grupos, librería, artículos religiosos, parqueadero privado, salones de eventos sociales y empresariales, turismo religioso, habitaciones y restaurante.

Una noche para dos personas, en temporada baja, vale $93 mil pesos y el visitante tiene derecho a desayuno, impuestos y parqueadero.

Monasterio La Candelaria, Posada San Agustín, Kienyke

Posada San Agustín

En Ráquira, al igual que en muchos municipios y ciudades de Boyacá, se encuentran varios hoteles y centros religiosos. En esta zona del país la Orden de Agustinos Recoletos tiene su posada, su nombre: San Agustín. Administradores del sitio aseguran que el Centro de Espiritualidad ofrece sus servicios a comunidades religiosas y parroquiales, movimientos laicales, y grupos que busquen un lugar para realizar ejercicios espirituales, encuentros de oración, convivencias, congresos y asambleas.

Pero si usted no tiene nada que ver con la Iglesia Católica y quiere descansar y disfrutar de las instalaciones, puede hacerlo. En temporada baja una noche sale por $186 mil pesos. Se tiene derecho a televisión por cable. Las comidas se cancelan por aparte; si el plan es romántico el lugar cuenta con habitaciones especiales dotadas de zonas húmedas. El precio: $300 mil pesos.

Monasterio Santo Ecce Homo, Kienyke

Convento Santo Eccehomo

Volvemos a Villa de Leyva (Boyacá), este lugar de reflexión es de los Padres Dominicos y fue fundado en el año 1620, en su época era utilizado para evangelizar a todos los indígenas de la región, su construcción es un patrimonio arquitectónico de la región.

Un habitante de la zona dice que el sitio “posee un misterioso encanto y una mezcla de gusto y temor produce recorrer su amplio patio, su iglesia, su cementerio, sus dormitorios. Es, sin duda, una reliquia arquitectónica y cultural”.

Es uno de los lugares más austeros para hospedarse. No hay habitaciones sencillas, sólo habitaciones múltiples con camarotes para ocho personas. El valor por persona es de 40 mil pesos, el desayuno $12 mil pesos, el almuerzo $15 mil pesos y la comida $12 mil pesos, no están incluidos.

“Sí usted quiere ir con su pareja podemos conseguirle flores, decoramos la habitación y le damos una botella de vino”, asegura uno de los trabajadores del lugar.

Finca El Reposo

Cuentan que este lugar es una “obra apostólica” de los hermanos de las Escuelas cristianas, adscritas al proyecto educativo de la Salle. Se construyó en 1963. Cuenta con seis modalidades de servicios: retiros espirituales, eventos sociales, conferencias y seminarios, familiar y recreativo, alojamiento y restaurante.

Las habitaciones son de acomodación múltiple, con baño privado, closet, mesa de noche, lámpara de sobremesa, ventilador.En total son nueve habitaciones que tienen la capacidad para albergar a 40 personas.

“Ofrecemos servicios de excelente calidad para la realización de eventos académicos, espirituales, pastorales, culturales, sociales y recreativos a nivel institucional, empresarial y familiar”. Por persona, la estadía en este lugar saldría por unos $150 mil pesos la noche.
Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO