Los millennials son los más tacaños en propinas

2 de julio del 2018

Existe un gran número de estigmas alrededor de la generación denominada como los millennials, pero hay uno que se acaba de demostrar, puesto que las personas del milenio no se caracterizan, precisamente, por remunerar a los empleados de algún bar o restaurantes, en otras palabras, no son familiares al acto de dar propina. Un reciente […]

Millennials

Existe un gran número de estigmas alrededor de la generación denominada como los millennials, pero hay uno que se acaba de demostrar, puesto que las personas del milenio no se caracterizan, precisamente, por remunerar a los empleados de algún bar o restaurantes, en otras palabras, no son familiares al acto de dar propina.

Un reciente estudio publicado por el portal web CreditCards.com demostró que el 10% de los millennials no da propina en el momento de salir a cenar, comparándolos con las generaciones anteriores o más antiguas, en un 3%. Los personajes de la generación del milenio cuando dejan propina en un restaurante lo hacen en una media del 15% menos que el promedio general estipulado.

Pero las edades menores se muestran diferentes, ya que la generación X puede dar entre un 18 y 20% más que la población anterior. Matt Schulz, analista senior de CreditCards.com, mencionó en una entrevista que, “Fue interesante ver que los millennials son los peores en cuanto a dejar propinas, porque el típico trabajador de restaurante es un millennial… Es contraproducente”.

GfK, una firma de investigación de mercadeo, fue la encargada de realizar el estudio para CreditCards.com, la muestra, presentada el mes pasado, recogió los datos de 1.000 estadounidenses, mayores de 18 años, definiendo a los millennials como las personas que tengan como edad entre los 18 y 37 años.

El 18% de los encuestados afirmaron que, generalmente, se niegan a dejar algún tipo de monto cuando se les presentan opciones de propina predeterminadas, como en el caso de un taxi, Lyft o la plataforma móvil Uber.

Pero acá resulta una curiosidad, dado que la mayoría de millennials ocupa un puesto laboral en el que se depende del valor de las propinas, ¿por qué ocurre esto? “Las dificultades económicas de los millennials son una razón importante por la que dejan menos propina”, expone Schulz.

El año pasado Merrill Lynch reveló que los millennials tienden más a comer por fuera que en casa, gastando gran parte de sus ingresos en esta preferencia, de todas maneras, lo que se gastarían en la propina prefieren invertirlo en el postre.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO