Mi Águila: un transporte de lujo legal

Mi Águila: un transporte de lujo legal

16 de noviembre del 2015

En el 2014 los hermanos Bruno y Fernán Ocampo, fundadores de Mi Águila, crearon una empresa de transporte con soporte tecnológico que buscaba que la gente compartiera su carro con otras personas que viajaban en sus mismas rutas.

Lea también: Él lidera la cacería contra Uber

La idea era esta: si alguien, propietario de un carro, iba hacia la universidad y podía llevar a algunos compañeros que se dirigían al mismo punto se contactarían a través de una app que informaba, a través de la información de Facebook, quién era la persona, lo que fortalecía la confianza. Los pasajeros le pagaban al dueño del carro 3.000 pesos. Este método ayudaría a descongestionar el transporte y también tendría un impacto favorable en el medio ambiente: menos carros rodando por las calles.

Lea también: Gobierno garantizó a taxistas que Uber no será legalizado

Sin embargo la idea tenía un problema: no se ajustaba a las normas vigentes en Colombia que consideran que toda persona que cobra por transportar a otra está prestando un servicio público y tiene que pagar unos impuestos y ceñirse a una normatividad.

Los hermanos Ocampo decidieron darle un giro a la idea y crearon Mi Águila, un servicio de transporte especial, enfocado a empresas y hoteles, que transporta a los clientes de las firmas con quienes suscriben contratos.

Fernán Ocampo explica así cómo estructuraron su idea de negocio: “Antiguamente el servicio especial funcionaba así: una empresa que necesitaba movilizar a sus empleados contrataba un número de carros y los tenía en el parqueadero todo el mes. Nosotros lo que hicimos fue usar la tecnología y prestar el servicio de acuerdo a la demanda.” Mi Águila, según Ocampo, abarata los costos de los clientes y ofrece un valor agregado: los servicios pueden reservarse.

Fernan ocampo

 Fernán Ocampo, cofundador de Mi Águila

¿Cómo funciona Mi Águila?

Las empresas interesadas en el servicio firman un contrato con Mi Águila. A través de una app para móviles o desde un computador de escritorio los empleados o clientes de las firmas (caso de los hoteles) solicitan los carros a través de internet.

Mi Águila usa camionetas amplias y nuevas. Los clientes eligen qué emisora quieren escuchar durante el trayecto, los conductores les ofrecen dulces y agua.

Según Fernán Ocampo uno de los puntos más complejos del negocio es establecer el número justo entre oferta y demanda, es decir, determinar cuántos carros deben estar rodando en Bogotá para satisfacer las necesidades de los usuarios.

La mayoría de los conductores de Mi Águila, más de mil, fueron taxistas. Para trabajar en este proyecto recibieron una capacitación de servicio al cliente.

Mi Águila tiene una sociedad en Estados Unidos. En este momento funciona en Barranquilla y Cartagena. En Cali comenzarán a operar muy pronto.

En este momento el servicio de transporte parece enrarecido por la intervención de actores que no se ciñen a la reglamentación. El sector de los taxistas ha manifestado ámpliamente su inconformidad con esta circunstancia.

Sobre el sector, Ocampo manifiesta que en él “cada quien tiene un rol, uno es el de los que prestan el servicio individual (taxis), los servicios especiales (caso Mi Águila), cada uno tiene su reglamentación y su rol, si cada uno lo cumple no debería haber problema.”

Sobre el nuevo decreto que reglamentará otro servicio especial, el cual cuenta con la aprobación del gremio de los taxistas, Ocampo opina: “Me parece interesante, es un servicio de taxi de lujo. En qué consiste: tengo un taxi amarillo, lo chatarrizo, meto un carro más grande, amplio, van a ser de color negro, solo se puede pedir por app, solo se puede pagar por medios electrónicos, no se puede parar en la calle. Ahí se puede cubrir una demanda insatisfecha. Creo que a los taxistas les va a beneficiar.”

Ocampo agrega: “Hay que cumplir las normas, no podemos saltarnos la norma. No me gustan las empresas que entran a los países saltándose las normas. Los que no la cumplan lo hacen porque no estar en la legalidad es mucho más rentable. Pero a los que la cumplen les va mejor: no los para la policía, no se les llevan los carros a los patios, no se vive con zozobra.”

Un premio

Hace pocas semanas Mi Águila fue reconocida en Estados Unidos como una de las 50 startups jóvenes que cambiarán el mundo, según Inc. Magazin, una de las revistas más reconocidas a nivel global en el tema de emprendimiento. La firma ganó 250.000 dólares proveniente de un fondo de riesgo estadounidense que le apostó a la compañía.

Fernan ocampo-01

 Fernán Ocampo, cofundador de Mi Águila

La visión de un emprendedor   

Fernán Ocampo es administrado de empresas, su hermano Bruno estudió finanzas. Fernán ha tenido varias aventuras empresariales enfocadas a la tecnología. Su firma Linktic tiene diez años y se enfoca en campos como software, aplicaciones móviles, indicadores, validación biométrica, e-learning, consultoría y marketing digital.

“En ninguno de los negocios que he tenido he puesto un peso mío”, dice Fernán Ocampo, quien se ha basado en el venture capital (capital emprendedor) para echar a andar sus emprendimientos.

Cuenta que en Colombia hay un potencial importante en el emprendimiento tecnológico. Reconoce que lo más difícil para una empresa de ese sector es monetizar lo que hace. Recuerda que éxitos como Facebook o Twitter tardaron varios años en sacar valor económico de lo que hacían. Y como solución sugiere el venture capital, una herramienta que “en Colombia está en pañales aunque hay cosas muy interesantes como Innpulsa o la Fundación Bavaria”. Pero aconseja buscar, sin temor, esos capitales en el extranjero.

“Hay mucho venture capital en el mundo, la cuna es California, Palo Alto. Lo más importante para lograr un venture capital es que la idea funcione, no llevar la propuesta solo en papeles sino llegar al inversionista con algo que ya esté en marcha, decirle, mire, hay diez usuarios con mi idea.

Es importante -agrega Ocampo- mostrar la gente que está detrás de la idea: los emprendedores, el equipo técnico, comercial y que haya empatía entre ellos y el inversionista.

Busque un venture capital que le pegue a su idea, porque hay gente que solo invierte en áreas específicas como transporte o sector financiero.

Hay una cantidad de fondos en el mundo buscando emprendedores, en California, donde estuvimos, el que menos tenía era 400 millones de dólares para invertir. Están buscando ideas, la mayoría de ellos reciben a la gente. No les dé miedo ir a un venture capital.

A nosotros nos han metido paradigmas de que no se consigue dinero. Lo que tiene hoy todo el mundo es dinero, si yo le pregunto al empleado de más bajo rango de cualquier empresa tiene plata, mínimo tiene dos mil pesos. Lo que uno tiene que buscar es dónde está ese dinero.”

En cuanto a las ideas de negocio, Ocampo dice que más que el tema es el emprendedor, su carácter, el que determina el éxito de un proyecto. “No creo que haya negocios malos, el éxito de las ideas no es tanto la idea sino el emprendedor. El que está detrás del proyecto. Puedes conocer gente millonaria haciendo sillas, y gente que ha perdido plata haciendo sillas. Todos los negocios se pueden innovar, el negocio de las arepas, por mencionar cualquiera, se puede innovar y hay gente millonaria haciendo arepas, por ejemplo”.

¿Qué debe tener un emprendedor para tener éxito? Ocampo sintetiza en dos las cualidades: “Haga lo que le gusta y lo que sabe, no se salga de ahí.”