La vivienda impulsó la economía del país, dice el ministro Henao

La vivienda impulsó la economía del país, dice el ministro Henao

24 de diciembre del 2013

El gobierno, y especialmente el ministro Luis Felipe Henao, “sacan pecho” por el plan de vivienda gratis que antes de finalizar este año habrá entregado 40 mil viviendas. Y otras 60 mil en el 2014.

Henao reemplazó a Germán Vargas Lleras, forjador de la iniciativa, que tiene tintes políticos y clientelistas –según los críticos- pero que en los análisis reales ha servido para impulsar el crecimiento de la economía del país.

Pensaría uno que todo el mundo anda contento, pero hay gente que no lo está, el senador Robledo entre otros…

Al senador Robledo le gusta más destruir que construir, como destruyeron a Bogotá en la administración que él apoyó (la de Samuel Moreno).

Quiso destruir la ley de vivienda no aprobándola, quiso destruir la ley de vivienda desinformando, diciendo que las viviendas no iban a ser gratuitas, quiso destruir la ley de vivienda diciendo que había quedado en manos de muy pocos contratistas cuando hay más de 110 contratistas.

Según el Dane crecemos entre un 15 y un 20 %, y la única explicación para jalonar así la economía son las 100 mil viviendas.

Cuando salga el PIB de edificaciones esperamos que el sector que más crezca sea éste, gracias a todo el aporte que dio vivienda. Mientras la economía creció este año alrededor del 4.5 %, vivienda creció entre un 15 y 20%.

Lo anterior significa: Primero, que las 100 mil viviendas dispararon la construcción en el país; segundo, que el subsidio a la tasa fue un éxito; tercero, que se están moviendo las industrias que tienen que ver con este sector como el cemento, el acero y la mampostería.

¿Y cuál es el pero que le ponen al plan?

El pero que le pone el doctor Robledo es que las 100 mil deberían entregarse en el 2013, y eso no es como soplar y hacer botellas. Que estamos demorados. Le cuento al país que las casas que construimos son viviendas de calidad, y tienen un ADN de clase media.

Yo creo que haber sacado una ley que apenas cumplió un año; haber licitado 4.2 billones de pesos y no haber tenido una sola queja de corrupción; terminar este año casi 40 mil viviendas terminadas; jalonar la economía, eso es cumplir sobremanera y nos convierte en el gran ministerio ejecutor.

Luis Felipe Henao, Ministro Vivienda, Kienyke

Una crítica reiterada es que se estarían utilizando esas viviendas para la campaña política de Santos o la del ministro Vargas Lleras…

Quien hace una mala utilización de ese plan es el senador Robledo, atacando un programa tan exitoso. Como su campaña se basa en la destrucción y no en la construcción, como nunca ha habido una propuesta en la ley de vivienda para construir un mejor país en este sentido, él quiere atacarlo y convertirlo en un tema político, no técnico.

Acá no hay ningún tinte político y lo pueden confirmar la procuraduria y todos los organismos de control.

Señor ministro, ¿Cómo es posible que el gobierno y el ministerio hagan ostentación de las 100 mil viviendas y no reconstruyan Gramalote?

Esa crítica tiene toda la razón. Yo creo que el proceso de Gramalote fue demasiado lento. Lastimosamente eso no está en cabeza del Ministerio de Vivienda sino del Fondo de Adaptación, pero entiendo que presentaron una solución.

¿Y qué pasa con el Fondo de Adaptación, demostración de la ineficiencia oficial?

Tiene toda la razón. Hubo una demora muy importante en la escogencia de los lotes, que conllevó a que se retrasaran todas las etapas de ejecución. Tengo que ser totalmente autocrítico, cuando hablamos de realidades.

En síntesis, señor ministro ¿ termina muy bien el año para usted, para el Ministerio de Vivienda y para el Estado en este sector?

Yo termino feliz porque va a ser el sector que más ha estimulado la economía: es el sector que más está impulsando empleo; estamos jalonando más de 20 industrias; vamos a terminar más de 40 mil viviendas, y terminamos la licitación para 86 mil más para uno y dos salarios mínimos, para que el trabajador no pague arriendo sino que pague su casa desde 200 mil pesos. Yo creo que semejante esfuerzo no se había visto en el país.

¿De dónde saca la plata?

De los impuestos de todos, del presupuesto nacional.

¿Y eso tan fácil –piensa uno- por qué no se hizo antes?

No sé. Esto fue un proceso complicado de sacar una ley, de ponerla a pensar, diseñarla, obtener la financiación. Lo mismo pasa con las 100 mil viviendas gratuitas y lo mismo pasará con las viviendas para uno y dos salarios mínimos.