Si hacer mercado es una tarea que le molesta, tiene que leer esto

Si hacer mercado es una tarea que le molesta, tiene que leer esto

17 de septiembre del 2015

¿Ha calculado cuánto tiempo gasta en hacer mercado a la semana o al mes? Esa tarea cada vez se hace más difícil por las interminables y largas filas para pagar sus productos, el tráfico que encuentra en la calle, por la inseguridad y hasta el cansancio de una jornada laboral que termina en medio de estantes de productos.

Lea también: El mundo cambió, la economía también. ¡Es hora de que todos colaboren!

Pero pueda que alguien, o en este caso algo, haga esa tarea indispensable por usted.

Mercadoni, una app ideada por cinco extranjeros radicados en Colombia, es capaz de ayudarle a ahorrar el tiempo que gasta en un supermercado, para que usted lo dedique a otros asuntos.

Lea también:La app colombiana que cuenta con la bendición de Apple

KienyKe.com hablo con el portugués Antonio Nunes, uno de los socios de Mercadoni, quien junto a Pedro Freire (otro portugués), un español y un italiano, son la cabeza de esta nueva iniciativa.

“En 2012 llegamos con Pedro para crear Linio Colombia, una de las redes más importante de comercio electrónico, pero nos percatamos que había una categoría de producto que se llamaba ‘Supermercado’ y que necesitaba una solución especial. Así nació Mercadoni” dijo Nunes.

Mercadoni-2

Antonio está seguro de que el colombiano promedio destina entre tres y cuatro horas a la semana realizando mercado, tiempo que puede ser aprovechado en otras actividades o el descanso. “Queremos resumirle esas cuatro horas semanales en cinco minutos de su tiempo”.

¿Cómo funciona Mercadoni?

Puede utilizarla descargándola en su smartphone o a través del sitio web www.mercadoni.com.co. Usted seleccionará el supermercado de su preferencia, con marcas como Colsubsidio, Surtifruver, Gastronomy Marker, Makro, Drogas la Rebaja entre otros.

”Tenemos cerca de 16 opciones de mercado. Los últimos aliados que hace poco se unieron fueron la Plaza de mercado de Paloquemao y la cadena de café estadounidense Starbucks” expresó Antonio.

El usuario, en seguida, empieza a escoger los productos y añadirlos a un carrito digital: puede elegir las cantidades que requiere de ese mismo producto.

Después decide a qué hora quiere que el producto llegue a su casa. Puede pagar en efectivo o con tarjeta débito o crédito cuando llegue el mercado a la puerta de su casa. Incluso en la página web hay un mecanismo de pago on-line.

“Si usted es de las amas de casa que es muy celosa con su mercado, que en cuanto a verduras o frutas se refiere es muy cuidadosa al seleccionarlas, en la misma aplicación o en la web cada producto tiene una nota donde usted puede escribir las especificaciones de entrega de ese mercado” dijo Antonio quien entiende que los productos que elija tienen que llegar como lo pida el cliente, pues es la promesa clave a la cual están apuntando.

“El tope mínimo para compras es de $10.000 o $20.000 dependiendo del supermercado. Y el máximo el que desee la persona; hemos realizado entregas de mercados por más de un millón de pesos”

Mercadoni tiene cerca de 100 pilotos ubicados en seis zonas especificas de la ciudad, ellos son las personas que entregan el pedido a la hora especificada por el cliente. Han sido seleccionados cuidadosamente por los cuatro socios de la compañía, la mayoría son universitarios, pensionados o amas de casa que de alguna manera se benefician con un ingreso extra.

Cada piloto recibe del cliente cuatro mil pesos por el servicio que presta. Semanalmente un trabajador de Mercadoni puede recibir cerca de $300.000. Y pueden desplazarse por bicicletas, motos o carros.

“Cada piloto está dotado con un teléfono celular que le indica el pedido del cliente, la dirección y sus datos. Para facilitar la entrega están ubicados cerca del domicilio del cliente: así todo el mercado llega rápido y fresco” comentó Antonio.

Entre la calle 60 hasta la calle 120 es una de las zonas donde hay un flujo ascendente de clientes. En el occidente y centro de la ciudad también los han llamado a solicitar el servicio.

Mercadoni-1

Hace poco entregaron un mercado en el sur de Bogotá, en Ciudad Bolívar. “En el sur de la ciudad es más complejo para llegar por los trancones y las direcciones confusas, pero poco a poco hemos tenido acogida allá. Lo que queremos es que este modelo sea viable para toda la ciudad y las personas”.

Mercadoni tiene un equipo que calcula en tiempo real a través de Google Maps, dónde está cada piloto y cuáles son los tiempo de entrega, calculando tráfico y tiempo que destina en hacer cada compra, si el pedido es grande se destinará un poco más de tiempo, y se le avisará antes de finalizar su pedido en web o por la aplicación.

“Si a la persona se le olvidó incluir un producto ya terminado el pedido, puede llamar al piloto para avisarle, o desde la aplicación lo puedo hacer añadiéndolo. Trabajamos con cerca de 50.000 productos de la canasta familiar” expresó Antonio.

“Hemos tenido acogida en Bogotá. Queremos llevar este mismo modelo a las otras ciudades del país como Medellín, Cali y Barranquilla”, dijo el socio y añadió que su compañía trabaja todos los días de 6 de la mañana a 11 de la noche.

“Nos interesan los tiempos de entrega”

“En Mercadoni estamos trabajando en seguir con las especificaciones de calidad y los tiempos de entrega, que es lo que nos angustia. Los clientes descubren nuestra innovación y queremos devolverles calidad y experiencia, mejorando cada vez más el servicio” dijo Antonio.

A la misma vez están trabajando en perfeccionar sus tecnologías de compra, y opciones que le permitan a la gente guardar las opciones que compró en su mercado para futuras compras.

“Hay dos cosas que no me gustan de Bogotá: la primera los trancones; le quita mucho tiempo a la gente. Y la segunda es que el mismo sol que hace hoy no lo vamos a tener mañana, el clima es muy cambiante” puntualizó Antonio, sin dejar de insistir que es un enamorado de la ciudad, y por ello tiene tanto interés en mejorar la calidad de vida de sus conciudadanos, por ejemplo facilitándoles su tarea de ir a hacer mercado.