Siete increíbles historias de célebres ganadores de la lotería

Siete increíbles historias de célebres ganadores de la lotería

19 de Diciembre del 2013

¿Ganarse la lotería? ¿Qué haría con tanto dinero? A estas siete personas el haber contado con suerte les cambió drásticamente su destino. Uno de ellos no le contó a su mujer, otro se suicidó pensando que el billete se había vencido y varios se hicieron millonarios luego de soñar con los números.

Frane Selak, Kienyke

Un hombre con suerte

Sobrevivió al descarrilamiento de un tren, un año después el avión en el que iba perdió una puerta, meses después el bus en el que viajaba se accidentó; su coche entró en llamas y resistió dos accidentes más.  Luego se ganó un millón de dólares comprando la lotería. Esta es la historia de cómo el hombre más desafortunado del mundo volcó su suerte. Frane Selak, nacido en 1929, es un profesor de música croata que se hizo famoso por escapar a varios accidentes mortales:

  • En enero de 1962 Selak viajaba en tren de Sarajevo a Dubrovnik. Sin embargo, el tren se descarriló de repente sumergiéndose en un río helado, 17 pasajeros murieron. Selak logró escapar, solo sufrió una fractura en el brazo, raspaduras y moretones menores.
  • Al año siguiente, durante un viaje que realizaba desde Zagreb a Rijeka, la puerta de la cabina del avión en el que iba se desprendió, sacando inmediatamente al piloto. Murieron 19 personas pero él sobrevivió.
  • En 1966 viajaba en un autobús. Este se estrelló y se hundió en un río. Otras cuatro personas murieron, pero Selak logró escapar ileso.
  • En 1970 se las arregló para escapar de su coche, el cual estaba en llamas por un derrame de combustible.
  • En 1973 otro de los coches de Selak se incendió. No sufrió lesiones pero perdió la mayor parte de su cabello.
  • En 1995 fue atropellado por un autobús, pero una vez más, sufrió heridas leves.
  • En 1996 logró evadir a un camión que se aproximaba. Su carro se fue por un acantilado y se las arregló para aterrizar en un árbol mientras su carro explotó 300 metros por debajo de él.

(Lea también: Ganar la lotería acabó con sus vidas)

Pero en 2003, al parecer, los dioses revisaron su caso. Ganó $2.000 millones de pesos en la lotería croata. “Yo sé que Dios me estuvo mirando durante todos estos años”, dijo. Se negó a grabar un comercial de Doritos en Australia porque le tocaba volar en avión. “No quería poner a prueba mi suerte.  Antes que desafortunado, prefiere que le llamen el hombre más afortunado del mundo.

Donna Campbell, Kienyke

Se gana la lotería y no le cuenta a su mujer

En 2007, Donna Campbell comenzó a sospechar de su marido, Arnim Ramdass, cuando empezó a mantener el televisor apagado y la línea telefónica desconectada. Sus sospechas aumentaron cuando se encontró con una tarjeta felicitándola por la compra de su nueva casa. Campbell no tenía conocimiento de que su marido escondía un secreto de $1.000 millones de pesos.  Sabiendo que su pareja era un comprador habitual de lotería decidió revisar por internet y encontró el nombre de su compañero junto con el de 17 personas más que se habían ganado un premio cercano a los $22.000 millones de pesos. “Esta es una persona que durante años ha gastado el dinero del matrimonio jugando a la lotería y en los casinos, y siempre perdía(…) y ahora que finalmente gana trata de ocultárselo a su esposa”, dijo el abogado de Campbell. Resultado de esto, Donna Campbell demandó a su marido reclamando parte del premio de la lotería. Él huyó y hasta la fecha ella no ha podido presentar el divorcio.

Derek Ladner, Kienyke

Se ganó la lotería dos veces en una semana

Dejar las llaves en casa, olvidar el celular en la oficina o dejar de pagar los servicios puede ser sinónimo de descuido; sin embargo, para el británico Derek Ladner su falta de memoria le dio la suerte para ganarse dos veces la lotería. Según el diario The Guardian , Ladner jugó sus números habituales en julio de este año. Se ganó $1.300 millones de dólares.

(Lea también: ¿Qué harían los famosos si se ganaran el Baloto?)

La alegría fue doble cuando, una semana después,  Ladner encontró en su bolsillo otro boleto con los mismos números, para el mismo sorteo, con lo que se multiplicaron sus ganancias a $2.600 millones de pesos. “Los dos premios no pudieron haber llegado en un mejor momento. Estábamos haciendo planes para nuestra jubilación y esto nos permitirá disfrutar mucho más de nosotros y nuestras familias”, explicó el dichoso ganador.

Carl Atwood, Kienyke

Se gana la lotería y horas después lo atropella un camión

El 22 de enero de 2004, Carl Atwood de 73 años, supo que había ganado $120 millones de pesos de la lotería de Indiana (Estados Unidos). Atwood murió atropellado por una camioneta horas después de la grabación del programa televisivo en el que se le hacía entrega de su premio. Con el consentimiento de la familia, el premio fue transmitido días después. Concluyó con una fotografía del ganador acompañada de un texto:”En memoria de Carl Atwood.” El día que Atwood recibió el premio dijo que “estaba muy agradecido y que jamás había pensado salir del programa con esta cantidad de dinero con lo que se compraría un carro  bonito.”

William Bud, Kienyke

Ganó $32 mil millones de pesos, lo demandó todo el mundo, se fue a la quiebra y murió.

William ‘Bud’ Post ganó una cifra cercana a los $32 mil millones de pesos con la lotería de Pennsylvania en 1988 y decidió ayudar a su familia que, en cambio, se dedicó a destruirlo. Su hermano contrató a un asesino para que lo matara y así poder heredar su fortuna, su novia lo demandó intentando adquirir parte del premio y otros familiares le aconsejaron que invirtiera en negocios que lo llevaron a la bancarrota. Post terminó en la cárcel por haberle disparado a un hombre que llegó a su casa a cobrarle una cuenta y eventualmente se endeudó tanto que se declaró en quiebra. Vivió de la Seguridad Social que le brindó el estado de Pennsylvania y murió debido a complicaciones respiratorias.

Loteria, Kienyke

Luego de soñarse el número, se ganó dos veces la lotería

Muchos ganadores exitosos de la lotería han dicho que los números les llegaron por sueños. Literalmente se despertaron con cinco o seis números en la cabeza, compraron el billete y ganaron. A los 86 años de edad María Wollens, de Toronto, es ejemplo de ello. Fue en el 2006 que, después de ver un billete de lotería y un gran cheque en un sueño decidió aventurarse.

El sueño le dio para ganarse el premio gordo en dos oportunidades. Recibió un total de $1.800 millones de pesos.

Timothy Obrien, suicidio, Kienyke

Se suicidó por solo $150.000 pesos 

Un ganador trágico. En 1995 Timothy O’Brien se disparó en la cabeza creyendo que el número del billete de la lotería nacional de Gran Bretaña que compró cinco semanas antes del sorteo había expirado. Cometió un error fatal. Su boleto no se había vencido. De todas formas no se habría ganado los $6.800 millones de pesos ya  que solo cuatro de sus números habituales se emparejaron con los seis que estaban en juego. La suma que se le habría consignado correspondía a $150.000 pesos.

Con información de Oddee